Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Sociedad SÁBADO 12 3 2005 ABC Salud ONCOLOGÍA Piden pruebas de cáncer de colon a mayores de 50 años Sólo se practican a pacientes sintómaticos pese a diagnosticarse 25.000 casos cada año b Los gastroenterólogos quieren practicar pruebas de detección de sangre oculta en heces a todos los mayores de 50 años, aunque no tengan síntomas ni antecedentes G. ZANZA MADRID. La Asociación Española de Grastroenterología solicitará al Ministerio de Sanidad y Comunidades Autónomas la realización de pruebas diagnósticas de cáncer de colon a todas las personas mayores de 50 años. En la actualidad, el Sistema Nacional de Salud practica colonoscopias sólo a personas con síntomas de padecer este tumor, bien dolores o sangre en las heces. El cáncer de colón es el de mayor incidencia si se suman todos los tumores que se registran en hombres y mujeres. En los primeros está por detrás del de pulmón y próstata, mientras que en mujeres permanece tras el de mama. Cada año se diagnostican más de 25.000 casos y 12.000 fallecen, representando la tasa más alta de la Unión Europea. La supervivencia media se sitúa en una media de cinco años. Los especialistas optan por las pruebas de detección de hemoglobina en las heces antes que por la colonoscopia tradicional. La estrategia a aplicar, según el presidente de la organización, Ángel Lanas, sería realizar colonoscopias a las personas con mayor riesgo de padecer este tumor y a aquellos que tengan antecedentes familiares. Para los pacientes que no tienen antecedentes ni síntomas, pero en los que se necesita hacer tareas de prevención, según Lanas, sería necesario realizar estas pruebas de sangre en heces. Experiencia piloto En estos momentos, diversas unidades hospitalarias de Canarias, Cataluña, Aragón, Murcia y Madrid iniciarán una experiencia piloto que tratará de medir la eficacia de los test sanguíneos en la población sin síntomas. Con esos resultados, los gastroenterólogos trasladarán a Sanidad y a las Comunidades la conveniencia de realizar este tipo de pruebas con el fin de desarrollar campañas de detección del cáncer en el Sistema Nacional de Salud. Las probabilidades de padecer esta enfermedad se multiplican, de forma progresiva y exponencial, cuando se cumplen 50 años. Sin embargo, también puede desarrollarse en personas jóvenes, sobre todo en aquellas que pertenecen a familias con formas hereditarias de esta patología, como la poliposis adenomatosa familiar o el cáncer colorrectal hereditario no ligado a poliposis. CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA LESIONES EN LA RODILLA quellas personas que, con frecuencia, juegan al fútbol o esquían con cierta asiduidad saben muy bien que son candidatos a sufrir una de las lesiones más graves: la del ligamento cruzado anterior. La ruptura de este ligamento es relativamente frecuente, también en otros deportes en los que es necesario hacer giros, contactos y torsiones violentas de la rodilla. Pero si se trata de deportistas profesionales, este evento puede traducirse en seis u ocho meses de estar apartado de la competición. Los especialistas subrayan que si la lesión es completa y el ligamento se rompe totalmente, entonces hay que acudir al quirófano para que el cirujano lleve a cabo un injerto de otro ligamento o tendón para sustituir al lesionado. Tendrán que transcurrir varios meses para q ue adquiera consistencia y se transforme en un nuevo ligamento cruzado anterior. A Un dato curioso es que las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir estas lesiones. Al tomar contacto con el suelo tras un salto se produce una torsión de la rodilla que provoca el deslizamiento hacia delante de la tibia. En las mujeres este deslizamiento es mayor y más brusco, por lo que aumenta la tensión en los ligamentos que unen la tibia con el fémur, produciéndose la lesión. Cinco especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica Universitaria de Navarra- -Juan Pons, Rodrigo Dolz, Juan Valentí, Gonzalo Mora y Pablo Díaz de Rada- -han conseguido un avance importante para combatir estas lesiones de ligamento cruzado de rodilla, que consiste en utilizar radiofrecuencia bipolar más calor para conseguir el tensado del ligamento siempre que exista continuidad del mismo. Según los estudios realizados con treinta deportistas, es eficaz en el 90 de los casos. La técnica se lleva a cabo por artroscopia, con terminales especiales, aplicando entre cuarenta y cincuenta grados al ligamento laxo. Así, la recuperación es más corta, no superando los tres meses, y se pueden reincorporar a la práctica deportiva.