Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura ATLAS DE HISTORIA DE ESPAÑA DOMINGO 13 3 2005 ABC El libro Los reinos de Taifas a mediados del siglo XI, las grandes emigraciones a Iberoamérica o una reconstrucción de los enterramientos prehistóricos de Los Millares forman algunas de las páginas de la obra. Todas las ilustraciones vienen asimismo acompañadas de unos breves textos, que no se incluyen aquí por razones tipográficas, en los que su autor sitúa a los lectores ante cada circunstancia histórica particular con claridad los conceptos, no hemos hecho de la historia algo narrativo y relacionado con el presente. Hemos sido excesivamente eruditos y prolijos, y la historia no es eso; la historia es el proceso de transformación y de cambio de una sociedad, la historia es el proceso de mejora, y en ese sentido, también nos transmite la utopía (Viene de la página anterior) cuando se introducen datos como la mortalidad y la natalidad, el hambre o la demografía En este atlas se han introducido muchos otros conceptos que están ausentes de la cartografía tradicional. Se ilustran los grandes procesos civilizatorios (la romanización, la cristianización y la islamización de la Península) sucesos históricos, como las grandes batallas desde la remota antigüedad hasta la guerra civil; procesos políticos y sociales (desde las demarcaciones de la Hispania hasta las elecciones europeas) y, claro está, los asuntos económicos. do, ameno, y con cierto lirismo en algunos momentos. Y el precio del libro- -señala- -no es disparatado, no llega a los treinta euros, a las cinco mil pesetas Transmitir conceptos con claridad En fin, la amenidad y utilidad de la obra contrasta con la historia que se hizo en España durante muchos años. La focalización de los estudios históricos, su economicismo y sociologismo, en su opinión han logrado que la gente no situara los acontecimientos ni su cronología. Al apartar al lector del espacio donde los hechos ocurren, y también del tiempo que les es propio- -la historia es tiempo- se hacía mucho más difícil la transmisión del conocimiento de la historia española y esos conocimientos, además, aparecían muy borrosos Aquellos factores también han sido los grandes enemigos de la claridad. Como decía Ortega, la claridad es la elegancia y la cortesía del filosofo; la claridad también tiene que ser la cortesía y la elegancia del historiador- -afirma García de Cortázar- Hasta hace muy poco, no hemos sabido transmitir Autor: Fernando García de Cortázar Editorial: Planeta. Historia y Sociedad Cartografía: Ha sido coordinada por Víctor Hurtado y Josep María Casals, con la colaboración de Jesús Villanueva e Ilse Font. Fue realizada por Gradualmap, Rafael Pavía y Andreu Grau Temas: En sus 532 páginas la obra incluye 510 mapas y varias reconstrucciones, en los que se abordan los más diversos temas: grandes procesos civilizatorios, guerras y batallas, desarrollos urbanísticos, demografía, migraciones, procesos políticos, sociales y religiosos Francisco Rubio Llorente y la geografía Para terminar de hablar sobre un atlas, nada mejor que comentar las recientes declaraciones del presidente del Consejo de Estado, quien afirmó que la geografía de algunas Autonomías excedía sus actuales territorios. Es tremendo lo que ha dicho, una barbaridad- -se indigna García de Cortázar- España es un prodigio de estabilidad, como se puede ver claramente en el Atlas. España tiene prácticamente definidas sus fronteras desde los Reyes Católicos o la incorporación de Navarra. Europa ha sido un continente que ha estado cambiando continuamente, haciendo y deshaciendo fronteras, hasta que ahora, por fin, ha logrado alcanzar la estabilidad territorial Desde las periferias Además, García de Cortázar señala que no se trata de una historia escrita desde el centro, sino desde las periferias, mostrando cómo evolucionaron los diferentes reinos y regiones de la Península hasta llegar al Estado de las Autonomías En fin, cada uno de los mapas viene acompañado de un breve texto para situar al lector, que él se ha esforzado en escribir con un estilo rápi- No se trata de una historia escrita desde el centro, sino desde las periferias, mostrando cómo evolucionaron los reinos y regiones hasta llegar al Estado de las Autonomías