Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional DOMINGO 13 3 2005 ABC Condoleezza Rice no descarta una candidatura presidencial. Hillary Clinton ha iniciado un peculiar viaje hacia el centro político. Son maniobras que podrían acabar para el 2008 con el monopolio masculino de la Casa Blanca Dos mujeres y un destino TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. A veces los sueños se hacen realidad. Por eso, la perspectiva de dos mujeres extraordinarias- -Hillary Clinton y Condoleezza Rice- -compitiendo por la Casa Blanca en 2008 está ganando cada vez más fuerza en la imaginación política de Estados Unidos. Especulaciones multiplicadas ayer con unas comentadas declaraciones de la flamante secretaria de Estado en las que, pese a todos los obligados matices de humildad, no descarta la posibilidad de una candidatura presidencial. Aunque todavía quedan tres años para el pistoletazo de salida en el maratón de elecciones primarias, las presidenciales del 2008 ofrecen mucho más juego político de lo habitual porque el vicepresidente Cheney se ha declarado fuera de la competencia para suceder a George W. Bush. Y al mismo tiempo que nadie duda en el Partido Demócrata de las ambiciones presidenciales de Hillary, a Condoleezza le están surgiendo admiradores en las filas del Partido Republicano para conseguir una simetría político- femenina nunca vista en Estados Unidos. Esta incipiente base política de Condistas cuenta ya con un comité para recaudar donaciones, anuncios de radio en lugares decisivos como Iowa, encuestas favorables, páginas en Internet, y toda la obligada parafernalia electoral de pegatinas, chapas, mu- ñecos y hasta su propia canción titulada Condoleezza will lead us Pero todo este entusiasmo contrasta con la decisiva influencia de la derecha evangélica en el Partido Republicano y la reiterada posición de Condy gentilmente a favor del aborto. Sin experiencia electoral Otro problema adicional para Rice es que dentro de su distinguido currículo no ha competido nunca por un cargo electo. Y la experiencia estadounidense no es muy favorable a candidatos sin experiencia electoral. Aunque es cierto que en los albores de esta república, el puesto de secretario de Estado fue un trampolín efectivo para llegar a la Casa Blanca, suministrando cuatro de los seis primeros presidentes. Pero el último que consiguió esta pirueta política fue James Buchanan en 1856. Dentro del bando demócrata, Hillary Clinton está considerada como la pre- candidata a vencer y con los es- Hillary Clinton fuerzos más agresivos para organizar una efectiva campaña presidencial. Pero el calendario político del Senado le obliga a actuar con sigilo. Su prestigioso escaño en la Cámara Alta está pendiente de las elecciones legislativas previstas para el 2006 y a los votantes no les gusta mucho respaldar a candidatos percibidos como temporales Junto a esta discreción muy medida, la senadora Hillary Clinton también se ha embarcado en un peculiar viaje hacia el centro político dentro de una trayectoria pública que ya cuenta con más reinvenciones que Madonna. Sus conocidas posiciones feministas y de izquierda se están esfumando a mar- Condoleezza Rice chas forzadas, en una transformación marcada por su voto a favor del uso de la fuerza en Irak y respaldada por los votantes de Nueva York, con un crecido índice de aprobación del 69 por ciento según el último sondeo del New York Times. En sus más recientes intervenciones públicas, Hillary ha empezado a hablar de su religiosidad y exhibir consideraciones morales que no tienen mucho que envidiar a las de la Administración Bush. Esta misma semana, la senadora denunciaba la silenciosa epidemia de sexo y violencia canalizada por la industria del entretenimiento a la infancia de Estados Unidos. Hillary Clinton se ha embarcado en un viaje hacia la moderación en una trayectoria con más reinvenciones que la de Madonna CEGADOS POR EL VELO ISLÁMICO quien la noche del viernes critiara conjurar el peligro es caba los actos conmemorativos esencial identificarlo. Y por falta de ecumenismo y ponno se hace. Buena parte tificaba que más de la mitad de de los dirigentes políticos, periolas víctimas no eran cristianas distas y creadores de opinión esO Carlos Hernández, ex repañoles observa el proceloso portero de Antena 3 y actual dimundo del terrorismo islámico rector de comunicación del con los ojos tapados por un velo. ALFONSO PSOE, que hace un mes se suEnternece escuchar a Ruiz ROJO mó a los que demandaban la saGallardón referirse a Madrid lida de la cárcel de Taysir Alocomo la ciudad que represenny, en el Círculo de Bellas Artes. El peta todo aquello que odiaban los terroriodista de Al Yazira está acusado por ristas, que sólo apuestan por mundos el juez Garzón de ser miembro activo sectarios y excluyentes de la red de Bin Laden. Advierte Gallardón contra el pecaEs obvio que no todos los musulmado de estigmatizar al Islam como resnes respaldan el terrorismo, pero es ponsable del 11- M. El problema es irresponsable difundir la idea de que que, al poner el énfasis en ese punto, el los atentados son sólo obra de una ínfialcalde contribuye a difuminar el grama minoría, sin respaldo social. El día ve riesgo que corremos. Igual que Pedro Calvo Hernando, en que los fanáticos de Al Qaeda derri- P baron las Torres Gemelas, hubo bailes de júbilo y no sólo en las calles de Gaza. A la busca de la exquisitez política se matiza entre islámico e islamista pero cambiar de nombre a las cosas no modifica su naturaleza. Los más sangrientos atentados de las últimas décadas han sido perpetrados invocando a Alá, en aras de la grandeza del Islam y para castigar al corrompido Occidente o vengar afrentas de siglos pretéritos. Con tanta buena intención como ignorancia, se pasa por alto que mucho antes de que Bush llegase a la Casa Blanca, antes de la foto de las Azores o de la invasión de Irak, ya se tramaban horrores y sucedieron terribles carnicerías. En febrero de 1993, siendo presidente Clinton, militantes islámicos intentaron ya derribar las Torres Gemelas usando una furgoneta cargada de explosivos. En julio de 1994, volaron la AMIA, en Buenos Aires, matando a 85 personas. En octubre de 2002, en Bali, fueron 202 los fallecidos y su delito fue frecuentar una discoteca. La lista es interminable. Al revisar la plantilla letal, no aparecen en ella esos oprimidos a los que hacia referencia la Cumbre Internacional sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad, celebrada en Madrid. Serhane Ben Abdelmajid, alias el Tunecino y cabecilla del grupo inmolado de Leganés, llevaba 8 años en España, había disfrutado de una beca de la Agencia Española de Cooperación durante 4 y se dedicaba a la compraventa de pisos, cuando no tramaba maldades en la mezquita del barrio. Su mentor, el egipcio Rabei Osman, recientemente extraditado desde Italia, solía pasar las noches en vela, frente a su ordenador, descargando esos vídeos de decapitación de rehenes, que proliferan en internet. No debe ser la de Rabei una afición muy rara, si se tiene en cuenta que el CD más vendido de los bazares de Bagdad tiene como tema el cercenamiento a cámara lenta de la cabeza de un infiel secuestrado por Al Zarqaui.