Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 VIERNES 11 3 2005 ABC Cultura y espectáculos Llorens deja la dirección del Thyssen para estudiar, escribir y dedicarme a mi familia Tras 14 años al frente se quedará como patrono; Guillermo Solana se perfila como su sustituto b Tomás ha hecho historia en el museo; ha sabido comprender el alma de la colección Thyssen comentaba apenada la baronesa, tras la reunión del Patronato NATIVIDAD PULIDO MADRID. Tomás Llorens comunicó su intención de abandonar la dirección del museo a la ministra de Cultura y a Carmen Thyssen, aunque por discreción no quiere entrar en detalles de cuándo o cómo se produjeron esas conversaciones: Son contactos personales y prefiero no entrar en detalles En su lugar, y aunque en un principio se barajaron varios nombres, quien se perfila como sustituto es el historiador y antiguo crítico de arte de ABC Cultural Guillermo Solana. Su nombramiento podría llevarse a cabo en la próxima reunión del Patronato, pues, como bien señalaba a ABC la baronesa, queremos hacerlo bien, conjuntamente con los responsables del Ministerio. ¿Cuáles han sido las verdaderas razones que le han llevado a tomar esta decisión? ¿Sólo de índole personal? -Tengo 68 años y ganas de dedicar menos tiempo a las tareas de gestión y más a mi familia, al estudio y a escribir. He estado catorce años en tareas de gestión, pero en el fondo mi afición durante toda mi vida ha sido el estudio. -Repasando su biografía, a esos catorce años de gestión en el Thyssen hay que sumar otros más al frente de museos tan importantes como el Reina Sofía, el IVAM... -Por eso ya era hora de dejarlo. Estoy haciendo el catálogo razonado de Julio González, me gustaría hacer un libro en torno al arte moderno del periodo de entreguerras... Y, si no me pongo a escribir a estas edades, no me va a dar tiempo. ¿Podemos descartar cualquier otro motivo de su dimisión? Ya sabe que los periodistas somos bastante incrédulos por naturaleza. -No ha habido nada. Precisamente, creo que el museo en este momento no tiene ningún problema (ningún problema serio, puntualiza) y creo que es el mejor momento para dejarlo. -Una curiosidad. ¿Ha intentado convencerle la baronesa para que reconsidere su decisión? -Bueno, está aquí conmigo. Puedes pre- guntarle a ella. Dicho y hecho: No he logrado convencerle para que se quede- -afirma Carmen Thyssen- Qué pena. Tomás ha hecho historia en el museo. Es la persona que más ha hecho en España en exposiciones temporales, han sido importantísimas. Ha sabido comprender el alma de la colección Thyssen. La vida pasa otra vez una página del libro. Es terrible. Empezamos mi marido y yo con él haciendo el museo hace catorce años. Ha sido muy dura la noticia. Me he puesto a llorar. Me da pena que se vaya. Suerte que, gracias a Dios, se queda en la Fundación como patrono. Ha sido una decisión unánime. Hace tiempo que me decía que tenía ganas de retirarse un poco, de tener tiempo para estudiar y escribir. Yo le comprendo y le entiendo, pero no quita para que le echemos de menos. Va a estar pendiente también de las nuevas exposiciones temporales. Mi marido, él y yo somos históricos en este museo. La amistad no se perderá nunca Retomamos la conversación con Tomás Llorens: ¿Puede hablarse de jubilación o no le gusta esa palabra? -Es precisamente una jubilación. No tengo complejo de edad. -Pero usted, ¿cuándo tiene pensado marcharse? -De aquí al verano, cuando sea más conveniente. Durante el verano, tal vez. -De estos catorce años, ¿cuál es el balance? ¿Ha cumplido todos sus objeti- Tomás Llorens y Carmen Thyssen, ayer en el museo Si no me pongo a escribir a estas edades, no me va a dar tiempo comenta con humor Tomás Llorens Me da mucha pena que se vaya; me he puesto a llorar. Suerte que se queda como patrono dice Carmen Thyssen vos? ¿Se va con los deberes hechos? ¿Le queda algo por hacer? -Bueno, uno siempre tiene más ambiciones. Me hubiera gustado haber empezado antes a hacer el programa de exposiciones temporales. En los primeros años no lo llevamos a cabo con la suficiente asiduidad. Pero en los últimos años el museo ha llevado un buen ritmo; está marchando bien. -Entre los deberes hechos está la compra de la colección del barón, la ampliación, la histórica visita de Las Tres Gracias de Canova... Pero también hay algunos puntos sin re- El sabio tranquilo que pisó la cárcel en el franquismo Es el historiador sabio, el hombre tranquilo que nunca pierde la compostura (ni siquiera en los momentos difíciles) la mano derecha (y también la izquierda) de Carmen Thyssen, que siempre ha tenido en él a su fiel asesor y consejero. Este castellonense de cabellera plateada y modales exquisitos, que se ha ganado el respeto y admiración de sus colegas españoles y extranjeros, ha dirigido los mejores museos de España (Thyssen, Reina Sofía, IVAM) Sólo le ha faltado el Prado. A sus 68 años ha sorprendido a propios y extraños con la decisión de abandonar el cargo que ha ocupado durante los últimos catorce años- -fue nombrado conservador jefe del Museo Thyssen en 1991- Decisión que ayer comunicó al Patronato del museo, presidido por la ministra de Cultura, Carmen Calvo. A lo largo de estos catorce años, Llorens ha sido testigo privilegiado de acontecimientos históricos como la inauguración del Museo Thyssen en 1992, en un solemne acto presidido por Sus Majestades los Reyes; la compra por parte del Estado español de la colección Thyssen un año después; la cesión por once años renovables de la colección Carmen Thyssen o, recientemente, la ampliación del museo. Licenciado en Derecho, crítico de arte y comisario de importantes exposiciones en todo el mundo, durante la dictadura franquista estuvo encarcelado y se vio forzado a salir de España después de su expulsión, en 1972, de la Universidad. Entre 1969 y 1972 enseñó Estética en la Politécnica de Valencia. En 1988 fue nombrado director del Reina Sofía. Sólo permaneció dos años, pues Cultura lo destituyó en 1990 por disparidad de criterios sobre la concepción del proyecto museológico Le sucedió en el cargo María Corral.