Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES 11 3 2005 ABC Economía El Gobierno prevé subir al 18 %l a tributación de las plusvalías y unificar la fiscalidad del ahorro Estudia reducir entre dos y cuatro puntos el tipo máximo del IRPF, que podría fijarse en torno al 42 económico, Pedro Solbes, avanzó ayer que su intención es tener aprobado el proyecto de reforma del IRPF antes del verano YOLANDA GÓMEZ MADRID. El Gobierno estudia equiparar la tributación de las rentas del ahorro en la reforma del Impuesto sobre la Renta (IRPF) cuyas líneas básicas presentará el Ministerio de Economía en las próximas semanas. Aunque todavía no se ha tomado una decisión definitiva al respecto, desde el Ejecutivo se apunta que no tiene sentido que tributen de manera distinta los rendimientos que se obtienen en una cuenta bancaria, los de un fondo de inversión, o los de un producto de seguros como los unit link Según la legislación actual, los intereses de una cuenta se suman al resto de las rentas del ejercicio y pueden llegar a pagar hasta un 45 Si son depósitos a más de dos años, se fija una reducción del 40 sobre los intereses obtenidos y se puede llegar a tributar por ellos hasta un 27 Sin embargo, si se trata de fondos de inversión, acciones, o las plusvalías de la venta de un inmueble, que han permanecido más de un año en poder del contribuyente, sólo tributan un 15 A juicio del Gobierno socialista estas diferencias no tienen sentido, por lo que se está estudiando una nueva tributación, idéntica para todos estos productos. La fórmula que se baraja sería subir ligeramente la tributación actual de las plusvalías, fijada en el 15 a partir del año de permanencia en manos del contribuyente, hasta una cifra en el entorno del 18 Además, se fijaría un mínimo exento para eximir de tributación a los pequeños ahorradores. Economía está haciendo los cálculos de lo que costaría unificar la tributación del ahorro, por lo que todavía no ha tomado una decisión definitiva al respecto. Lo que sí ha desechado es equiparar la fiscalidad de las plusvalías con la de las rentas del trabajo, ya que reconocen que, en un entorno de libre movimiento de capitales, un endurecimiento de la tributación del ahorro se traduciría en una huida de éste hacia países donde se trate mejor, lo que finalmente perjudicaría a las arcas públicas y, en definitiva, a la economía española. De este modelo de tributación quedarían excluidos los productos de ahorro para la jubilación, como son los planes de pensiones. En este ámbito, la intención del Ejecutivo es primar que el ahorro acumulado a lo largo de la vida lab El vicepresidente boral se rescate en forma de renta periódica, con lo que se obtendría una pensión privada complementaria a la de jubilación. La legislación actual, por el contrario, incentiva el rescate en forma de capital, ya que hay una reducción del 40 para estos casos. A juicio de Hacienda, éste no es el objetivo que se estableció en el Pacto de Toledo, por lo que lo que se está planteando es establecer incentivos, pero para quien cobre sus prestaciones privadas en forma de renta periódica. El anterior Gobierno del PP ya se planteó durante la última reforma del IRPF, la que entró en vigor en 2003, establecer una reducción del 25 para los rescates en forma de renta. Sin embargo, las críticas de determinados sectores políticos y sindicales de la izquierda, denunciando un trato de favor de las pensiones privadas sobre las públicas, hizo al equipo de Cristóbal Montoro, entonces ministro de Hacienda, dar marcha atrás en su propuesta. El Ejecutivo no sólo cambiará la tri- butación del rescate de los planes de pensiones, sino también el tratamiento fiscal de las aportaciones a los mismos. En este sentido, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, anunció el pasado miércoles que estas deducciones sufrirían cambios sustanciales No se eliminarán totalmente pero, probablemente, se restringirán a aquellos productos que efectivamente se vayan a cobrar como rentas complementarias a la pensión de la Seguridad Social. Además, se eliminarán los elevados límites de aportaciones que ahora se aplican para las edades cercanas a la jubilación. Incluso, se podría reducir el límite general de 8.000 euros anuales. Menos cambios sufrirá la deducción por vivienda, según han manifestado en los últimos días diversos miembros del Ejecutivo, entre ellos el propio presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Esta deducción sufrirá pequeños retoques, probablemente relativos a los porcentajes de deducción incrementada, del 20 y del 25 que ahora existen, para los años inmediatamente posteriores a la compra de la vivienda, y cuando se recurre a una hipoteca para sufragar la adquisición. En cuanto a la tarifa del impuesto, el Ministerio de Economía ya ha descartado la aplicación de un tipo único, aunque ahondará en la simplificación del tributo y en la reducción de tipos. En este sentido, las cifras que baraja el Ejecutivo pasan por un impuesto con tres o cuatro tramos, frente a los cinco actuales. Además, el tipo máximo, situado en el 45 se reduciría entre dos y cuatro puntos, es decir, podría situarse en el entorno del 42 La tarifa del impuesto, por tanto, sería similar a la que incluyó el Partido Popular entre sus compromisos electorales para esta legislatura. Lo que sí cambiarán sustancialmente son las deducciones familiares. El Gobierno del PP introdujo ya en su primera reforma del IRPF, en 1999, un Las claves de la reforma del Impuesto sobre la Renta Tarifa. El Gobierno ha descartado aplicar un tipo único en el IRPF, aunque se profundizará en la simplificación llevada a cabo en las dos últimas reformas. La tarifa pasará de los cinco tramos actuales a tres o cuatro. Tipos. Se reducirá el tipo máximo del impuesto, ahora situado en el 45 La horquilla que se baraja está entre el 40 y el 43 También podría haber una ligera reducción del tipo mínimo, ahora situado en el 15 Rentas del ahorro. Hacienda estudia la posibilidad de equiparar la tributación de los rendimientos inmobiliarios (intereses de cuentas bancarias, etc. con la de las plusvalías. Se elevaría ligeramente, desde el 15 actual hasta el entorno del 18 la tributación de éstas y se establecería un mínimo exento para que los pequeños inversores no paguen por los rendimientos de su ahorro. Se están realizando cálculos sobre el coste de estas medidas, y todavía no se ha tomado una decisión al respecto. Deducciones familiares. Las deducciones por hijo dejarán de restarse del resto de las rentas. Hacienda está calculando cuál es la cifra media que dejan de pagar los contribuyentes españoles en el IRPF por cada hijo (una vez que cada uno aplica a la deducción establecida en la ley su propia tarifa) Esta cifra, ligeramente actualizada, será la que se fije como deducción idéntica para todos los contribuyentes. Esta medida perjudica, fundamentalmente, a las familias numerosas (a partir de tres hijos) con rentas elevadas. Solbes y Rodríguez, responsable de Economía del PSOE, ayer en rueda de prensa Deducción por vivienda. Se mantendrá prácticamente como está (15 de las cantidades invertidas en el ejercicio, con un límite de 9.000 euros por declaración) Se han anunciado algunos retoques que podrían afectar a los porcentajes de deducción incrementados del 20 y el 25 que se aplican en las años más próximos a la compra del piso y cuando ésta se financia con hipoteca. Planes de pensiones. La deducción sufrirá importantes modificaciones. Se suprimirán los elevados límites de aportación que estableció el anterior Ejecuti- EFE vo para las edades próximas a la jubilación. También se está estudiando que las deducciones se apliquen exclusivamente a las aportaciones a productos de ahorro que se vayan a rescatar exclusivamente en forma de renta complementaria a la de jubilación, invalidez o viudedad. Asimismo, se prevé primar el rescate en forma de renta, para lo que se establecería una reducción. Por el contrario, se suprimirían las ventajas fiscales que ahora existen para el cobro de los planes de pensiones en forma de capital- -una reducción del 40