Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY En Tangentópolis, los trinques eran proporcionales a los votos de cada partido. ¿Cabe una fórmula más justa, equitativa y saludable? TANGENTÓPOLIS EN CATALUÑA ver, que resucite Ugo Betti para que, después de Corrupción en el Palacio de Justicia que también viene al pelo, escriba otra obra titulada Corrupción en el Palacio de Sant Jaume Porque a un servidor de ustedes, escamón por experiencia y receloso por ida y vuelta, este ajetreo que se han traído y llevado los prohombres de la política catalana: Maragall, Mas, Rovira y hasta Pujol, que echó su cuarto a espadas, sobre el famoso tres por ciento de las mordidas, comisiones, trinques y convolutos de Convergencia me huele a corrupción de los unos tanto como de los otros. El tres por ciento es frase que ya ha entrado en el vocabulario político como sinónimo de coima, algo así como lo que en Italia llamaron tangenti (cuotas de dar o tomar) y que al generalizarse en el mal hábito de la política dio nombre a todo el país: Tangentópolis. Después, el tres por ciento celtíbero se convirtió, por lo menos, en el veinte. Ya comenté yo aquí que el tres por ciento me parecía el chocolate del loro, vamos, una miseria. Los políticos catalanes, si se hubiesen conformado con tan moderado mangui, me habrían decepcionado. Vamos a repasar la historieta. Maragall insinúa lo del tres por ciento. El baranda convergente Mas se ofende. Pide una rectificación. Maragall la niega. Mas amenaza con negar su colaboración para sacar adelante el proyecto de nuevo Estatut Carod- Rovira se inquieta ante la amenaza, pues el Estatut es lo primero. Tercia Jordi Pujol. Convergencia amenaza con una querella contra Maragall por injuria y calumnia, algo parecido a lo que se llama en el foro la querella catalana Maragall no cede y Mas presenta la querella. Maragall rectifica sin rectificar. No pide perdón a Convergencia sino a los ciudadanos catalanes por haber organizado el bochinche. Artur Mas se apresura a darse por satisfecho, porque argumenta que los votantes de Convergencia están incluidos en los ciudadanos catalanes Maragall no se rinde y desafía a Mas a que no retire la querella. No, señor: Nosotros la presentamos y nosotros la retiramos cuando nos parece Los catalanes se quedan sin ese espectáculo fascinante que es siempre la verdad. No me negarán ustedes que eso parece una pelea entre niños, todos con el pañal pegado. Nadie tiene verdadero interés en que entren los ropones a investigar. Nunca se sabe todo lo que puede salir de una investigación de los jueces y aparecer escrito en un sumario. Mejor dejarlo. Ya lo dijo el poeta: Lo mejor del recuerdo es el olvido Maragall, y Pujol, y los deudos de ambos, prefieren no remover el mejunje. Y mucho más con lo que está cayendo en el barrio del Carmel. Para Maragall, con papalina o sin papalina, también es mejor no empezar un melón llamado corrupción. Y Carod- Rovira, a la espera de lo que caiga, aboga por la paz, no se hable más de este enojoso potingue y pelillos a la mar. A los que ya no mandan en la Comunidad siempre les quedarán algunos ayuntamientos. Además, en Tangentópolis pueden caber todos. Los italianos se repartían los trinques proporcionalmente a los votos de cada partido. ¿Cabe una fórmula más justa, equitativa y saludable? A JUAN MANUEL DE PRADA Algún día, cuando nuestros nietos traten de analizar el penoso espectáculo de politiquería representado durante estos meses, descubrirán, con infinito pasmo y náusea, que ni siquiera lo más sagrado ha quedado al margen de la casposa trifulca partidaria UNA PENA UIZÁ un tanto ilusamente, llegué a creer que la hecatombe del 11- M serviría para sellar una nueva hermandad entre los españoles, superadora de viejas rencillas. Así me lo hicieron presagiar tantos gestos abnegados, muestras de perfecto amor, que florecieron espontáneamente en aquellas horas luctuosas, cuando la llaga del dolor nos fundía a todos en una misma sangre: aquellas colas de hermosos madrileños que esperaban turno para transfusiones; aquellos voluntariosos vecinos de Atocha y Santa Eugenia y el Pozo del Tío Raimundo que corrieron a auxiliar a las víctimas atrapadas entre el amasijo de hierros; aquellos médicos, policías, asistentes sanitarios, bomberos, sacerdotes, psicólogos que se extenuaron en las labores de rescate y salvamento y posteriormente en el consuelo de los familiares de los asesinados... Todo aquel magma de generosa humanidad me hizo pensar que aquella tragedia tendría a la postre un reflejo fecundo que, a poco que nuestros políticos lo supieran administrar, propiciaría el advenimiento de una época sin cabida para las mezquindades y los enconamientos partidarios. Quizá porque soy un idealista, llegué a concebir un país apretado como una piña, donde las naturales y legítimas diferencias quedasen desplazadas y arrumbadas en la cuneta, como andrajos que el hombre nuevo se aparta, antes de iniciar su andadura. Un año después de la matanza, ya podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la política- -o, mejor dicho, la politiquería- -ha desbaratado aquel caudal de esperanza. La muerte de doscientos hermanos, lejos de erigirse en sacramento de unidad, ha servido para excavar un foso de división cada vez más insalvable. Algún día, cuando se sucedan las generaciones, nuestros nietos volverán la vista atrás y se avergonzarán de sus abuelos, sobre todo de los hombres que los representaban, más preocupados de sacar tajada del río revuelto Q que de fundar sobre la sangre derramada los cimientos de una nueva convivencia. Algún día, nuestros nietos descubrirán, con infinita pesadumbre e infinita repugnancia, que aquel dolor multitudinario fue malversado y empleado para alimentar rencores seculares. Y así, repararán en aquella comisión parlamentaria de la vergüenza que se formó con el pomposo propósito de esclarecer las circunstancias que rodearon la matanza y que, en lugar de preocuparse por traer confortación a las víctimas, escenificó un ajuste de cuentas entre facciones. Algún día, cuando nuestros nietos traten de analizar el penoso espectáculo de politiquería representado durante estos meses, descubrirán, con infinito pasmo e infinita náusea, que ni siquiera lo más sagrado ha quedado al margen de la casposa trifulca partidaria. Y comprobarán con horror que la pelea de corrala protagonizada por dos facciones a la greña salpicó incluso a las propias víctimas del terrorismo, enzarzadas ahora en una discordia peregrina e ininteligible. Nuestros nietos no podrán entender que una porción de esas víctimas se sienta hoy más preterida y desdeñada que nunca, después de que se haya instituido una alta magistratura presuntamente dedicada a su protección y consuelo; tampoco podrán entender que otra porción de esas víctimas se oponga a que las campanas de las iglesias doblen en memoria de quienes murieron, olvidando la verdad honda de aquel poema de John Donne: La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque soy parte de la humanidad. Por eso no preguntes nunca por quién doblan las campanas: están doblando por ti Hoy, a la pena que me araña por la muerte de aquellos inocentes, se suma otra pena amasada de vergüenza, mientras contemplo este trozo de planeta por donde cruza errante la sombra de Caín.