Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 3 2005 55 Sociedad El mundo académico tacha de locura la desaparición del título de Filología Hispánica La Fiscalía abre diligencias tras una denuncia por posibles casos de eutanasia en un hospital de Madrid Asociaciones de pacientes aseguran que habrían muerto más de 17 enfermos por sedación profunda b La Comunidad de Madrid trasla- da las denuncias a la Fiscalía e inspecciona la actuación del coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, que ha sido relevado de sus funciones N. C. N. R. C G. Z. MADRID. La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha abierto diligencias tras recibir una denuncia anónima que acusa al coordinador del servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, de utilizar una práctica de sedación en enfermos terminales sin conocimiento de los familiares y con resultado de muerte. La denuncia fue remitida en un sobre de ese hospital a la Asociación del Defensor del Paciente (Adepa) y a la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) y alude a entre 17 y 43 casos de presunta eutanasia, conocidos a través de una fuente anónima. La cifra de fallecidos varía según los datos que posee cada una de las organizaciones. Sin embargo, el listado a los que tuvo acceso ABC sólo reconoce 24 (todos ellos eran enfermos oncológicos) de los que se indica el tiempo de permanencia en Urgencias, las dosis de fármacos recibidos y las características del paciente. Al mismo tiempo, el texto de la denuncia se refiere a hasta 400 casos similares en pacientes sedados La presidenta de Avinesa, María Antonia Moral, aseguró que las intervenciones fueron supervisadas por cuatro médicos y el coordinador de Urgencias. Esa misma denuncia por presunta mala praxis llegó el martes a la consejería de Salud de la Comunidad de Madrid, tras ser remitida por Avinesa. La Comunidad la trasladó a la Fiscalía por si de su contenido pudiera derivarse algún indicio de delito según un comunicado. El miércoles a las nueve de la mañana, los servicios de inspección de la Consejería llevaron a cabo una exhaustiva revisión de las historias clínicas de los pacientes que habían fallecido en Urgencias. Con el resultado de éste y otros análisis, la Comunidad de Madrid determinará si eleva otras actuaciones ante la Fiscalía. Fuentes de ese Departamento indicaron que los inspectores revisarán todas las historias clínicas de los pacientes fallecidos en el servicio de Urgencias del Hospital de Leganés, aunque no precisaron desde que año. De momento, la Consejería ha tomado la decisión de relevar temporalmente de sus funciones al coordinador de Urgencias, el médico L. M. M. Las mismas fuentes aseguraron a ABC Entrada principal del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés (Madrid) que este facultativo, anestesista, sigue practicando la medicina bajo control de su supervisor. Este periódico intentó sin éxito ponerse en contacto con este médico en la tarde de ayer. En el cuerpo de la denuncia anónima se advierte que el doctor L. M. M. utiliza desde hace cuatro años un método que él llama sedación, administrando a pacientes oncológicos dosis letales intravenosas de morfina, dormicum y traxilium Estos fármacos, suministrados individualmente por vía intravenosa en dosis más altas que las recomendadas en función del estado del paciente provocan una parada respiratoria y, por consiguiente, la muerte. Ninguna práctica clínica lo prescribe, pero en combinación pueden ocasionar la muerte por idéntico motivo. Los cadáveres no presentarían síntoma externo del motivo real del fallecimiento, salvo que las dosis de morfina fueran altas. En este caso se podrían observar pupilas pequeñas, que volverían a su posición normal a las pocas ÁNGEL DE ANTONIO horas. Sólo una autopsia revelaría la causa de la muerte. Sin embargo, en los hospitales sólo se practica el examen post mortem si la muerte es violenta o si el responsable de Urgencias lo considera conveniente. La denuncia anómina solicita en su último párrafo lo mismo que ha iniciado la Consejería de Salud: Quizás ustedes puedan investigar las historias clínicas de los fallecidos, ya que ahí se encuentran las pruebas: el tratamiento sedante y el médico que lo firma La sedación terminal se acepta en casos extremos con consentimiento familiar La sedación es una práctica médica aceptada en enfermos al final de su vida y en situación agónica. Pero cuando se indica la sedación terminal, con calmantes potentes como la morfina que pueden provocar paradas respiratorias, siempre se informa a los familiares del enfermo. La Sociedad Española de Cuidados Paliativos recomienda que se incluya en la historia clínica los motivos, el proceso en la toma de decisiones (incluido el consentimiento) y la monitorización de los resultados. Ello constituye la mejor garantía ética indica un documento de consenso del Comité de Ética de la Sociedad de Cuidados Paliativos. Este mismo texto deja claro que ni la sedación paliativa ni la terminal son eutanasia encubierta Mientras la sedación profunda pretende eliminar la vida consciente, la eutanasia la vida física indica. Por otro lado, en la sedación se utilizan dosis que se ajustan al sufrimiento y la eutanasia dosis y combinaciones letales para garantizar la muerte rápida. Aunque la supervivencia de las personas con sedación profunda es breve desde la indicación hay trabajos que no muestran diferencias grandes entre la supervivencia de los sedados y los que no tuvieron alivio farmacológico. Personalidad conflictiva El consejero madrileño de Sanidad, Manuel Lamela, informó ayer a todos los portavoces parlamentarios, a los presidentes de los colegios de médicos y de enfermería, así como a la Defensora del Paciente de Madrid, de la existencia de la denuncia y las actuaciones llevadas a cabo. Sin embargo, la Consejería no quiso dar más detalles y se mantiene a la espera de que se pronuncien tanto los servicios de inspección, como la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Médicos que han trabajado con el coordinador del Servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa le definen como un gran anestesista, buen profesional y de mentalidad ultraliberal Pero también dicen que posee una personalidad conflictiva, en ocasiones rayando en la agresividad. Ha trabajado durante años en este hospital y han sido públicas sus discusiones con la gerencia.