Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Los domingos DOMINGO 13 3 2005 ABC DILEMAS DEL DESARROLLO Es uno de los países más pobres, pero dispone de recursos. La voz de los indígenas se alza ahora reclamando esas riquezas, aunque sus planteamientos parecen quiméricos Bolivia, la tentación venezolana de los movimientos indígenas TEXTO: CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL pellejo de Bolivia, más o menos dos Españas, se pinta con trazo de indio en el 56 por ciento, con color mestizo para el 31 y de criollo y europeo en el porcentaje restante. A este trozo de piel, desgastada por el tiempo, el hambre, la miseria y el lamento, pertenecen, además de nueve millones de personas, Carlos Mesa y Evo Morales. El presidente mestizo como le llama el indio defensor de los cultivos de coca, quiso montar dos caballos -asegura- -el del servidor de todo el pueblo, sin distinción de pigmentación, y el de socio de las multinacionales del petróleo y de Estados Unidos. Un sector del primero le coceó por traidor con la amenaza de bloquear, como ya hicieron antes, todo el país. Carlos Diego Mesa, con una media de dos conflictos sociales por día, reaccionó con un puñetazo en la mesa. Colocó sobre el tapete de juego una renuncia calculada y señaló con el dedo acusador a Evo Morales. El resultado tuvo aristas afiladas: el rechazo del Congreso a su dimisión, victoria estrecha, fue seguido de un acuerdo que apenas es una declaración de intenciones a juicio del catedrático Jorge Lazarte. El Los indígenas se unen De ese documento nada quisieron saber los partidos con representación indígena y el Mir de Jaime Páz Zamora. Otra de las consecuencias del falso portazo de Mesa fue la resurrección de un frente común indígeno- sindical, que estaba disperso, y que amenaza con profundizar la guerra de bloqueos de carreteras si, motivo de la discordia, no se aprueba una ley de hidrocarburos que obligue a las petroleras a entregar el 50 por ciento de sus beneficios. Los trabajadores y hermanos del campo no tenemos alma de esclavos Jaime Solares, al frente de la Central Obrera Boliviana, es uno de los miembros del Cuartel General del Estado Mayor del Pueblo, que han formado los que tienen sangre y piel roja. Consideran que los conquistadores les robaron sus riquezas ancestrales y hoy les quieren abrir las venas al hurtar el oro negro y gaseoso, que corre entre las letras de Repsol- Ypf. Pero hay más, son quince las compañías que se amparan en 76 contratos de explotación de lo que el indio considera nuestra pacha mama la tierra que guarda sus frutos gestados por una cultura milenaria. Solares, con un pasado algo turbulento, vinculado a la dictadura de García Meza, suspira: Así todo, frente a la comunidad internacional, (Mesa) nos hace ver como si fuéramos los limosneros El diputado Felipe Quispe, líder del Movimiento Indígena Pachakuti (Regreso, en aymara) lleva un sombrero negro, mira con desconfianza indígena y usa cazadora oscura con dos fajas de tejidos andinos típicos, cosidas al pecho. Fue el primero en organizar aquellos cortes de carreteras que terminaron en un alzamiento popular, acompañado de un baño de sangre, contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a fines de 1993. Quizás en su perra vida pensó en ser presidente. Nosotros hicimos presidente a Carlos Mesa gracias a las movilizaciones de octubre (1993) Con seis diputados en el Congreso, Quispe ruge: Nos vamos a poner el poncho rojo y el pantalón blanco de todos los hermanos. Estos inquilinos (las petroleras) deben irse. De a buenas o de a malas ¡Descolonización ya! El asunto de la pobreza y de la raza se atraviesa como una flecha en Manifestacíón indígena. El destino de las riquezas naturales centra la polémica el corazón de Bolivia: Los indígenas no pensamos como los blancos, tenemos nuestra propia bandera, nuestro idioma, el territorio y las costumbres. Hoy hay una Bolivia dominante y otra dominada. Lucharemos hasta que tomemos el poder político garantiza el sexagenario Quispe, que compagina sus obligaciones en el Congreso con los estudios de Historia en la Universidad. AFP Repaso a la Historia Los dibujos de hace treinta años que ilustraban los libros de texto sobre la Conquista de América se parecen a los rostros de esta parte del pueblo que concentra el mayor grado de miseria. La desesperación abre paso al resquicio de nuevos brotes de violencia. Roberto de la Cruz representa al Movimiento 17 del Alto, localidad a un puñado de kilómetros de La Paz: Somos los que, después de que nos han masacrado hemos echado a Goni (ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada) Ahora que se ha sacado la máscara, que tenga mucho cuidado Carlos Mesa Pero el presidente no es el único que debe vigilar sus espaldas. Seremos otra Cuba. Vamos a recuperar nuestras propiedades a aquellos que vinieron, a los croatas, a los yugoslavos, a todos los colonos aasegura un hombre, curiosamente con nombre ruso, Vladimir Machicao, representante del Movimiento Seremos otra Cuba. Vamos a recuperar nuestras propiedades de aquellos que vinieron, de todos los colonos Felipe Quispe, diputado y líder del movimiento pachakutti EFE