Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Nacional UN AÑO DESPUÉS DEL 11- M LA COMUNIDAD MUSULMANA SÁBADO 12 3 2005 ABC C. RODRÍGUEZ BRAUN LOS DE ENTONCES Y LA POLÍTICA vocamos ayer sobrecogidos la matanza de Madrid. Los de entonces, como cantó Neruda, ya no somos los mismos, y no sólo por las víctimas. La política empeoró en aspectos capitales, incluido desgraciadamente el terrorismo. Las señales abundaron, desde los medios de comunicación hasta los bancos, desde las relaciones exteriores hasta las acrobacias con libertades e instituciones asociadas a la arquitectura de España. Esta semana hemos visto dos efectos de la politización decadente: la falta de honradez en nacionalistas y socialistas catalanes, y la negación de la realidad en un Rubio Llorente que aseveró seriamente que se puede avanzar mediante comunidades nacionales porque no están vinculadas a territorios sino a culturas. Con haber sido reprobables las algaradas posteriores a los atentados, posiblemente no sea correcto lamentar que los socialistas hayan ganado gracias a ellos; no soy sospechoso de simpatías hacia el PSOE, pero yo mismo había escrito que una respuesta de los terroristas podría cerrarle a Rajoy el camino a la Moncloa. También otros lo pensaban, y es lógico que los socialistas aprovecharan todas las circunstancias, incluido el error de Aznar de no convocarlos públicamente de inmediato para actuar en esas letales circunstancias de consuno. La peor politización vino después, con la retirada de Iraq y el mensaje de Zapatero en Túnez, aconsejando a todos desertar. Es razonable pensar que su declaración animó más a los terroristas que al pueblo iraquí, después saludado por sus progresos democráticos. Y la Comisión Parlamentaria, ese fiasco que censuró Ignacio Camacho el domingo, un fiasco del que los españoles podemos sentir vergüenza, como apuntó ayer el Economist Y los intentos de atribuir al PP los atentados, y las componendas que, como señaló Mikel Buesa, dieron cancha a comunistas y nacionalistas que antes apenas habían mostrado sensibilidad con respecto a las víctimas Lo de las víctimas es desolador: pensar que ayer las campanas doblaron en Madrid a pesar de Pilar Manjón; pensar en un Peces Barba que ha pasado en su narcicismo de superfluo a lesivo. Difícilmente se derrotará al terrorismo de ese modo, ni divagando sobre alianzas de civilizaciones ni teniendo una relación fría con Bush y cordial con la poco ejemplar ONU y con un Kofi Annan que no fue precisamente un firme adversario de Sadam Husein. E Niños musulmanes en la mezquita de la M- 30 guardan un minuto de silencio en memoria de las víctimas del 11- M DANIEL G. LÓPEZ Con unos actos muy discretos, los representantes de la comunidad musulmana de Madrid han recordado a las víctimas de los atentados Un día sagrado y triste TEXTO: AIMAN ZOUBIR FOTO: DANI G. LÓPEZ MADRID. Para Rifka, estudiante española de origen marroquí del Centro Cultural Islámico de Madrid, el trayecto desde su casa en Fuenlabrada hasta el instituto en la calle Salvador de Madariaga fue particularmente tortuoso. Cercada por las cámaras de los fotógrafos, la rechoncha Rifka rectifica a los periodistas cuando le preguntan por sus impresiones en la primera celebración de los trágicos atentados del 11- M. No es una celebración, es una conmemoración en la que queremos expresar nuestra repulsa al terrorismo y nuestro profundo dolor por todo lo ocurrido. Hoy es un día en el que queremos estar al lado de las víctimas Quejas y congoja Pero junto con estas palabras conciliadoras, Rifka también ha querido expresar su congoja por las miradas de odio y los insultos que recibió por la mañana en el tren. Me llegaron a llamar mora de mierda y me dijeron que todos éramos unos terroristas comenta con aire afligido la joven musulmana. Con la máxima discreción, la comunidad musulmana de Madrid ha intentado en la medida de lo posible manifestar su condena de la acción criminal, perpetrada por miembros de su misma confesión. El portavoz del Centro Cultural islámico, el egipcio Mohamed el- Afifi Mo- hamed, insiste en desvincular de la religión islámica a los terroristas. Es cierto que actuaron en nombre del islam, pero los terroristas del 11- M tienen un perfil criminal. Son unos malvados narcotraficantes y ladrones que no han hecho más que contradecir los preceptos de la religión a la que dicen pertenecer cuenta este ex diplomático que, además de atender a los periodistas venidos de todos sitios, traduce los sermones del imán de la mezquita, el jeque Munir. La coincidencia ha querido que el trágico aniversario coincida con el día más sagrado para los musulmanes. Los miles de fieles que acuden a rezar a la mezquita de la M- 30 estaban expectantes y aguardaban con curiosidad el contenido del mensaje del imán. Tras recordar que el islam admira Los que perpetraron los atentados del 11- M son unos malvados que contradicen su religión Entre los presentes estaba Mansur Escudero, autor de la fatua contra Bin Laden la vida y Alá castiga a los agresores el jeque Munir agradeció la reacción ejemplar y madura del pueblo español Entre la numerosa presencia sorprendió de manera grata la llegada de Mansur Escudero, secretario general de la Comisión Islámica Española, que por desavenencias ideológicas llevaba años sin aparecer por la mezquita tal como señala un responsable del Centro. Escudero no venía solo. Traía debajo del brazo una polémica fatua- -edicto religioso- -contra Osama Bin Laden, Al Qaida y cuantos pretenden justificar el terrorismo, fundamentándolo en el sagrado corán Esta curiosa iniciativa ha suscitado reacciones de distinta índole, aunque la mayoría de los presentes han coincidio en señalar que este paso podría resultar un arma arrojadiza. Desde los atentados del 11- M llevamos advirtiendo de la anarquía existente en el campo religioso musulmán. No cuestionamos el contenido, pero esto va a estimular sin duda a los imanes de las mezquitas- garaje a que empiecen a dictar fatuas para todos los gustos El imán finalizó su sermón exhortando a los musulmanes a que actúen con responsabilidad y cognición. Fuera, en la puerta del Centro, un marroquí con aspecto desgarbado repartía unos folletos de asistencia jurídica: No sólo tirrorismo también papilis gritaba.