Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 14 3 2005 ABC El PSOE exige la destitución de Romero de Tejada en Caja Madrid ABC MADRID. El PSOE ha pedido a la presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, la destitución inmediata de Ricardo Romero de Tejada como representante popular en el Consejo de Administración de Caja Madrid, al considerar inaceptable el puesto para alguien situado en el centro de las tramas urbanísticas de la región Así lo manifestó ayer la portavoz adjunta socialista en la Asamblea madrileña, Ruth Porta, quien señaló que la presidenta y el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, no deberían criticar la buena gestión del Gobierno de Rodríguez Zapatero sino que tendrían que explicar a los ciudadanos su responsabilidad en los últimos escándalos en la Comunidad Porta exigió a ambos mandatarios populares que aclaren a los madrileños su implicación y responsabilidad en los últimos escándalos ocurridos en la Comunidad a la vez que les acusó de arremeter contra el Gobierno central o contra las instituciones democráticas del Estado y adoptar de esta forma posiciones de la derecha más extrema y desestabilizadora informa Efe. Madrid CIUDAD ABIERTA LILIANA GALLEGO BERRÍO Camarera y cuidadora de niños Sigo tratando de homologar mi título universitario Me llamo Liliana Gallego y nací en Medellín, la segunda ciudad más importante de Colombia, en 1977. Trabajo como camarera y cuidadora de niños, aunque me gustaría dedicarme al campo de la criminología, lo que estudié. Por el momento sigo tratando de homologar mi título en España, aunque hay muchísimas trabas. Es decepcionante que, tras estudiar tantos años y pagándome los estudios, ni siquiera pueda ofrecer mis conocimientos Los colombianos sufrimos el estigma de la violencia TEXTO: MARIO DÍAZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ L as ganas de cambio impulsaron a Liliana Gallego, hace cuatro años, a emigrar de su Medellín natal rumbo a España. Entre sus pertenencias, un título de criminóloga que, al menos por el momento, no ha podido estrenar aquí. Pese a todo, se encuentra satisfecha de su nueva vida, sobre todo si por fin puede regularizar su situación legal en el proceso actualmente puesto en marcha. ¿Por qué se decidió a emigrar de su país? -No es que tuviera una necesidad económica, simplemente la juventud te mueve a buscar cosas diferentes y yo tenía ganas de salir, no quería estancarme y me lo tomé como una aventura. Renuncié a mi trabajo y a otras muchas cosas y me vine. ¿Se imaginaba España tal como es? -Me la imaginaba muy diferente, más vieja, no tan moderna y tan bonita como es; me ha sorprendido para bien. ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de este país? -Lo que más me gusta es el verano en España: las terrazas, el ambiente de las familias, salir tranquilamente por la noche sin ninguna preocupación... no es que en Medellín tuviera miedo, pero sí es diferente, te lo piensas más. En cuanto a lo peor de este país, sin duda el invierno: Muy personal ¿Cómo afronta tanta distancia con su casa? -Es lo único duro de vivir en España, la lejanía de mi familia: todos los días me dicen que me vuelva, que están tristes y que me extrañan. En cuatro años aún no he podido volver a casa, pero en julio ya he previsto el primer viaje ne buena imagen de la comunidad colombiana? -Creo que los colombianos sufrimos muchas veces el estigma de la violencia con la que se relaciona a nuestro país; siempre se tiende a generalizar, a destacar lo malo de cada país, la gente no ve que Colombia tiene la misma población que España y que, de tantos millones de personas, sólo una minoría son mala gente. ¿Aprecia diferencias con los españoles? -En el carácter no, pero sí he encontrado diferencias en el modo de hablar: por ejempplo, nosotros hablamos menos fuerte. Tener el mismo idioma también es una ventaja, porque nos impide aislarnos. Liliana, en Boadilla del Monte, donde vive y trabaja me costó muchísmo acostumbrarme del clima tropical a este frío. -Tras cuatro años, ¿considera que se han cumplido sus expectativas? -Laboralmente eran muy altas tras estudiar una carrera, pero en general el balance no es malo: me gustaría quedarme a vivir aquí. A ver si por fin puedo regularizar mi situación legal... ¿Ahora mismo no lo está? -Estoy en proceso, en el actual proceso puesto en marcha por el Gobierno. En la última regularización me lo denegaron, luego he apelado y tenía un juicio en julio, pero al final he decidido acogerme a la nueva Ley. Mis actuales jefes me apoyan, espero que a la tercera vaya por fin la vencida risas ¿Se ha sentido siempre bien tratada aquí? -Sí, nunca he sentido ninguna muestra de rechazo, excepto quizá algún comentario por la calle o en alguna emisora de radio, pero siempre por gente sin ninguna relación conmigo. Me siento muy aceptada y tengo muchos amigos españoles. ¿Se trata igual a todos los inmigrantes? -No, creo que depende de la nacionalidad, y los comentarios despectivos que he escuchado se referían, sobre todo, a los colombianos y a los marroquíes. ¿En general no se tie-