Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes CICLISMO LUNES 14 3 2005 ABC El triple campeón del mundo había inaugurado el año con gesto torcido. No le gustó la gestación del UCI ProTour, el recorrido del Mundial de Madrid, las conversaciones del ciclismo o la sobredosis de fútbol. Pero tres victorias consecutivas en la Tirreno- Adriático le han relanzado Óscar Freire entierra su rabia TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Un destacado emisario de la Unión Ciclista Internacional se acerca a la mesa donde Óscar Freire está de cháchara con amigos y le susurra algo al oído. El campeón del mundo tuerce el gesto. La propuesta sigilosa consiste en una declaración pública en apoyo del UCI ProTour- -la nueva liga mundial que arrancó con la París- Niza- -junto a Lance Armstrong y Paolo Bettini. Freire recela y despacha al mensajero con evasivas. Por algún motivo, la temporada en curso había amanecido cruzada para el cántabro. Vio una amalgama insólita de profesionales y cuasi- aficionados en la Vuelta a Mallorca, no le cuadraba el modelo ProTour, detestaba las imposición de un tipo de competición sin contar con los ciclistas y parecía desencantado con su mundillo, sus conversaciones. Ganaba y era incapaz de sonreír. Cinco días en Italia y tres triunfos consecutivos en la Tirreno- Adriático han invertido sus sensaciones. La cadena de éxitos a seis días de la Milán- San Remo han enterrado su rabia. Óscar Freire suele refrescar el ambiente. Entre las gentes del ciclismo es imposible conseguir que una conversación resista más de veinte minutos sin que derive hacia el fango de la farmacia. Freire era la excepción. Una suerte de bon vivant un espíritu libre, ajeno a muchas ataduras que no participaba de los lamentos. La Milán- San Remo inaugura el sábado el ciclo este- lar de clásicas para Freire, Valverde, Flecha y compañía, y por el motivo X, el embajador de la alegría en la bici estaba tristón. Quieren que se relance el ciclismo, pero vi un paso atrás en Mallorca. Ha bajado el nivel. No todos los equipos son profesionales. No se puede desprestigiar la profesión y aceptar que alguien cobre 10.000 euros anuales. Si no puedes ser ciclista, no pasa nada. Es mejor dedicarse a otra cosa cuenta. El sábado, Milán- San Remo Las carreras del ProTour reunirán siempre a los mejores ciclistas, se le argumenta. Bueno, por lo que he visto a casi nadie le ha parecido bien el diseño del ProTour- -comenta- La mayor equivocación es que no hay ascensos y descensos. Eso limita a los patrocinadores. ¿Quién a va invertir si no puede estar en las mejores carreras? Una liga es la mejor solución para el ciclismo profesional, pero hay que cambiar la mentalidad. Llevamos veinte años con las mismas ideas. De 200 personas que se acercan a mí, 200 me hablan de ciclismo. Y llega un momento en que ya no me apetece hablar de ciclismo Desde el día que gané el Mundial de Verona estoy pensando en el Mundial de Madrid Ni siquiera ahora que es líder de la Tirreno- Adriático (ayer ganó Knaven) y puede conquistar mañana su primera carrera de una semana. Desde su piel de exiliado, se ha impregnado de la esencia de las clásicas. Con la MilánSan Remo a la vista, esboza la sonrisa. Me ilusionan todas por el ambiente, el nivel de los corredores, la mentalización en mi equipo, la intensidad con que se viven. Aunque cualquier clásica está por debajo del Mundial Y Freire es el hombre del Mundial. Verona (1999) Lisboa (2001) y de nuevo Verona (2004) han entronizado al español en la galería de la fama del ciclismo. Tres destellos en arco iris, el maillot que luce con el Rabobank y que pretende renovar el 25 de septiembre en Madrid. Y por ahí también surge la aspereza. Los organizadores del Mundial de Madrid no han pensado mucho en los españoles. Es más atractivo que el de Zolder- -donde ganó Cipollini al sprint en 2002- pero me hubiese gustado un trazado más duro ya que se celebra en mi país Freire apunta en el periscopio a un récord, el de los cuatro Mundiales, uno más que Merckx, Binda y Van Steenbergen. En el paseo de la Castellana se concentran sus sueños. Desde la semana que gané en Verona, estoy pensando en este Mundial. Claro que tengo que ir a por el cuarto, porque es el récord, porque es en Madrid, porque es mi carrera. Pero no conviene equi- Freire, con el jersey de líder EPA vocarse. Es más normal que no gane a pueda ganar porque sí Ese arrebato de entusiasmo por una cita que Freire ha convertido en tradición no esconde una realidad. Al cántabro le gustaría regresar a España, cuestión peliaguda porque tiene dos años de contrato con el Rabobank. Si fuese holandés correría en Holanda. Y mismo si fuese italiano Otra vez instalado en el éxito (dos etapas en Mallorca, tres en la Tirreno) Freire es crítico con su entorno. Hay sobredosis de fútbol en todas partes. Es como Operación Triunfo. Si te lo meten por los ojos, no te queda más remedio que verlo. En Italia son forofos del fútbol, pero también conocen otros deportes. Me parece que en España la mayoría de la gente no conoce a Sheila Herrero, que tiene un carro de títulos mundiales, o a Gustavo Deferr, que ha ganado dos oros olímpicos Valverde alcanza su primer éxito de nivel en el extranjero Venció en la última etapa de la ParísNiza protagonizada por Contador y escaló hasta el segundo puesto de la general que ganó Bobby Julich. El americano, primer líder del ProTour J. C. C. Era la portada de las revistas especializadas en Francia en marzo, la comidilla de cualquier conversación, uno de los favoritos de la París- Niza y desde luego el hombre de moda. Era, en realidad, como la fábula del pastor y el lobo. Que viene Valverde, clamaba el eco del pelotón desde que el murciano fichó por el Balears. Valverde, sin embargo, tenía una cuenta pendiente: ganar en el extranjero, dejar de ser un producto de consumo local. En sus 25 victorias anteriores, sólo dos veces y en una carrera menor, el Gran Premio Agostinho, había vencido fuera de España. Ayer saldó la deuda: ganó en el Paseo de los Ingleses, último acto de la París- Niza. Valverde levanta los brazos como ganador de la última etapa de la París- Niza EPA No tenía ninguna duda- -dice Eusebio Unzué, su director- Pero había un suspense, una incógnita exterior. Y la gente necesitaba verle ganar. Él está descubriendo un mundo nuevo. Para ser selectivo en los objetivos, tiene que renunciar a otras cosas. Y para eso tiene que llegar fresco. A Niza había llegado fresco Valverde exigió un esfuerzo extra al CSC en el col d Eze. Bobby Julich, el líder finalmente triunfador y primer maillot blanco del UCI ProTour, aguantó cuatro derrotes del español con el tren de crucero de su compañero Voigt. Mientras Alberto Contador (Liberty Seguros) exhibía su vuelo y perseguía escapado el broche en la playa de Niza (lástima su caída en la segunda etapa) Valverde se aguantó las ganas de seguir atacando y guardó fuelle para el final. Arrancó veloz en la recta de meta, rebasó al madrileño Contador y a Vinokourov, adelantó a Zaballa en la general y exultante le dijo al mundo por qué hay que archivar su apellido.