Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 14 3 2005 ABC Argentina entrega a Chile a un ex nazi alemán acusado de torturas y pederastia La captura de Paul Schaefer se produce 8 años después de la petición de la Justicia chilena b Además de los cargos por abuso de menores, Schaefer deberá responder de las acusaciones de abusos contra presos políticos cuando dirigía la Colonia Dignidad AFP SANTIAGO DE CHILE. El ex cabo del Ejército nazi Paul Schaefer, prófugo de la justicia chilena por más de ocho años y acusado de violaciones de niños y complicidad en crímenes durante la dictadura del general Augusto Pinochet, retornó a Chile la madrugada del domingo en un avión militar que lo trasladó desde Argentina. El Gobierno argentino accedió a una petición chilena y expulsó de su territorio al prófugo líder de la colonia alemana Dignidad dos días después de su captura cerca de Buenos Aires. El avión Jetlear 351 de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) que trasladó a Schaefer desde Buenos Aires bajo custodia policial, aterrizó en el aeropuerto internacional de Santiago a las 01: 15 locales (05: 15 GMT) en medio de severas medidas de seguridad. Una ambulancia que lo aguardaba lo trasladó de inmediato hacia la zona sureste de Santiago, donde fue internado en la clínica de la Policía de Investigaciones, informaron fuentes policiales. Otro vehículo similar emprendió desde el aeropuerto un rumbo desconocido, en lo que aparentemente fue una operación de distracción para evitar que la primera ambulancia fuera seguida por los periodistas y camarógrafos que cubrían la información. Schaefer, de 83 años, fue sometido a un electrocardiograma, para constatar sus funciones cardíacas afectadas el viernes por una descompensación, al día siguiente de caer en manos de la Policía argentina. En el avión, que tardó dos horas en su vuelo desde Buenos Aires también regresó a Santiago el subsecretario del Ministerio del Interior de Chile, Jorge Correa Sutil, que durante dos días gestionó ante las autoridades argentinas la expulsión de Schaefer, fundador de la colonia alemana Dignidad. El prófugo fue trasladado a Santiago por agentes de la policía de Investigaciones de Chile y un médico que vigiló durante el vuelo la evolución de su salud. Quiero sobre todo entregar nuestro reconocimiento al gobierno del presidente Néstor Kirchner dijo la noche del sábado el ministro del Interior, José Miguel Insulza, hablando en nombre del Gobierno del presidente Ricardo Lagos en el palacio de La Moneda El presidente Kirchner debía llegar ayer por la noche a Santiago, para una visita oficial que se extenderá hasta hoy, cuando se entrevista con el presidente Lagos. Paul Schaefer, de 83 años, es ayudado a abordar un avión de las Fuerzas Aéreas chilenas en Buenos Aires que le conduciría a Santiago Su captura se produjo el jueves cerca de Buenos Aires, más de ocho años después que un tribunal chileno ordenara su detención, el 14 de agosto de 1996. Tras permanecer este domingo en un recinto policial del barrio de Ñuñoa, en la capital chilena, Schaefer será puesto el lunes a disposición del AFP Nazi, torturador y pederesta Fundador y líder de la colonia alemana Dignidad, en una zona montañosa de Chile, Schaefer se enfrenta a un juicio por 26 violaciones de niños y denuncias sobre presos políticos que desaparecieron en ese asentamiento durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973- 1990) juez Joaquín Billard, que impartió la orden internacional de captura. Billard investiga la desaparición del dirigente izquierdista Álvaro Vallejos Villagrán, en agosto de 1974, que según testigos fue uno de los presos políticos llevados hasta la colonia Dignidad durante la dictadura de Pinochet (1973- 1990) Bolivia busca una solución a su crisis con una gran cumbre social EFE LA PAZ. Los principales actores políticos y sociales de Bolivia se reunirán hoy lunes para discutir una salida al conflicto que hace una semana condujo a la dimisión del presidente Carlos Mesa, ratificado posteriormente en el cargo. La cita, bautizada como Encuentro Nacional, fue anunciada ayer por el presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Sacha Llorenti, uno de los impulsores de la iniciativa, junto al Defensor del Pueblo, Waldo Albarracín. Llorenti explicó que la reunión, que se celebrará en Cochabamba, en el centro del país, es el comienzo de un proceso hasta llegar a un acuerdo nacional en torno a una nueva ley energética y otras cuestiones. Según el activista de derechos humanos, debido a que los temas que se discutirán tienen un carácter estructural la reunión no va a resolverse en una tarde, puede durar varios días aunque se mostró bastante optimista por la respuesta recibida hasta el momento de los implicados en el proceso. Al foro asistirán miembros del Poder Ejecutivo, los presidentes de las cámaras de Diputados y Senadores, los jefes de los grupos parlamentarios, representantes de los comités cívicos regionales, los alcaldes de las ciudades bolivianas más importantes del país, así como líderes sociales y empresariales. Una oportunidad importante Es una oportunidad importante para evitar que la violencia resuelva nuestros problemas manifestó Llorenti, quien expresó su preocupación por las consecuencias de la acción de grupos de campesinos que bloquean la carretera central del país. A pocos kilómetros de la sede de la sede donde se celebra el Encuentro Na- cional, en la región de Chapare, en el trópico cochabambino, prosigue el cierre de esta importante vía de conexión entre el oriente y el occidente bolivianos en más de 20 puntos. La acción es protagonizada por los productores de coca, bajo las órdenes del presidente y diputado del partido Movimiento Al Socialismo, Evo Morales, quien está enfrentado con las autoridades por el pacto que el presidente Carlos Mesa y el Congreso firmaron el martes pasado para que se apruebe una normativa petrolera viable para el país. El problema de esa normativa radica en las diferencias entre el MAS, el Ejecutivo y el Legislativo sobre la forma de alcanzar el nivel del 50 por ciento en las regalías petroleras (pago por la producción a los recursos naturales) en cumplimiento de un referéndum realizado en el mes de julio de 2004. Mientras el MAS exige que las empresas petroleras paguen ese porcentaje sólo por la producción, el Ejecutivo y el Legislativo bolivianos consideran que ese nivel se alcance sumando las regalías al resto de los impuestos generales.