Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 3 2005 11 ERC exige a Zapatero menos talante y más federalismo para poder contar con su apoyo El tripartito vasco quiere desestabilizar a PP y PSOE en Álava con dos mociones Ramón Rabanera afronta esta semana un órdago contra la Diputación b La ofensiva nacionalista, prime- ra prueba de fuego para la ambigüedad del PSE a un mes de las elecciones. Los populares cierran filas en apoyo del Estatuto A. ANTOLÍN M. L. G. FRANCO VITORIA. Los partidos que forman el Ejecutivo vasco, PNV, EA y EB- IU, han abierto una crisis en las instituciones alavesas con el propósito de desestabilizar al PP y PSE y recuperar el poder en el único territorio que no controlan y que se considera clave para el éxito del plan Ibarretxe. La ofensiva nacionalista, urdida en plena precampaña, busca minar la alternativa constitucionalista y que el plan secesionista no resulte derrotado el 17 de abril en este territorio. El próximo miércoles, el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, del PP, afrontará, en solitario, sendas mociones de censura, presentadas contra dos miembros de su gabinete, los responsables de Bienestar Social y de Agricultura. El tripartito, que en las Juntas Generales (Cámara provincial) suma 22 votos, frente a los 29 de los constitucionalistas (el PP, 16; PSE- EE, 12, y UA, 1) no dispone de la mayoría requerida, por lo que el apoyo del PSE resulta imprescindible. La ofensiva nacionalista ha sumido en una crisis institucional y política al frágil Ejecutivo alavés del PP, que gobierna con 16 de los 51 junteros. Pero ha puesto también en un brete a los socialistas, que se verán obligados a posicionarse al lado del PP o del PNV a sólo un mes de las elecciones autonómicas. Rabanera junto a los miembros del Consejo de Diputados de Álava ble ya que no gobierna ni tampoco ha firmado las mociones de censura. En respuesta al PP, dijo que sea cual sea la postura del PSE- EE seguirá habiendo un gobierno constitucional en Álava, y subrayó que el constitucionalismo no va a ser una manta para tapar ningún acto fraudulento Prieto puntualizó que si hay cosas que están mal hechas hay que corregirlas y advirtió de que el PSE- EE no matará al mensajero porque se trate del PNV. En el caso de la segunda moción de censura, la dirigida contra el diputado de Agricultura, Eloy López de Foronda, los socialistas no tienen previsto respaldarla, ya que sigue criterios de oportunismo y busca generar una crisis global Ésta tampoco cuenta con el respaldo de uno de los socios del tripartito vasco, EA, lo que evidencia, a juicio del PP, lo injustificado de estas peticiones de dimisión. Las mociones de censura, que se presentaron a finales del pasado mes de febrero con apenas 48 horas de diferencia, son la confirmación de que el nacionalismo considera a Álava el mayor obstáculo para sus planes. Y, también, de que el PNV al apostar por el plan Ibarretxe ha abandonado la moderación que le caracterizaba en este territorio, contrario a aventuras rupturistas. ABC ABC La transitoria cuarta La disposición transitoria cuarta de la Constitución siempre ha sido considerada como una amenaza por la mayoría de los navarros por dejar una puerta abierta a la integración en la comunidad vasca. Reza lo siguiente: En el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al régimen autonómico vasco que le sustituya la iniciativa corresponde al Órgano Foral competente, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen. Para la validez de dicha iniciativa será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral competente sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto y aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos Asimismo, establece: Si la iniciativa no prosperase, solamente se podrá reproducir la misma en distinto periodo del mandato del Órgano Foral competente, y en todo caso, cuando haya transcurrido el plazo mínimo que establece el artículo 143 En cuanto a los Estatutos de Autonomía, si bien para reformar la Constitución se exige una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras, lo que obliga al entendimiento entre socialistas y populares, en el caso de dichos Estatutos vale con la mayoría simple, lo que convertiría al PP en apoyo deseado, pero no imprescindible para el PSOE. del tripartito puede desembocar pasado mañana en una crisis sin precedentes en los seis años de gobierno del PP. En un intento por reconducir la situación, Rabanera se mostró dispuesto a remodelar su equipo. La oferta que Rabanera formuló al PSE- EE la semana pasada consistía en formar un gobierno paritario PP- PSOE, que garantice la estabilidad y la defensa del actual marco jurídico. Ganar tiempo Fiel a su política ambigua, el PSE- EE ha optado por ganar tiempo, sin fijar su posición hasta el Pleno del miércoles, lo que ha alimentado el clima de inestabilidad. Desde el PP se le reprocha haberle dejado solo ante esta ofensiva. Según los populares, detrás de la iniciativa está el ala más radical del PNV por lo que no caben incertidumbres entre los no nacionalistas. Si el miércoles el PSE decide apoyar las intenciones del PNV, aunque sea sólo en el caso del diputado de Bienestar Social, Enrique Aguirrezabal, significaría apoyar el desembarco nacionalista en Álava asegura el presidente de los populares alaveses y alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso. Mientras, los socialistas quieren dar a esta crisis un carácter local y circunscribirla a un problema de gestión del que, según sostiene su portavoz en las Juntas Generales, Txarli Prieto, el PSE- EE no es responsa- Rojo en vez de Rabanera Ante la proximidad de las elecciones y el deterioro de las relaciones entre PP y PSE- EE, cuyo respaldo se ha limitado, en la práctica, a la investidura de Rabanera tras pretender, sin éxito, que el puesto lo ocupara su secretario provincial y actual presidente del Senado, Javier Rojo, la jugada