Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 14 3 2005 ABC JORGE TRIAS SAGNIER La Iglesia española también parecía una roca. Pero las bombas del 11- M le han explotado a ella con un año de retraso SIN MAESTROS PENSADORES Intimidados por el avance de las ideas tetrapak recordar que Aron supo tener razón no es cualquier cosa. El viejo liberal pesimista que explicó como nadie los últimos años del siglo pasado Por supuesto, en la univerN fases tan veleidosidad española Aron no exissas de la conciencia tía porque siempre se preficolectiva es cuando rió errar con su coetáneo casi nadie echa en falta a los Sartre para avanzar en el maestros pensadores, precisentido lineal de la Historia samente porque la masa voque llevó al Gulag y deslátil carece de pensamiento. manteló el sentido de contiEuropa no dispone hoy de VALENTÍ PUIG nuidad de una civilización. maîtres à penser en un En Francia, el poder de Sarmomento de incertidumbre tre fue fáctico hasta extremos oscumoral y de institucionalización rantistas, pero al otro lado estaban errática. La voz de Raymond Aron, Aron, François Mauriac escribía su de quien hoy se cumple el centena Bloc- notes y Malraux pensaba en rio del nacimiento, hubiera extraposus Antimemorias Si las crisis de lado una vez más el orden de la inteinteligencia favorecen el adocenaligencia al tumulto de los procesos miento, el mimetismo y la relativizahistóricos, como supo advertir del ción, tiene su lógica que hoy mismo peligro totalitario en la Europa de la se fomenten, incluso a costa del dineguerra fría. Los mejores años del gero público. Incluso cunde la tesis de neral De Gaulle tuvieron cierta que ya no habrá más maestros pengrandeza, aunque sólo fuera por el sadores porque son la presentación afán de que Francia creyera en sí de un circuito arcaico de la transmimisma después de la derrota. Aron sión de saber y conocimiento. fue el espectador privilegiado y a la vez comprometido, discrepante del ÁS allá de la periclitable nogaullismo en ocasiones, conocedor ción de intelectual, el pensade las posibilidades de la pax amerimiento independiente y la experiencana racionalista en el instante cia de los sabios de la tribu son eledel retorno de los brujos, lúcido anmentos sustanciales para que una te el riesgo de la guerra atómica, reaopinión pública sea articulada y sólista ante lo trágico, odiado por tolida. Eso fue Aron, en sus artículos y dos aquellos que soñaban con la omen sus libros, con sus errores y sus nipotencia universal de un Kremlin fatalismos. Es más: Aron continuaadministrador geopolítico del opio rá siendo útil y esclarecedor para dedel pueblo, especialmente opio de tectar nuevos totalitarismos, rehalos intelectuales. cer la relación transatlántica y como modelo de lucidez a la hora de comprender las complejidades de la globalización y la sociedad del conocimiento. En España, las excepciones no logran redimir un panorama general de indeferenciación colectiva, camuflada o tal vez incitada por las consecuencias del crecimiento económico de los últimos años. Por eso caen tan bien los subproductos del pensamiento soft distribuidos por la red comercial del todo a cien. Se interpreta que el advenimiento post- ideológico exime de la funesta manía de pensar: el comprimido ansiolítico reduce la necesaria dialéctica de lo público a lo asequible sin el menor esfuerzo. Para qué vamos a recordar que Aron existió. AL vez no todo sea tan desafortunado y exista, a pesar de la sinrazón mediática y de tanta vulgaridad intelectual, una sociedad española que aspira a constituirse como opinión pública que piensa el bien común. En tal caso, no hay esfuerzo vano ni sería inútil invocar la voz de Aron. Es, en definitiva, una cuestión de valores y de prioridades. Intimidados por el avance de las ideas tetrapak recordar que Aron supo tener razón no es cualquier cosa. El viejo liberal pesimista que explicó como nadie los últimos años del siglo pasado mucho antes había dicho: Aunque hayamos perdido el gusto de las profecías, no podemos olvidar el deber de las esperanzas Sirve para los primeros años de otro siglo, en Europa y en España. vpuig drac. com 14- M, IGLESIA Y NACIONALISMO OY hace un año, no sólo llegó al poder un nuevo gobierno, sino que, sin previo aviso, había llegado al gobierno de la Nación española quien iba a tener la triste misión de liquidarla. Eso sí: con una buena sonrisa de oreja a oreja. Una misión que le venía impuesta desde la periferia y que era condición sine qua non para poder ser investido presidente del Gobierno. De repente, las tesis, originales sin duda pero un tanto estrafalarias, de Herrero de Miñón, adquirían carta de naturaleza a través del nuevo y flamante presidente del Consejo de Estado, una persona que ha construido su carrera académica y política combinando, sin duda sabiamente, la soberbia y la ignorancia: dos ingredientes esenciales para aceptar sin rechistar ese concepto sin base histórica de comunidades nacionales Hoy, al cabo de un año, el pueblo español está perplejo. Votó a Zapatero porque no comulgaba con lo que creía que era una actitud intransigente de la derecha. Pero ese pueblo jamás pensó que este joven alegre y confiado representaba el sectarismo más feroz de la izquierda; nunca creyó que fuese a liquidar España en suculentos trozos y nunca pensó que iba a dividir a las víctimas y a pactar con el nacionalismo más radical. La Iglesia española también parecía una roca. Pero las bombas del 11- M le han explotado a ella con un año de retraso. Se sabía que algún obispo no comulgaba con la instrucción pastoral que condenó sin paliativos, no sólo el terrorismo, sino la equidistancia, esa actitud que colocaba al mismo nivel a las víctimas y a los presos. Pero la semana pasada hemos comprobado que esa roca era de azúcar y ya desde alguna prensa desinformada se trata de atribuir al cardenal Rouco algo en lo que no tiene ni la más remota responsabilidad, el caso Gescartera, entre otras razones porque no ocurrió en su diócesis. Pero ya se sabe qué pasa en río revuelto. Ahora bien, pregunto: ¿Con qué autoridad podrá proponer monseñor Blázquez a sus compañeros de episcopado un documento sobre temas que afecten a la sociedad civil cuando él criticó la instrucción pastoral sobre terrorismo? ¿No nace, pues, esta Conferencia Episcopal tocada del ala? ¿Cómo va a potenciar los seminarios el obispo Vives cuando en su diócesis apenas llegan a cuatro los seminaristas? El arzobispo de Barcelona, ¿ha pensado ya qué medidas va a proponer para que alguien vaya a misa en su diócesis? La Iglesia española, es preciso reconocerlo, está tan dividida como la sociedad civil o, al menos, ésta es la percepción que tenemos muchos católicos. Si los obispos piensan que con talante y buen rollito la gente va a acercarse a las iglesias, sinceramente, creo que se equivocan. ¿Alguien se ha preguntado por qué las iglesias de las diócesis de Madrid o Toledo se llenan? El nacionalismo es hoy, en España, un cáncer maligno que infecta todo. A Zapatero quizás le viniera bien un poco, tan sólo un poco, de conocimiento histórico. España, afortunadamente, no empieza con él ni acaba con Rubio Llorente. Y a algunos obispos españoles tampoco les vendría mal que le echasen una ojeada al libro Memoria e identidad que acaba de publicar el Papa Juan Pablo II. H E T M REVISTA DE PRENSA encuentre dispuesta a asumir la responsabilidad de sus propias iniciativas, sostiene Novi list. ¿No es hora ya de que Croacia tome la iniciativa y salga de la fase de pánico, escribiendo cartas y telefoneando a las capitales europeas? ¿No es hora ya de aceptar la realidad que no necesariamente debe gustarnos? ¿No sería más inteligente decirle a nuestros socios europeos: comprendemos vuestro problema respecto a nuestra credibilidad y por ello dadnos más tiempo? se pregunta según Novi list el anónimo funcionario de Gobierno que filtró la información. En su opinión, sería oportuno iniciar las negociaciones al término de la presidencia de turno de Luxemburgo Zagreb hasta la fecha ha eludido capturar al mencionado general, afirmando que no sabe dónde está, mientras la fiscal Carla del Ponte insiste en que el Gobierno croata no sólo sabe dónde está, sino que sus servicios secretos han entorpecido el trabajo de los investigadores del TPI. SIMÓN TECCO Croacia pide tiempo a la UE El Gobierno de Croacia baraja la posibilidad de pedir, por iniciativa propia, que la UE aplace en un mes o dos el inicio de las negociaciones de adhesión, con lo cual podría recuperar la credibilidad internacional perdida, sostiene el diario croata Novi list, remitiéndose a fuentes del Gobierno. Esta petición se produce días después de que Bruselas insistiese en que la condición para iniciar las negociaciones de adhesión es que Zagreb colabore con el Tribunal Penal Internacional (TPI) y capture al presunto criminal de guerra general Ante Gotovina. La idea es que Croacia demuestre haber comprendido el mensaje de la Comisión Europea y que se El mayor dictador de la Historia El historiador Ian Kershaw, considerado la mayor autoridad mundial sobre Hitler, cree que es impensable pensar en la aparición de un dictador igual al caudillo alemán. En una entrevista al semanario luso Visão, este profesor de Historia Moderna en la Universidad de Sheffield (Inglaterra) asegura que Hitler era un hombre sin vida interior, vanidoso, excéntrico, físicamente frágil y sexualmente misterioso. Kershaw considera que existieron otros dictadores que cometieron muchos crímenes pero que en el caso de Hitler sus barbaries (de las cuales se conocen muchos datos) se produjeron en una sociedad parecida a la nuestra. BELÉN RODRIGO