Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 13 3 2005 ABC LÍDERES INTERNACIONALES Otra vuelta de tuerca en la creciente influencia social de los ídolos del rock. El periódico estadounidense Los Angeles Times, tenido por razonablemente serio, se ha atrevido a postular a Bono (no nuestro inefable ministro, sino el líder de la banda irlandesa U 2) como candidato a la Presidencia del Banco Mundial Rock en el Banco uanto tienes delante al señor Bono, te ves envuelto en una verborrea incontenible, una catarata de palabrería que emana de su boca y va llenando todos los espacios, hasta sumir en el silencio al resto de los seres animados e incluso a los e l e m e n t o s Al poco, resulta además patente que el señor Bono puede llegar a resultar pesado, como un predicador laico deseoso de aparecer como el perejil de todas las salsas mundiales. Finalmente, puede extraerse la certeza de que este hombre esta sumamente pagado de sí mismo y que su grado de divismo progre le lleva a aceptar cualquier medalla, recibir cualquier honor o a estrechar cualquier mano como quien perdona la vida, pero razonándolo como una especie de mandato superior, más social que divino. No estamos hablando de nuestro ministro de Defensa, el albaceteño don José, sino del Bono irlandés, el cantante de U 2 de la voz semiperdida (quizás debido a tanta charla como se trae) A nuestro exultante señor Bono, que afirmaba ir como una moto (sic) en su triunfal campaña electoral de 1983, no se le conoce tanto, pero todo se andará. Ahora y demostrando que cualquier noticia puede dar la vuelta al globo si es lo suficientemente demencial e incluye a un famoso, el bastante serio Los Angeles Times lanza la idea de que el señor Bono (el irlandés) se convierta en el próximo presidente del Banco Mundial. No se vaya a creer que se trata de un suelto sacado de contexto. Nada de eso. El LA Times dedicaba a la propuesta su editorial de cabecera y planteaba la cosa en serio. No se dejen engañar Enc TEXTO: JOSÉ MANUEL COSTA por sus gafas oscuras y su aspecto excesivamente hip Bono está muy al corriente de cuestiones que afligen a las naciones menos desarrolladas, tal y como aprendió el ex ministro de Hacienda, Paul H. O Neill cuando viajó por el continente africano junto al músico decía el editorial, que luego explicaba cómo economistas capaces de asesorar a Bono hay ya muchos en el Banco Mundial, pero que se necesita una persona de su carisma. Como será la cosa que el mismo ministro del Hacienda, John Snow, ha expresado su profunda admiración por Parece que ha llegado a creerse el perejil de todas las salsas solidarias, aunque se le reconoce coherencia y perseverancia en sus campañas sociales Bono y su antecesor O Neill quedó tan impresionado con el cantante tras una discusión en el foro de Davos que no pudo menos de acompañarle a África para ver cómo era la realidad sobre el terreno y regresando como un converso de una causa que previamente ni conocía. Ciertamente, si de algo no puede acusársele a Bono es de diletancia. Desde hace ya años, sus campañas en contra del hambre en África, el Sida o la Deuda del Tercer Mundo, ahora reunidas en la organización DATA, le han ocupado mucho más que su propia banda. Y no debe olvidarse que U 2 nació desde un buen principio, allá a primeros de los ochenta, como una banda muy reivindicativa, aunque sus propios negocios no los lleven de forma tan caritativa (los interesados pueden buscar en la Red por el caso Negativland- U 2 Si Bob Geldof, otro irlandés, tiene el mérito de haber iniciado este movimiento con el Live Aid de 1985, Bono tomó luego la batuta. Se ha presentado en todas partes, ha charlado con Putin, Clinton, Blair, Annan y muchos más. Ha organizado festivales, colectas, todo tipo de iniciativas... Aunque sea un pelma, es un pelma coherente y cuyas preocupaciones seguramente debieran ser de todos. El problema, aparte de que Bono no sea un economista de fama mundial, es que no tiene la menor posibilidad de ocupar ese cargo. La designación del presidente del Banco Mundial ha recaído tradicionalmente en un norteamericano, como contrapeso al director gerente del Fondo Monetario Internacional, que vienen ocupando europeos como el actual, Rodrigo Rato. Pero el simple hecho de que nadie, ni siquiera un ministro tan poderoso como Snow, se atreva a poner en cuestión la idoneidad básica de un cantante de rock para semejante cargo, dice mucho sobre la fuerza que han adquirido los movimientos reivindicativos de los que Bono viene a ser el portavoz institucional. Como fuere, la única persona nominada para un Oscar, un Grammy, un Golden Globe o el Premio Nobel de la Paz, quizás entre en la lista final de una de las instituciones más discutidas en el sistema económico mundial. No saldrá, pero sería divertido.