Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 13 3 2005 ABC Hace un mes que el edificio Windsor fue literalmente devorado por las llamas. El desarrollo del fuego más espectacular de la historia reciente de la ciudad, los avatares de su demolición y las incógnitas de la investigación mantienen viva la leyenda Un mes devorados por las dudas TEXTO: S. MEDIALDEA FOTO: IGNACIO GIL Se procederá a cortar primero la estructura que rodea al núcleo y siempre piso por piso Desmontaje de elementos y resto de estructura que permanecen inestables, colgando del exterior de la fachada Núcleo central Despiece de los forjados: de fuera a adentro Despiece del núcleo central: se deja para el final por ser el elemento más sólido y seguro del conjunto estructural MADRID. Hoy se cumple un mes del incendio que despertó- -o dejó sin dormir- -a los madrileños, paralizó parcialmente esa zona de la ciudad y mantendrá ocupados a técnicos e investigadores durante mucho tiempo aún: el del edificio Windsor. La gran torre, uno de los hitos arquitectónicos de la capital y un símbolo de su corazón financiero, se quemó prácticamente en su totalidad, y su silueta ennegrecida ha pasado de sembrar el pánico a convertirse en referente casi turístico. Un complejo y caro plan de demolición puesto en marcha por el Ayuntamiento madrileño hará desaparecer de la línea del cielo lo que queda del que fue uno de los mayores rascacielos de la ciudad. Y casi a la vez que se desmonta el complicado puzle de hierros retorcidos en que el fuego convirtió este edificio, se desarrolla una investigación que intenta desvelar las claves de un incendio lleno de incógnitas. El fuego Demolición de vigas y pilares: siguiendo también el mismo orden de fachada al interior Eran poco más de las 23: 20 de la noche del sábado 13 de febrero cuando los bomberos recibieron el aviso de un incendio en el edificio Windsor. De inme- Fases de la demolición Piso 17 El proceso se realizará teniendo en cuenta la forma estructural del edificio, por lo que se iniciará en los elementos de menos a más seguros, o lo que es lo mismo, de fachada al núcleo de escaleras diato, varias dotaciones salieron hacia la zona: cualquier bombero sabe que un fuego en un rascacielos es algo serio. Al llegar allí, sus temores se confirmaron. Los refuerzos llegaron de todos los parques: de los de la capital y también de otras poblaciones cercanas. Incluso funcionarios de guardia se presentaron para colaborar en la extinción: el impresionante suceso fue televisado en directo por la práctica totalidad de las cadenas, atrayendo hasta la zona a multitud de curiosos, que se unieron a los vecinos que contemplaban temerosos la escena y a los jóvenes que abandonaban los locales de marcha para presenciar atónitos el inusual espectáculo. Los primeros datos apuntaban, aquella noche, a un posible cortocircuito en la planta 21. El fuego primero subió, y luego se propagó hacia abajo, en un movimiento inusual y sorprendente que consumió el rascacielos desde su cubierta hasta prácticamente el piso cuarto, saltándose la planta técnica de hormigón puro, situada a la altura del piso 17. Sobre la una de la madrugada, los bomberos recibieron la orden de salir del edificio: era imposible controlar las llamas desde dentro, y fuera apenas se llegaba a una altura de 50 metros. El agua seguía atacando el fuego desde las azoteas de los edificios colindantes. El temor, entre los técnicos y 1. Estructura externa quemada 2. 3. Piso 4 Zona intacta Una vez que los trabajos desciendan a la 1 planta técnica (la 4 pueden entrar en escena las cizallas demoledoras montadas sobre excavadoras que acabarán de derruir el edificio desde la calle Este trabajo se realizará sucesivamente planta a planta, hasta descender a una cota que sea accesible desde el suelo Montaje de 3 grúas exteriores