Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 3 2005 11 Rubio Llorente dice ahora que nunca ha defendido que la Constitución hable de comunidades nacionales Sesenta abogados de oficio, con edades entre 32 y 45 años, ejercen como defensores en un sumario en el que sólo una mínima parte de los 75 imputados tiene letrado de confianza Una complicada labor de defensa TEXTO: N. VILLANUEVA N. COLLI Trabajos de la Policía Científica en el piso de Leganés ANGEL DE ANTONIO MADRID. Cuando hace años decidieron inscribirse en el turno de oficio, no imaginaban que su profesión les llevaría a defender ante la Justicia a los presuntos autores de una matanza como la ocurrida el pasado 11 de marzo en Madrid. Pero representan las urgencias del Colegio de Abogados de Madrid y la cascada de detenciones, apenas cuarenta y ocho horas después de las explosiones en los trenes, les obligó a intervenir con inmediatez, sin tiempo material para resolver los seguros conflictos morales que esta defensa les plantearía. Los atentados del 11- M- -que dejaron 191 muertos y más de 1.500 heridos- -provocaron tal conmoción social que eran pocos los abogados que en ese momento se atrevían a expresar en público en los pasillos de la Audiencia Nacional lo atractiva que desde el punto de vista jurídico podría resultar la defensa de los presuntos autores. Razones de conciencia les impedían asumir semejante tarea, por lo que la intervención de los letrados de oficio tuvo que ir más allá de la primera asistencia- -la inmediatamente posterior a la detención- perdurar durante toda la instrucción y, previsiblemente, tendrá que prolongarse hasta la celebración del juicio. dicación que exige el sumario de los atentados (largas declaraciones ante el juez Juan del Olmo, práctica de diligencias, visitas a la prisión, redacción de escritos, etcétera) Estos abogados de oficio- -todos con más de un lustro de ejercicio profesional y con edades comprendidas entre 32 y 45 años- -se han reunido en dos ocasiones con el decano de Madrid, Luis Martí Mingarro, para transmitirle sus preocupaciones y reclamar el apoyo del Colegio. Además, han solicitado para este caso un incremento de la remuneración que habitualmente perciben los letrados del Turno Penal Especial por sus asistencias y o designaciones en los asuntos ordinarios. Retribuciones especiales En este sentido, según ha podido saber ABC de fuentes del Colegio, los responsables de esta institución se han comprometido a hablar con el Ministerio de Justicia para estudiar la posibilidad de que los abogados personados en el 11- M- -sólo uno de ellos renunció a seguir en el caso- -cobren un plus por la complejidad del asunto, otro por cada asistencia a diligencias y otro más por cada sesión de la vista oral. Lo habitual es que los letrados de oficio cobren entre 360 y 420 euros por ocuparse de un proceso de principio a fin, independientemente de las veces que tengan que asistir al cliente y de los días que dure el juicio. La dedicación que exige la defensa de cada uno de los imputados del 11- M varía en función del grado de implicación en los hechos que le atribuye el juez y de la contundencia de las pruebas incriminatorias. No es lo mismo defender a Jamal Zougam- -presunto autor material identificado por testigos dentro de los trenes- -que a Vinay Kholy o Suresh Kumar- -los dos hindúes propietarios de la tienda donde los terroristas compraron las tarjetas prepago de los móviles usados en las mochilas- bomba- La conmoción que sigue a un atentado como el del 11- M suele borrar de la conciencia colectiva que incluso los autores de hechos tan execrables deben tener la posibilidad de defenderse. Los abogados de oficio lo saben bien: La sociedad española debe comprender que en un Estado de Derecho tiene que haber jueces, fiscales y abogados que, como nosotros, defiendan a todo tipo de criminales Estar en el anonimato Hasta el momento, los abogados del turno de oficio que defienden a la mayor parte de los 75 imputados por el 11- M permanecen en un casi absoluto anonimato por su deseo explícito de evitar la presión mediática así como que sus nombres y sus despachos se vinculen con los autores de la matanza o con el terrorismo islamista. Tampoco quieren que esta designación influya negativamente en la actividad de sus despachos dada la de- Mohamed Oulad Achka mo día del año 2003, dos meses antes de la matanza, este mismo individuo tiroteó a un hombre en un bar de Bilbao por una deuda de drogas, tal como demostraron análisis de balística. Rachid Oulad Achka Muchos de estos individuos ya habían sido detenidos en su día por la Policía por tráfico de estupefacientes a pequeña escala. Precisamente, los expertos coinciden en que esa condición de delincuentes habituales de poca monta hizo que fuera posible el atentado, ya que nadie podía sospechar que individuos de esa condición fueran capaces de asesinar a 192 personas en un momento en el que las Fuerzas de Seguridad estaban en estado de máxima alerta. No obstante, fuentes de la investigación precisaron que en el complejo entramado de financión de Al Qaida tiene especial importancia el tráfico de estupefacientes, como ha quedado demostrado por operaciones realizadas en distintos países. Esta red no sólo comercia con el hachís procedente de Marruecos sino también con heroína adquirida en Afganistán y Pakistán, fundamentalmente. Viaje a Baleares Por lo que se refiere al éxtasis, los principales puntos de venta eran Madrid, sobre todo la zona de Lavapiés, en la que estaban más introducidos, e Ibiza. Esta última conexión quedó patente al descubrise que Jamal Ahmidan estuvo en la isla una semana antes del 11- M y después viajó a Palma de Mallorca. El objetivo del viaje era cerrar otra operación. Además de por Hamed, el grupo de el Chino estaba integrado por Rachid Aglif, los hermanos Oulad Achka- -Mohamed y Rachid- y Rifaat Anduar Asrih, estos tres últimos, al igual que Jamal, suicidas del piso de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés. Los letrados de oficio del 11- M prefieren el anonimato para que no se les asocie con el terrorismo islamista Han pedido al Colegio de Abogados mayores retribuciones por la excepcionalidad de este caso