Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Espectáculos VIERNES 11 3 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO El Festival de cine de Las Palmas presenta un documental sobre el pintor Manolo Millares J. E. A. LAS PALMAS. Juan Millares Alonso, como director, y César Martínez, como productor, han llevado a cabo el documental Cuadernos de contabilidad del pintor Manolo Millares en el que se hace un repaso de la infancia y juventud del pintor, recorriendo los años de formación de uno de los artistas más intensos y profundos de la pin- tura contemporánea Así lo contaban ambos a ABC tras su llegada a la capital grancanaria, donde se presentó la obra dentro del marco del Festival Internacional de Cine de La Palmas de Gran Canaria, que también particpa en la producción de la cinta. Si César Martínez, acostumbrado a arriesgarse en el mundo del cortometraje, ha cambiado su trayectoria y se adentra ahora en la producción de documentales, Juan Millares Alonso abandonó la arquitectura por el cine en su vertiente didáctica, y ahora imparte clases en la Universidad Complutense. Es el director, sobrino del artista, quien recuerda a uno de los más conspicuos artistas del informalismo, de su virtuosisimo ante una arpillera, su material preferido, y de la manera en que se ha culminado el trabajo que mostrará al mundo la convulsión estética de mi tío, cómo contribuyó al nacimiento del grupo El Paso el reconocimiento internacional, y cómo conciliaba magistralmente, con sólo tres colores, la humildad del material artístico que utilizaba con la intensidad dramática Sospechoso cero Dir. E. Elías M. Int. Aaron Eckhart, Ben Kingsley. EE. UU. 100 min. De un tipo que elige el así se hizo del Nosferatu de Murnau como opera prima oficial (no contamos la inclasificable Begotten se puede esperar cualquier cosa. Incluso cierta innovación y desenfoque en un subgénero tan trillado como el policiaco, donde ya nos sabemos al dedillo cada cada vaso de café aguachirlado de medianoche y cada cara de clic del héroe al descubrir la súper- prueba que, por supuesto, siempre estuvo delante de sus narices. Véase el sospechoso cero de marras, un anti- serial killer que los mata sin ton ni son y sin dejar pautas ni flecos, o la gracia de incluir a un segundo gato a la caza del ratón, encima con las tuercas aún más flojas que el villano. Y, para rebozar tanto revuelto, unas friegas de videoarte emulando la visión subjetiva del médium de marras y su poli burlado, también con importantes tiovivos neuronales. Pero a Merhige le pesa demasiado su tótem de cabecera- -nada menos que El corazón de las tinieblas conradiano- y convierte el puzzle argumental en mareada sopa de letras y, sobre todo, números, que no acaba de convencer ni interesar al respetable ni casi a su reparto, resultando un thriller aseadito pero repleto de manchas dactilares que, paradójicamente, no dejan ni una huella más o menos profunda. J. C. George y el dragón Dir. T. Reeve. Int. J. Purefoy, P. Perabo, P. Swayze, EE. UU. 93 min. Un caballero sin ambición, una princesa ecologista y un dragón bonachón ponen en su sitio a Patrick Swayze, prepotente aspirante a heredar el trono. A la fuerza hay que ver esta película de aventuras con indulgencia o, cuando menos, con niños pequeños, porque un análisis mínimamente riguroso de su argumento nos llevaría a una desagradable sucesión de denuncias: que si el guión es ridículo, que si las peleas son de guasa, que si los actores parecían de acampada, que si a Patrick Swayze le va a reventar la piel de la cara... Queda agradecerle a la cinta lo guapos que son los protagonistas y el sentido del humor con que se toma la historia Tom Reeve, experto productor y director bisoño. Da igual que mueran decenas de malos en rudas batallas medievales. Aquí no se derrama una gota de sangre. Da igual que dos personajes tengan una conversación privada. En la escena siguiente, lo dicho es de dominio público, lo que prueba que todos se han aprendido el guión. ¿Cabe mayor profesionalidad? No sería bueno despedirse sin hablar del protagonista en la sombra, una cría de dragón siempre a punto de romper su descomunal huevo. La vida es bella, aunque escupa fuego y azufre. F. M. B.