Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 3 2005 Madrid 35 MADRID AL DÍA GALLEGOS IGNACIO RUIZ QUINTANO El Ayuntamiento recurre el fallo que impide aparcar motos sobre las aceras Defiende que el uso de estos vehículos mejora la movilidad en la ciudad ABC MADRID. El Ayuntamiento de Madrid interpondrá recurso de casación ante el Tribunal Supremo por la sentencia que dictó en enero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que impide el estacionamiento de los vehículos de dos ruedas en las aceras. N uestra política es de vuelo bajo. ¿Ha visto usted lo de Fulano? ¡Menudo ave está hecho ése! acostumbran decir en Madrid para ponderar a un político. Son aves de corral, y vuelan tan bajo como su retórica. Por eso, cuando se caen, se hacen tan poco daño. Tenemos ahora en Madrid el ejemplo de dos gallegos de progreso con mando en plaza: Blanquito, el de Palas de Rei, que viene a ser como el sacristán del curato socialista, y Méndez, el de Pontecesures, que hace las veces de gobernador. Blanquito tiene el don de comerse las pes de los corrutos como se comió la carrera de Derecho, y Méndez marisca fascistas en las manifestaciones como en las playas pontevedresas debió de mariscar, no percebes y almejas, por citar los dos moluscos más populares en Madrid, sino lingueirones, criaturas de una astucia más homologable con la que cabe esperar de un fascista. ¿Cómo se los pesca? Cuando baja la marea, explica Camba, este cauto molusco se hunde en la arena a unos quince o veinte centímetros de profundidad, y allí espera tranquilamente a que la marea suba. Un agujerito muy pequeño indica su escondrijo. Para que salga, hay que convencerlo de que ya ha vuelto la marea. ¿Cómo? Basta con poner un grano de sal gorda sobre el pequeño orificio que ha dejado en la arena el lingueirón. Y así es como Méndez quiere limpiar de fascistas, que para él son lingueirones, la capital. Pero le falta sal. Porque lo peor de este gallego es que no tiene ninguna gracia. Camba razona que a un pontevedrés le es mucho más difícil caer en gracia que a un sevillano. El pontevedrés no tiene gracia de nacimiento. El andaluz, al nacer, se encuentra con una herencia de gracia que le permite abrirse fácilmente un camino en la vida, aunque carezca de méritos personales. El gallego, en cambio, sólo se encuentra con deudas que necesita saldar por sí mismo, y si individualmente esto es un mal, colectivamente tiene que ser un bien. No se sabe. Y tampoco se sabe por qué Galicia hace con los políticos lo que nunca haría con los mariscos, como enviar a la capital langostas con sabor a galápago o almejas con sabor a neumático. La sentencia estima parcialmente un recurso contencioso- administrativo contra la Ordenanza de Circulación- -que permitía este uso de las aceras- -y que presentó la asociación Viandantes a pie. El Gobierno municipal considera que el uso de vehículos de dos ruedas contribuye a mejorar la movilidad de la ciudad y a reducir los índices de contaminación producida por el tráfico, lo que justifica una dispensa normativa como la que se establece en la citada Ordenanza No permitirlo contribuiría a complicar los problemas de aparcamiento en las calzadas, añade.