Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 12 3 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Parecía que estaba más lejos el 11- M; pero ayer pudimos comprobar la dramática proximidad de sus efectos TRES CASOS EJEMPLARES El profesor Peces- Barba no ha soportado las críticas de las víctimas y ha decidido convertirse él mismo en víctima. Si le pasa algo a él o a su familia- -ha dicho- -será responsabilidad de los que le critican víctimas en unos momentos en los que se estaba ensayando el diálogo con ETA. Había que preparar a la organización dirigida por Alcaraz para esa eventualidad. ¿Por qué éste no debería aceptar que la preparación de una tregua de ETA no pasara por concesiones a los terroristas presos? L profesor Peces- Barba no ha soportado las críticas de las víctimas y ha decidido convertirse él mismo en víctima. Si le pasa algo a él o a su familia- -ha dicho- -será responsabilidad de los que le critican. ¿Yo mismo, por ejemplo, por este comentario? El tercer caso ha sido el protagonizado por el ministro Montilla y se refiere al traslado forzoso y arbitrario de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que dirigía Bustelo, dentro del plan de catalanización de industrias punteras españolas. El sentido de esta operación y de otras que deberá llevar a cabo Montilla es el de trasladar charnegos a Barcelona con título universitario, máster en EE. UU. y dos idiomas como mínimo, sin contar el catalán, que éste ya lo aprenderán en cuanto sean trasladados. Para Maragall se trata de una contraprestación histórica a la inmigración que inundó Cataluña a lo largo del último siglo y medio, y es, asimismo, la contribución de Madrid por haber sido la sede del franquismo y del centralismo. Tres casos ejemplares de la praxis de izquierda a comienzos de siglo. PERDIDOS EN EL BOSQUE E NTIENDO que el silencio, mucho mejor que las palabras, permite la unanimidad en la expresión del dolor y que ayer, en el Parque del Retiro, en Madrid, la música de Pau Casals tuvo la elocuencia de un pregón colectivo; pero hay que entender también, en aras de la eficacia, que la lucha contra el terrorismo, islámico en el caso que hoy nos aflige, necesita más ideas que sentimientos. No basta con repudiar la conducta asesina de quienes, instalados en el fanatismo, extienden su postura con golpes de muerte. Hace falta, sobre ello, la construcción sólida de los mecanismos capaces de prevenir nuevos casos de muertes impulsadas desde la pasión de un fe patológica, sea ésta de naturaleza patriota o religiosa Parecía que estaba más lejos el 11- M; pero ayer, en su primer aniversario, pudimos comprobar la dramática proximidad de sus efectos y, entre ellos, los que dividen a sus víctimas y, al tiempo, nos distancian a quienes nos entregamos a su condena. Ahí, precisamente, reside la potencialidad del éxito terrorista. El eco de sus bombas persiste en el tiempo y, por su propia naturaleza, desequilibra la estabilidad democrática de los escenarios en los que, únicamente, es posible la saña insistente y repetitiva de los abyectos asesinos de gente común e inocente. El terrorista actúa siempre en el abuso de la confianza que las garantías constitucionales otorgan a las personas y eso invierte los valores democráticos. Tan negativos son los efectos añadidos a las actuaciones terroristas que es posible el caso de todo un representante popular- -el senador del PP Ignacio Cosidó- se supone que persona cabal, llegue al despropósito del insulto, la descalificación y la amenaza al Alto Comisionado designado por el Gobierno para la atención a las víctimas del terrorismo. Gregorio Peces- Barba, más serio profesor que brillante ejecutivo, anda desnortado en su misión y, perdido en el bosque de los presentes, no satisface las demandas de quienes lloran en el de los ausentes. Puede dudarse de la eficacia del rector de la Carlos III fuera del caliente nido de la Universidad, que en la calle hace más frío; pero sospechar que se ha convertido en defensor de los terroristas es, cuando menos, una villanía del senador que debiera ser notoriamente desautorizado por Mariano Rajoy. Ensanchar el territorio de la discrepancia política más allá de los límites de la razón democrática es un disparate y, peor aún, contribuir a la amplificación del terror que pretenden, islamistas o etarras, cuantos tratan de convencer con el débil argumento del asesinato. Primero, por ese camino sin salida, se llega a la unanimidad del silencio y de ahí puede pasarse con cierta facilidad a la gradación de la perversión terrorista según sean sus procedencias y fines. En ese momento es cuando los asesinos pueden empezar a cantar victoria. Conviene evitarlo, mejor con palabras que en silencio, con las prédicas de la inteligencia cívica. E que precisamente esas dos L socialismo español cualidades son las que les nos ha ofrecido en espermitieron a los nazis justitos últimos días tres ficar el anexionismo de formas de comportamienotras regiones europeas y tos políticos que podríamos las que han llevado a las reconsiderar ejemplares giones yugoslavas a una de En primer lugar el del profelas guerras más salvajes del sor Rubio Llorente, actual CÉSAR ALONSO DE siglo pasado? Y, ¿acaso no presidente del Consejo de LOS RÍOS sabía Rubio Llorente que la Estado. El miércoles pasado comunidad euskaldún es decidió asumir la paternijustamente la traducción de comudad del término comunidad nacionidad nacional y al revés? nal que se utiliza en el plan Ibarretxe y en el de Patxi López, y que, con L segundo caso se refiere a Greun poco de mala suerte, podría susgorio Peces- Barba. Llama la tituir en la Constitución la expreatención que un hombre con tanta sión nacionalidades La confeexperiencia política no viera en la sión resultó escandalosa. ¿Cómo pocreación del Alto Comisionado padía ser el presidente del Consejo de ra las Víctimas del Terrorismo un Estado el autor y defensor del eufemontaje propagandístico del Gomismo de nación utilizado por Ibabierno. ¿No sentía desconfianza anrretxe en su texto? te tanta retórica burocrática y tanEl hecho tiene aún mayor graveto presupuesto? Cierto que resultadad que la denunciada por la mayoba obligado reparar la cobardía coría de los periodistas. Con una audalectiva que la sociedad española y cia realmente llamativa en quien concretamente los partidos polítise supone que sabe algo de historia cos han tenido durante décadas pay de política, además de derecho, el ra con las víctimas, pero ¿no sería profesor Rubio Llorente defiende la aún más perverso utilizarlas para idea de comunidad nacional cofines partidarios? El profesor Pemo un concepto cultural que no ces- Barba pudo tener indicios de se corresponde a un territorio delas intenciones del presidente Zapaterminado. ¿Es tan ignorante o tan tero al saber que una de sus misioirresponsable el presidente del Connes iba a ser la de pastorear a las sejo de Estado como para no saber E E REVISTA DE PRENSA El 11- S unió a los norteamericanos, el 11- M separó a los españoles Mientras que el 11 de Septiembre sirvió para unir a los dos grandes partido políticos norteamericanos en torno a una causa- -el desafío del terrorismo islamista- la versión española de los atentados del 11 de Marzo estuvo en todo momento controlada por el Partido Socialista, y pronto se convirtió en un foro para los ataques mutuos entre los partidos políticos Con este tono crítico valora el New York Times la conmemoración en España del primer aniversario de los atentados terroristas de Madrid. Por su parte, la Prensa británica destacó en grandes titulares el primer aniversario de los atentados del 11 de Marzo de 2004 en Madrid. El diario izquierdista The Guardian recuerda las acusaciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, contra el entonces jefe de Gobierno, José María Aznar, quien inicialmente atribuyó a ETA el atentado y escondió presuntamente pruebas, provocando, según el Guardian, una gran mentira Además, en su artículo de opinión recoge las reuniones sobre seguridad que ha habido en Europa y señala que las repercusiones de la bomba de Madrid van más allá de la frontera El periódico señala que ello significa que esto es algo que puede pasar a cualquier nación europea, sin importar cuál ha sido anteriormente su opinión sobre la guerra contra el terror en Irak Por su parte, el diario The Times advierte de que mientras España conmemora el primer aniversario de las bombas en los trenes hoy con campanadas en las iglesias, Gran Bretaña pondrá en libertad al hombre que está acusado de inspirar a los terroristas Abú Qatada, un clérigo radical is- lamista fue puesto ayer en libertad bajo fianza y salió de la cárcel de Belmarsh a pesar de que ha sido relacionado por parte de jueces españoles con la célula de Al Qaida española que mató a 192 personas. El periódico destaca que la Comisión Especial de Apelaciones de Inmigración ha puesto en libertad a Qatada a pesar de haberle calificado de individuo realmente peligroso Por su parte, el diario conservador The Daily Telegraph se fija en que coincidiendo con el primer aniversario de los atentados, la comunidad musulmana en España condenó los actos terroristas de Osama bin Laden y su organización Al Qaida, que están totalmente prohibidos y tienen que ser condenados por parte del Islam Asimismo el rotativo subraya que los líderes mundiales, incluyendo el Rey Juan Carlos I y Mohamed VI de Marruecos participan en el primer aniversario del ataque S. I.