Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 3 2005 Internacional 25 La decisión de los radicales palestinos de Hamas de participar en las próximas elecciones ha puesto nerviosos a los extremistas de Al Fatah. La rivalidad no se queda sólo en palabras Era más fácil en los tiempos de la Intifada TEXTO: ALBERTO SOTILLO MADRID. Es más difícil salirse con la suya en política que en la guerra. Aplicado este principio a los territorios palestinos, podría decirse que eran más sencillos los tiempos de la Intifada que los de la morosa política de Mahmud Abbas, alias Abu Mazen. La victoria de éste en las elecciones presidenciales actuó como un espejismo que ocultó el escaso tirón popular del líder palestino. Después de todo, Abu Mazen es un hombre de la vieja guardia de la OLP, desacreditada por décadas de corrupción En cambio, los de Hamas siempre se han presentado como los puros, los intransigentes, pero también los incorruptibles. Cuando un palestino está en apuros, suele acudir a las organizaciones de ayuda social de Hamas. Ya no por ideología, sino por sentido práctico. Los palestinos, hartos de tanta miseria, quieren la paz y apoyan los esfuer- zos de Abu Mazen. Pero, en la dura lucha del día a día, confían más en Hamas, pese a que esta organización asegure aún que no cesará en la lucha armada hasta la destrucción del Estado de Israel. Es la doble realidad que subyace tras la posibilidad de que Hamas pueda ganar las próximas elecciones parlamentarias. La competencia electoral con Hamas pone, además, muy nerviosos a los militantes de Fatah, principal grupo de la OLP, que ven cómo los intransigentes les pueden arrebatar una considerable parcela de poder, y de las prebendas que éste aporta en la precariedad que aflige a todos los palestinos. Así es como se llega a hacer campaña a puñetazos. A menudo se apela a la Autoridad Palestina para que combata la corrupción en sus filas. Pero ésta es demasiado débil como para esperar resultados espectaculares de su parte. Un seguidor palestino de Hamas durante un choque ayer con simpatizantes de Al Fatah en la universidad de la ciudad cisjordana de Hebrón AP