Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 3 2005 95 Deportes El Masters de tenis de Madrid puede convertirse en un mini- Slam de diez días que se jugaría en mayo El banquillo tira la toalla y se siente ninguneado La política de zidanes y pavones ha dejado fracturas en el vestuario. La clase media y baja denuncia que hay compañeros con bula, aunque no estén bien J. ÁVILA MADRID. Ni es nuevo ni es ventajista. Los suplentes están decepcionados con el trato. Se sienten ninguneados frente a la bula de los galácticos La política del club les está empujando hasta el ostracismo y sufren una discriminación. Saben y consienten su rol secundario. Pero piden justicia. Guti se atrevió a levantar la voz días atrás: Lógicamente el jugador que está entrenándose a diario está a un mejor nivel que aquel que ha estado quince días de baja Guti y Owen estaban mejor que Raúl o que Zidane y fueron suplentes en Turín. El resto de comentarios, de hoy o de hace varios meses, nacen sin luz. Son confesiones sinceras y resignadas. Prefieren el anonimato para no importunar o para que sus palabras no se interpreten como una pataleta. Da lo mismo lo que hagamos en los entrenamientos. El equipo está hecho cada semana y hay varios futbolistas que tienen que jugar por decreto... Es muy triste ver cómo un compañero está bien y juega el que está tieso, pero éste es un galáctico Luxemburgo ha entendido la filosofía. Si se pierde debe hacerlo con los buenos... Sólo hay dos o tres jugadores de los buenos que están dando la talla; los demás, aunque estemos bien, no contamos... Nos dicen que somos una ruina si lo hacemos mal cuando sustituimos a un compañero y que tenemos merecida la suplencia... El entrenador no nos considera. ¿Cómo vamos a implicarnos si nos desprecian sistemáticamente? ¿Cómo podemos jugar en Turín sin Guti? Claro, no es galáctico Los jugadores del Madrid, en el entrenamiento de ayer en Las Rozas EFE El Madrid exige al equipo llegar con vida a la cita ante el Barça Butragueño y Sacchi exponen a los jugadores un mensaje pragmático JULIÁN ÁVILA MADRID. La papeleta fue para el vicepresidente y director general del Real Madrid, Emilio Butragueño. Le tocó entrar ayer en el vestuario y mirar a la cara a los jugadores después del desastre de Turín. Y sucedió lo esperado. No hubo bronca para los galácticos Tampoco regañina. Sólo un discurso pragmático para alargar la vida de un enfermo con pinta de terminal. El gesto serio de los jugadores en el entrenamiento advertía un posible severo rapapolvo. Falsa alarma. El tono de Butragueño no sirve para presentar quejas. Tampoco el de Arrigo Sacchi, quien le acompañó en su visita al muro. Más bien para todo lo contrario. El discurso fue suave, para no molestar o herir a nadie. El objetivo es la Liga. Y lo más duro fue hacerles ver a los futbolistas que deben ganar los próximos tres partidos (Getafe y Albacete, fuera; y Málaga, en casa) para llegar con vida al encuentro frente al Barcelona en el Santiago Bernabéu. encaminada a levantar el ánimo de la plantilla. Se encargó de recordar que en el club no piensan que este equipo esté acabado, demostrando así su más absoluta disconformidad con lo expresado por la Prensa en los últimos días. Recomendó que se olvidasen de todo lo que se está publicando. Entre tanta tibieza añadió que no preocupaba en exceso la eliminación porque les ha dejado fuera un gran equipo como es el Ju- Beckham, dos millones menos La rápida eliminación europea permite que el Real Madrid se ahorre el millón de euros que debía pagar al Manchester en caso de llegar a semifinales de la Champions Lo mismo ocurrió el año pasado. El traspaso del inglés se valoró en 25 millones más uno durante cinco años si el equipo se clasificaba para las citadas semifinales. ventus. El único pero lo puso en la escasa creación de ocasiones. Remató la faena de aliño el director de fútbol, Arrigo Sacchi. El italiano mantuvo la línea y se decantó por un mensaje con trazos casi humanitarios. No ve al equipo tan enfermo como lo pintan y pidió colaboración y un esfuerzo de todos para seguir adelante en un momento tan delicado. En los casi veinte minutos de letanías entre las cuatro paredes sagradas del vestuario ningún jugador levantó la voz ni la mirada. Tampoco habló Vanderlei Luxemburgo, quien escuchó atentamente a sus superiores. Sería después, durante el entrenamiento de recuperación, cuando el entrenador se confesase con Arrigo Sacchi en uno de los banquillos. La charla fue intensa y Luxemburgo no paró de gesticular. Mientras, los jugadores, ajenos en su mayoría al problemón, se perdieron entre la rutina y el silencio. Dos años sin títulos son demasiados En medio de la crisis, el club ha diseñado una estrategia positivista, lo más alejada posible de confrontaciones dialécticas en los medios de comunicación. Butragueño quiso hacer ver a los jugadores que el Barcelona pinchará en alguno de sus enfrentamientos (Athletic y Betis, en casa; y Deportivo, fuera) y que la diferencia entre ambos equipos puede ser mínima el día que se vean las caras. Tenéis todo el apoyo del club. Este equipo tiene calidad para ganar la Liga y el Real Madrid no puede permitirse el lujo de estar dos años sin ganar ningún título dijo. El resto de su intervención estuvo Raúl: No es hora de rendirse ni de balances J. A. MADRID. El capitán del Real Madrid acumula demasiada experiencia como para meter la pata en los momentos delicados. Ayer se sometió a un tercer grado periodístico y no se salió del metro. Fue respondiendo una a una todas las cuestiones sin mancharse. Derrota y futuro. Ha sido una gran decepción caer tan pronto en la Liga de Campeones, pero sabemos que no hicimos un buen partido. Podemos alcanzar un objetivo importante como es la Liga, aunque está difícil y no podemos fallar mucho más. Tenemos por delan- te dos meses de Liga y no nos vamos a rendir ni vamos a tirar la toalla. No es momento de rendirse ni de hacer balances Fin de ciclo. Lo veo con asombro. Cada uno puede opinar lo que quiera, pero el Madrid siempre ha tenido grandes plantillas y no siempre se han ganado títulos. Venimos de ganar muchas cosas en estos años y cuando no se ha logrado hemos seguido trabajando. Ahora nos toca seguir peleando y hay motivos para mirar con optimismo al futuro Altas y bajas. Pasa cada verano. Si el club toma una decisión lo hará al final de la temporada y no por ocho meses de trabajo. Entonces todos haremos un análisis y se verá lo que es mejor o peor para el futuro. La temporada no está siendo fácil porque hemos tenido tres entrenadores y así no es sencillo afrontarla Su contrato. Tengo contrato hasta el 2010 y quiero seguir aquí ganando títulos. Otra cosa es que las circunstancias cambien. Pero si la decisión del presidente y del club es la de que hay que renovar la plantilla, habrá que aceptarlo