Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Nacional MUERTE EN LA CARRETERA DE SEIS GUARDIAS CIVILES DOMINGO 13 3 2005 ABC El camionero ya había sido denunciado por tener sólo carné rumano y por no llevar tacógrafo Declaró que en el trayecto desde Bilbao le costaba frenar la marcha y olía a quemado b Toader dijo a la Guardia Civil que no informó a su jefe de la anomalía mecánica porque éste tenía su pasaporte y, además, quería que llegase a Madrid cuanto antes CRUZ MORCILLO MADRID. Iulian Toader, el camionero de 32 años que el martes atropelló a siete guardias civiles en un control en la A- 1, ya había sido denunciado dos o tres veces por tener sólo permiso de conducir rumano, según declaró a la Guardia Civil. Asimismo, carece del certificado para dedicarse al transporte. En enero fue multado por no llevar los discos del tacógrafo de la semana anterior- -que había entregado a su jefe aunque dice que no recibió copia de la denuncia, según consta en una declaración de seis folios prestada ante los funcionarios del Instituto Armado a la que ha tenido acceso ABC. A lo largo de seis folios, el camionero, que quedó el jueves en libertad con cargos por orden de la juez, detalla las circunstancias de su viaje y del accidente que costó la vida a seis agentes. Explicó que al salir de Amurrio (Álava) donde cargó 23 toneladas de tubos de hierro, se dio cuenta en un tramo descendente con curvas que los frenos del semirremolque eran deficientes y que le costaba frenar la marcha Asegura que no le comunicó a su jefe- -Ángel Chavala- -la anomalía porque éste tiene en su poder su pasaporte, el certificado de penales y el de empadronamiento con la excusa de que es la documentación que necesita para realizar los trámites de regularización Al preguntarle los agentes por qué el vehículo superaba la media de 100 kilómetros por hora, indicó que, después de Amurrio, percibió un olor a quemado que procedía de los discos de freno de la cabeza tractora. Toader se empezó a sentir cansado El conductor no frenó hasta que no sintió el golpe, según su declaración más flojo -tras salir de Pancorbo, pero pensó que no le afectaría a la conducción. Asegura que no tenía hora prevista de llegada, aunque ese mismo día su patrón le ordenó que no se que- EFE dara a dormir por ahí y él interpretó que quería que estuviese en Madrid lo antes posible. El rumano lleva trabajando desde enero para el empresario, que fue detenido por un delito contra los derechos de los trabajadores y quedó en libertad. Toader no estaba dado de alta ni tenía contrato. Chavala lo reclutó como conductor cuando trabajaba en su casa como albañil. No vio ningún vehículo En cuanto al accidente, media hora antes de producirse el rumano salió de un área de servicio a la altura del kilómetro 150, y en un determinado momento se sintió cansado no recuerda haber visto estacionado ningún vehículo y admite que es posible que le afectara el sueño Al sentir el golpe, reaccionó frenando, tratando de detener el vehículo aunque no pudo evitar el accidente No supo explicar si una vez que hizo uso del freno el camión dejó huella de frenado en la calzada- -los investigadores aseguran que no las había- Lo que admite es que una vez que realizó la frenada de emergencia, el vehículo siguió una trayectoria recta hasta que se detuvo La prueba de alcoholemia, que se le practicó in situ resultó negativa y confirma que sólo tomó café, refrescos y bocadillos durante las más de 24 horas que llevaba fuera de su casa. La Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) denuncia que el camionero no tenía experiencia para llevar ese tipo de camión- -era la primera vez que lo conducía- que superaba la cilindrada a la que Toader estaba habituado. A juicio de la asociación, esa inexperiencia está agravada por el hecho de que careciera de permiso de conducir español y de certificado de transporte que le habilitara. Estos conductores extranjeros quieren ahorrar lo máximo posible, malcomen y malduermen para trabajar cuantas más horas mejor, y eso tiene sus consecuencias recalcan. Toader explicó a los agentes que el semirremolque con el que viajaba no era el previsto, y que antes de salir tuvieron que repararlo porque una de las ruedas se quedaba frenada otras dos no tenían suficiente dibujo y las conexiones del sistema hidráulico estaban montadas a la inversa Un largo viaje Domingo 6. 0: 30 horas. El camionero se dirige en autobús desde Toledo a Torrelavega (Cantabria) donde llega a las seis de la madrugada. 8: 30. Coge la cabeza tractora en la empresa y, en otro lugar, el remolque. 16: 20. Sin descansar, sale de Torrelavega hacia el País Vasco. A esa hora, sólo había tomado tres cafés y un bocadillo. 18: 10. Llega a Amurrio (Álava) donde tiene que cargar el camión. 21: 10. Termina de cargar. Se come otro bocadillo y bebe un refresco de naranja. 22: 00. Se para a repostar en Vitoria. 22: 20. Reemprende el viaje. 23: 10. Hace la parada reglamentaria de 45 minutos. Intenta dormir. 24: 00. Reanuda la marcha. Lunes 7. 1: 50 horas. Vuelve a parar en un área de servicio para comprar agua. 2: 10. Se pone de nuevo en ruta. Pasado Pancorbo, nota los primeros síntomas de cansancio. 3: 00. Arrolla con el camión los vehículos de un control de la Guardia Civil en Buitrago de Lozoya (Madrid)