Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 3 2005 Nacional UN AÑO DESPUÉS DEL 11- M FUNERAL EN LA ALMUDENA 27 El presidente del Gobierno saluda a Manuel Marín El cardenal Rouco subrayó que en el misterio luminoso de la cruz gloriosa de Cristo pueden hallar paz los familiares, amigos y todos los que hoy nos sentimos hermanos de las víctimas y afirmó que la oración que envolvió a todos en el día de los atentados fue signo elocuente de que cuando el hombre es agredido en su derecho más básico y elemental, como es el de la vida, algo trascendente se despierta en el corazón de sus semejantes, como si aflorara espontáneamente la conciencia de que el hombre no puede ser destruido y aniquilado, pues está hecho para la inmortalidad y la vida eterna El oficiante situó en la perspectiva del Jesús que se inmola por el bien y la salvación de los hombres a quienes han sido sacrificados por la acción criminal de los terroristas e invitó a los asistentes a mirar a Cristo en la Cruz y, a su lado, a las víctimas de los atentados terroristas que, con su propia cruz, son ahora colocados junto a Cristo para que Él les otorgue la vida, y mirar también a sus familiares, amigos y seres queridos Tras referirse también a quienes empeñan lo más valioso de sí mismos en la erradicación definitiva del terrorismo el arzobispo de Madrid enfatizó: El terrorismo no tiene ni tendrá nunca la última palabra ni en la vida de los pueblos ni en la determinación de sus destinos; tampoco en España Y agregó que entre las ideologías del mal que, según Juan Pablo II, han marcado trágicamente la historia del siglo XX, hay que contar las teorías contemporáneas que pretenden justificar o explicar el terrorismo actual, encubriendo el odio que las alimenta Al término de la Misa y antes de la bendición, el cardenal Rouco Varela pronunció unas palabras de agradecimiento a los Reyes y al resto de la Familia Real, así como al presidente del Gobierno, al resto de las autoridades y a la comunidad diocesana de Madrid por su presencia en la ceremonia y, de una manera más honda a los familiares de las víctimas y a sus seres queridos. Concluyó diciendo: La última palabra, la de la justicia solidaria, la del amor misericordioso, la de la esperanza que no defrauda, la de la paz verdadera, es la de los hombres que ama el Señor. Florecerá ciertamente al final de este largo camino de la victoria sobre el terrorismo Tras saludar a los oficiantes, la Familia Real abandonó el templo por la nave central, saludando con ligeras inclinaciones de cabeza a los familiares que ocupaban los bancos. FOTOS: POOL Reyes en la catedral comenzó a sonar el Himno Nacional. En representación del Gobierno se hallaban presentes únicamente el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que estaba acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa; el ministro de Justicia y de Administraciones Públicas, Juan Francisco López Aguilar; y la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico. Al lado de Zapatero, en el primer banco destinado a las autoridades, se encontraba el presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín. Políticos de todas las ideologías También asistieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón; el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo; y presidentes de las altas instituciones del Estado. Entre los representantes políticos y sindicales se hallaban el presidente del PP, Mariano Rajoy, y el secretario general de este partido, Ángel Acebes, sentado junto al coordinador general de IU, Gaspar Llamazares; los secretarios generales de UGT, Cándi- do Méndez, y de CC. OO. José María Fidalgo, así como el presidente de CEIM, Gerardo Díaz Ferrán. También estuvieron presentes los miembros de la cúpula militar. En medio de un gran silencio, la Coral Virgen de la Almudena interpretó al comienzo de la ceremonia el introito de la Misa de Réquiem de Tomás Luis de Vitoria. Después se procedió al encendido de un cirio, operación que fue hecha por el diácono Fausto Marín, que perdió a un hijo en los atentados del 11- M. Tras la lectura del Evangelio, el cardenal Rouco pronunció una homilía en la que recordó que hace un año los muertos pasaron por la prueba del sacrificio de su vida, y los vivos, por la terrible experiencia de la muerte de seres queridos tan injustamente arrebatados de nuestro lado Hoy- -dijo- -bajo la mirada materna de María, queremos estrecharnos con todos los que sufrís la pérdida de un ser querido en los atentados del 11- M y en los demás atentados terroristas de esta ya larga historia de dolor y sufrimiento causada por el terrorismo en las últimas décadas, en Madrid y en toda España Veinte arzobispos y obispos, entre ellos el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, concelebraron la Misa En representación del Gobierno se hallaban presentes Zapatero y los ministros Sevilla y López Aguilar Rajoy, Acebes y Llamazares se encontraban entre los líderes políticos