Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DOMINGO 13 3 2005 ABC Deportes El Barça aprovecha la endeblez defensiva de un Athletic plano Partido más cómodo de lo previsto para los azulgrana ante un rival con buen manejo de balón, pero de escaso poder ofensivo BARCELONA ATHLETIC 2 0 tas otras ocasiones da en el trasero de alguien, en la ceja de otro o en la nariz del de más allá. Consecuencia, balón desviado que confunde al portero y uno a cero para los de casa. La fragilidad moral del Athletic, lejos de la garra y fuerza que exhibió en el Bernabéu, se demostró de inmediato. Poco a poco dejó, ya no de llegar que lo hizo muy poco, sino incluso de manejar el encuentro. Cada llegada del Barcelona le hacía mella, con una endeblez defensiva (otra vez sus centrales) que no le hacía presagiar nada bueno. El tanto había tranquilizado al conjunto azulgrana y era el único que se plantaba con facilidad ante el rival. Aranzubia tuvo que sacar dos disparos de Xavi y Deco mientras Valdés miraba el partido en la lejanía. Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti, Puyol, Oleguer, Sylvinho; Xavi, Márquez (Albertini, m. 65) Deco (Iniesta, m. 65) Giuly, Eto o (Maxi, m. 77) y Ronaldinho. Athletic (4- 4- 2) Aranzubia; Murillo, Lacruz, Prieto, Javi González (Llorente, m. 46) Iraola, Orbaiz, Gurpegui (Tiko, m. 61) Del Horno; Etxeberriía (Guerrero, m. 79) y Ezquerro. Árbitro Megía Dávila, del Comité Madrileño. Enseñó tarjeta amarilla a Deco, Puyol, Del Horno, Albertini, Ronaldinho. Lacruz y Sylvinho. Goles 1- 0, m. 20: Deco. 2- 0, m. 38: Giuly. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Salió el león y enseñó los dientes. Eran de plástico pero la verdad es que en un principio asustaron un poco. Buena planta, asentado en la hierba y robándole el balón al Barcelona, que eso sí que tenía mérito y era difícil. Iba e iba, tejiendo telas de araña, moviendo el esférico de un lado a otro con criterio, con elegancia, con cierta estética. Pero lo vio el equipo de Rijkaard y pronto se dio cuenta de que todo era chau chau un farol sin nada detrás y sin Yeste delante. Le faltaba profundidad y crear peligro de verdad, un poco de Madrid ante el Juventus. Dominio ficticio para atemorizar a los niños. La grada también se dio cuenta cuando empezó a contar las ocasiones de gol. El Athletic paseaba por la pasarela pero no acababa una jugada. El Barcelona comenzó a contar ocasiones con poquito que hacía, una de Giuly y otra doble de Eto o y el francés, que fallaron de forma incomprensible. Allí pasaba algo y el algo era que el Athletic se mostraba plano, blandito y además con la defensa adelantada, a la espera de que futbolistas con dientes de verdad, por ejemplo, Ronaldinho (que tiene unos colmillos capaces de rajar de arriba a abajo a cualquiera que le deje más de un ladrillo por delante) se la llevasen por delante. Para colmo, la fortuna, la de los campeones, se alió con el Barcelona. Tiró Deco desde Portugal, de esos disparos en los que no llama a casa para decir que va a meter el gatillo. No se sabe si es porque lo hace siempre por sorpresa, pero sucedió lo de tantas veces, que dio en la rodilla de Prieto, como en tan- Relajación local En el 38, el Barcelona sentenció el partido y puede que buena parte de la Liga, pues éste era uno de los partidos que teóricamente más complicado. El Athletic volvió a hacer aguas en su defensa y dejó navegar libremente a Ronaldinho entre líneas, con poca gente alrededor y con tiempo para pensar. Un suicidio. Además, Javi González hizo mal el balance defensivo y el brasileño lo captó de una sola mirada, mirada felina para dársela a Giuly, que tuvo tiempo para todo y crucificar a Aranzubia con un brutal tiro cruzado. Se acabó el partido. Sobró todo lo demás porque el Barcelona vio que el león era de papel. Atacó muy poco en la segunda mitad, contemporizó el Barcelona y en ese dejarse ir azulgrana pudo pagarlo caro cuando Etxeberria se plantó dos veces solo ante Valdés, pero Deco controla el balón ante el marcaje de Gurpegui el portero azulgrana solventó ambas situaciones con dos excelentes salidas que dejaron a los visitantes inermes. El Athletic ya no volvió a inquietar por aquellos lares y todo lo demás fue del Barcelona, que pudo marcar en tres ocasiones más, controlando el partido en su totalidad, dejando el resto de los minutos para la exhibición torera de Ronaldinho, que mostró toda clase de regates, y para dejar en cueros la sustancia del equipo de Valverde, que ayer tuvo poca enjundia. Sin Yeste en el equipo, el talento necesario para transformar en verdadero peligro el dominio de balón fue inexistente, y por ahí se le fue el partido, por ahí y por donde siempre: su endeble zaga. La historia rojiblanca se repite, tres visitas invicto y a perder Aranzubía, Prieto, Gurpegui, Iraola, Murillo y Tiko no habían perdido en el Nou Camp hasta ayer. Murillo, Tiko e Iraola sumaban tres años invictos en la cancha azulgrana. Vencieron 1- 2 en la Liga 01- 02, empataron a dos goles en la temporada 02- 03 y también puntuaron (1- 1) en la pasada campaña. Aranzubía, Prieto y Gurpegui vivieron esas dos últimas igualadas. No hubo ocasión de aumentar la racha. La extensa historia de los BarcelonaAthletic volvió a repetirse. Los rojiblancos nunca han conseguido puntuar allí más de tres años consecutivos. Tocaba perder. Los leones no afilaron las garras de la Liga porque no dieron a los barcelonistas los zarpazos que desgarraron al Madrid. El partido fue tan fácil para el líder que pareció aburrido. Ni siquiera sus dos goles cumplieron con la estadística. Es el enfrentamiento más goleador de la historia de la Liga española, 506 tantos en 148 partidos, una media de 3,4 goles por encuentro que anoche se quedó corta. Excesiva es la normativa que la Federación Española exige aplicar a los árbitros: los jugadores no pueden llevar pulseras, aunque sean contra el cáncer y contra el racismo. Megía Dávila obligó a Ronaldinho a quitarse su pulsera antiracista, pero no se lo pidió a Maxi. A todos o a ninguno.