Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DOMINGO 13 3 2005 ABC Economía DAVID VEGARA Secretario de Estado de Economía En comercio y suelo tenemos que respetar las competencias de las Autonomías Vegara reconoce que la economía española tiene un problema estructural para aumentar sus exportaciones y que no hay medidas a tres meses que lo solucionen TEXTO: YOLANDA GÓMEZ FOTO: JAIME GARCÍA David Vegara, economista catalán de 38 años, es uno de los principales responsables de la política económica del Gobierno, a las órdenes del veterano Pedro Solbes. Junto con Miguel Sebastián, asesor económico de Zapatero, y el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Angel Fernández Ordóñez, Vegara es el artífice del Plan de Dinamización de la economía que acaba de presentar el Ejecutivo. ¿Cómo va la economía española? -El comportamiento de la economía en 2004, y en lo poco que llevamos de 2005, ha sido satisfactorio. Un crecimiento del 2,7 es un buen comportamiento, sobre todo en términos relativos. Además, hemos tenido un proceso ascendente en el crecimiento del PIB; un buen comportamiento de la inversión en bienes de equipo y en la creación de empleo y, en términos de precios, no podemos estar satisfechos por el diferencial con otros países europeos, pero teniendo en cuenta las perturbaciones a las que ha estado sometida la economía española en el último año, está bien. -Los precios del petróleo han vuelto a situarse en máximos históricos. ¿Modifica las perspectivas de crecimiento del Gobierno? -El cuadro macroeconómico se revisó en diciembre tomando como referencia un precio del crudo de 45 dólares por barril. Con ese nivel nuestra previsión fue de un crecimiento del 2,9 y esa sigue siendo nuestra estimación para 2005, más teniendo en cuenta la aceleración del último semestre. ¿En qué medida este repunte del petróleo afecta a sus previsiones de reconducir la inflación por debajo del 2,5 en el segundo semestre? -Estos niveles cercanos a los 50 dólares no son muy distintos a algunos que ya vimos el año pasado. Por tanto, a medida que nos acerquemos al momento de 2004 en el que el precio se situó en Opiniones lícitas, pero interesadas -Hay quien dice que en el Gobierno hay dos Ministerios paralelos, uno dirigido por Pedro Solbes y otro por Miguel Sebastián, y que David Vegara es el nexo de unión, el hombre de Sebastián en el equipo de Solbes. ¿Qué hay de verdad? -Creo que esto son opiniones interesadas. El vicepresidente segundo y ministro de Economía del Gobierno es el señor Solbes, yo estoy en su equipo, soy secretario de Estado en el Ministerio de Economía. Y por otro lado hay una Oficina Económica del presidente, dirigida por Miguel Sebastián, que da apoyo económico al presidente. La constatación de que esto son opiniones lícitas pero interesadas es precisamente el plan de dinamización, impulsado de forma coordinada por el secretario de Estado de Hacienda, el jefe de la oficina económica del presidente y el secretario de Estado de Economía. Creo que ha sido un buen ejercicio de colaboración y de aunar esfuerzos con un objetivo común. El secretario de Estado, en uno de los salones del Ministerio de Economía está pasando y qué perspectivas hay para su corrección? -Aquí hay varios elementos. De la misma forma que en el crecimiento español la demanda interna juega un papel muy relevante, y hay una detracción por parte del sector exterior, en el resto de los países europeos, y fundamentalmente en Alemania, ocurre lo contrario: el crecimiento viene del sector exterior. Obviamente, lo que el sentido común nos dice es que será cuando repunte la demanda interna en estos países, cuando deberíamos ver una cierta recuperación de nuestras exportaciones. En todo caso, es cierto que hay un problema más estructural que coyuntural que se refiere a la capacidad de aumentar las exportaciones. ¿Esta combinación de una elevada inflación y un mal comportamiento del sector exterior refleja una pérdida de competitividad de la economía española? -Estos son procesos que tienen mucho de acumulativos. No se manifiestan de repente en un año, sino que se van labrando de forma progresiva. No se puede decir que haya habido un shock de competitividad en 2004 en la economía española, sino que es un problema que se ha ido labrando a lo largo de muchos años. Es cierto también que no hay medidas a tres meses que solucionen el problema del sector exterior español. Transmitir el mensaje de que esto se soluciona con un par de reales decretos no afronta el verdadero problema que tenemos. -El empleo ha acelerado su ritmo de crecimiento este año, y eso se ha traducido en un menor aumento de la productividad. ¿Van reñidos empleo y productividad? -No, en absoluto. Ejemplos como Irlanda demuestran que ambos términos no son incompatibles y que el reto está, precisamente, en hacerlos cuanto más compatibles mejor, y cuanto más acompañados uno de otro, mejor. ¿Qué hay que hacer para compatibilizar más empleo y más productividad? El ejemplo que tenemos en España es que cuando más creció la productividad fue en 1993, gracias a una fuerte destrucción de empleo. estos niveles, desaparecerá su impacto negativo sobre la inflación, y eso es lo que nos permite confiar en que la evolución de la inflación en España va a ser razonable en los próximos meses. -El sector exterior tuvo un comportamiento negativo en 2004, pese a que las economías europeas aceleraron su ritmo de crecimiento. ¿Qué