Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 3 2005 Internacional 35 CARLOS MESA Presidente de Bolivia No podremos convencer a los radicales, pero hay que luchar por la vía democrática LA PAZ. Entre la espada de las huelgas y la pared de los bloqueos de carreteras, por una ley de hidrocarburos, el presidente de Bolivia, Carlos Mesa, de 52 años, presentó el domingo pasado su renuncia. Rechazada por el Congreso, Mesa continúa en el cargo con la promesa de gobernar con mano justa y sacar adelanta la ley de la discordia convertida en hacha de guerra entre las manos de los movimientos sindicales e indigenistas que siguen al dirigente cocalero Evo Morales. ¿Qué ha cambiado entre la Bolivia anterior a su dimisión y la actual? -La idea de la profundidad de los problemas que estamos enfrentando, la necesidad urgente de lograr consensos mínimos y la voluntad mayoritaria del pueblo boliviano de acompañar a esos consensos mínimos. -Lo que desencadenó su renuncia fueron las movilizaciones populares y los cortes de rutas, una amenaza que persiste al día de hoy. ¿Volverá a poner a disposición del Congreso el cargo si esta situación no cambia? -La pregunta suena a ironía inaceptable pero la paso por alto. Yo no renuncié por los bloqueos, éstos eran una medida para evitar la aprobación de una ley de hidrocarburos. Renuncié porque dije: no estoy dispuesto a aprobar bajo presión una ley de hidrocarburos inviable. Y tampoco estoy dispuesto a echar de una patada en el trasero a Aguas del Illimani concesionaria de agua porque haya un paro en el Alto cuna de conflictos populares donde tiene la concesión Los bloqueos eran un elemento de presión. -Como consecuencia de la crisis que se abrió estos días en Bolivia, tras su renuncia y posterior rechazo de la misma del Congreso, Evo Morales y grupos indígenas y sindicales que estaban distanciados, se han reunificado en un frente común contra su Gobierno. ¿Se arrepiente de haber presentado su dimisión? -No, en absoluto. Yo no puedo arrepentirme de haber impulsado una reflexión al país en un momento que se hacía ingobernable si no aprobábamos una ley razonable para Bolivia. Segundo, creo que esta ley está ideológicamente alineada a la izquierda del centro y no a la derecha del centro. ¿Se puede gobernar con estos grupos alterados y la amenaza real de tomar las calles? -Vengo gobernando así desde el 17 de octubre del 2003. He resuelto 820 conflictos y 12.000 reclamaciones, he tenido bloqueos casi tres días de cada cinco de la vida útil de este país semanalmente. En consecuencia, no me va a pasar nada especialmente distinto de lo Después de la revuelta autonómica de la provincia de Santa Cruz, el presidente de Bolivia vive su peor desafío con el levantamiento popular contra su política económica CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL que he vivido ya. Pero, no podremos convencer jamás ni aquí ni en España ni en la China a los radicales. Nunca van a dejar de ser radicales pero hay que contar con ellos y luchar contra ellos en la vía democrática. ¿Qué es más urgente en Bolivia una Asamblea Constituyente, la elección directa de los gobernadores por las provincias o el estado de futuras autonomías? iniciativas pendientes -Las tres cosas son urgentes porque, en última instancia, son lo mismo. Cuando haces una Asamblea Constituyente reformas la Constitucion, el debate sobre las autonomías y la elección de prefectos están incluidos. ¿El modelo de las autonomías estará inspirado en el español? -Es sobre el que se está trabajando, nuestro referente. Sobre él se desarrolla el gran debate y la discusión. ¿Se analiza la posibilidad de dar paso a la independencia, en provincias como Santa Cruz? -No hay ninguna posibilidad. Salvo algún grupo radical, como hay en todo el mundo, no creo que haya deseo alguno de independencia. Ni a los más duros en sus propuestas autonomistas, se les pasa por la cabeza la idea de separarse. -Usted ha anunciado que va a ejercer la mano justa en lugar de la mano dura para sofocar los bloqueso de carreteras. ¿Cómo lo va a hacer? -Aplicando la ley... ¿Por qué no aplicó antes la ley? -Siempre he aplicado la ley. El concepto es que la tolerancia a veces exige que puedas hacerte un poquito el distraido para tener un poco más de paciencia. Lo que vamos a hacer ahora es que la Justicia establezca la detención en caso de que se compruebe la consumación del delito. EFE Más información en las páginas 58 y 59 El interlocutor es Evo Morales, no las petroleras -Aparentemente los dos motivos de discordia que han calado más en la población son los que atañen a la renovación de los contratos de las empresas petroleras y el porcentaje de sus beneficios que deberían ceder al Estado. ¿Usted prefiere que esa renovación de contratos sea voluntaria o imperativa? como quiere Evo Morales -No es lo que yo prefiera. Si pudiera ser lo que yo prefiero, sería imperativa pero desde el punto de vista del Derecho y el respeto a la seguridad jurídica tiene que ser una revisión consensuada. -En cuanto a los beneficios, lo que ustedes plantean es alcanzar una recaudación de las empresas del 5O por ciento, es decir, por distinto camino al de Evo Morales, llegar al mismo destino. ¿Lo han planteado a las multinacionales, entre las que figura Repsol? -No, con quien tenemos que conversar no es con las petroleras, con quien tenemos que conversar es con Evo Morales para explicarle que desde el punto de vista del respeto a la seguridad jurídica no se pueden aumentar los beneficios porque son parte de un contrato. Lo que sí puedes es aumentar los impuestos porque ese es un derecho privativo del Estado. Esta diferencia es fundamental. Por tanto, si yo le digo a Morales, voy a recaudar la misma cantidad de dólares con el 50 por ciento de beneficios que con el 18 más el 32 por ciento de impuestos, no tiene ninguna razón para seguir sustentando su postura.