Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 3 2005 99 Los sábados COSTUMBRES GASTRONOMÍA de DISEÑO Y FORMA EL 15 DE MARZO ES EL DÍA MUNDIAL DEL CONSUMO, ALGO CADA VEZ MÁS ESTRESANTE EL AUSTRALIANO RICHARD SMART, EL MÉDICO DE LAS VIÑAS DE MEDIO MUNDO LA FERIA DE LA ALMONEDA, EN MADRID, OFRECE ANTIGÜEDADES PARA TODOS LOS PÚBLICOS Las islas paradisíacas situadas entre Phuket y Krabi (en la foto, Poda Island, esta semana) vuelven a lucir su mejor aspecto, visitadas por turistas que ya han regresado a la zona El 26 de diciembre, el apocalipsis se tragó centenares de miles de vidas en el sureste asiático. Menos de tres meses después, la costa de Tailandia, uno de los países afectados por el tsunami, vuelve a la vida. Los turistas han regresado a las playas, sobre todo a las de Phuket y Krabi, y también a las pequeñas islas cercanas, paraísos idílicos para pequeñas excursiones de un día La resurrección de Phuket Una TEXTO Y FOTOS: JUAN FRANCISCO ALONSO utobús con el primer grupo de turistas después del infierno recorría esta semana Thawiwong Road, frente al mar de Andaman, en Phuket, con veinte pares de ojos pegados a las ventanillas. A la izquierda, Patong Beach tenía el aspecto de la arena prometida en las agencias de viajes. Una fotografía de la feli- cidad: sol, playa hasta que alcanzaba la vista, palmeras, motos de agua cabalgando sobre el atardecer, submarinistas. A la derecha, como una bofetada, las huellas del desastre: decenas de edificios arrasados por las olas, la mayoría de ellos en fase de reconstrucción. Phuket ya está levantando la cabeza nos dirían después en la calle, con esa sonrisa que nunca desaparece de la boca de los tailandeses, típico gesto de cordialidad, como si nada hubiera pasado. Pero pasó. La tierra se agitó con una violencia salvaje y la gran ola que siguió a continuación segó sólo en Tailandia 8.360 vidas, entre muertos y desaparecidos. Fue el 26 de di- La mejor forma de ayudar es venir. Si no, se juntarían dos tragedias: el tsunami y el caos económico ciembre, hace menos de tres meses, apenas un suspiro, una tregua para llorar a los muertos y volver a empezar; para limpiar las playas, levantar nuevos edificios, restaurar los hoteles y, sobre todo, para convencer al mundo de que los turistas, la primera (Pasa a la página siguiente)