Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 JUEVES 10 3 2005 ABC Deportes El Real Madrid se suicida por su falta de fe Un gol de Zalayeta en la segunda parte de la prórroga sentencia al equipo español, que controló el partido de forma ficticia a causa de su escasa profundidad y llegada en ataque JUVENTUS REAL MADRID 2 0 Juventus (4- 3- 3) Buffon; Zebina, Thuram, Cannavaro, Pessotto (Tacchinardi, m. 65) Camoranesi, Emerson, Zambrotta; Zalayeta (Appiah, m. 119) Ibrahimovic y Del Piero (Trezeguet, m. 56) Real Madrid (4- 3- 1- 2) Casillas; Raúl Bravo, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Beckham (Solari, m. 75) Gravesen, Zidane (Guti, m. 73) Figo; Raúl (Owen, m. 95) y Ronaldo. Árbritro Marcus Merk (Alemania) Amarilla a Solari, Tacchinardi, Emerson y Zambrotta. Roja directa a Tacchinardi y Ronaldo (m. 112) Goles 1- 0 m. 74: Trezeguet engancha una dejada de cabeza de Ibrahimovic. 2- 0, m. 116: Zalayeta, desde la frontal del área. ENRIQUE ORTEGO TURÍN. Otra vez Turín, Delle Alpi y el Juventus. El Real Madrid se quedó ayer fuera de la Liga de Campeones y la verdad es que pocas coartadas puede ponerle a su derrota. No le deja a mitad de camino un gran equipo, todo lo contrario. No es el mejor Juventus de la historia, pero sí un conjunto lo suficientemente tenaz, táctico y acorazado como para aprovechar las ocasiones que tuvo y anoche, también es verdad, creó más que los hombres de Luxemburgo. Es el peligro de no sentenciar a estos equipos cuando se tiene oportunidad. Y las del Real Madrid se acabaron prácticamente en el partido de ida en el Bernabéu. El guión del partido lo escribió Capello, no Luxemburgo. Desde el principio llevó el encuentro donde más le interesaba. Jugó el Juventus sin prisa, pero sin pausa. Arrancó con ritmo, pero cuando vio que el Madrid le cerraba bien los espacios, que no podía entrar por esa banda izquierda donde el técnico había colocado tres hombres (Pessotto- Zambrotta- Del Piero) porque Raúl Bravo estuvo más que decente y además Beckham le echaba una mano, prefirió no arriesgar. Se echó para atrás y dejó que el Real Madrid tuviera el balón y controlara, también es verdad que de forma ficticia, la situación. REAL MADRID CASILLAS: notable. RAÚL BRAVO: regular. HELGUERA: notable. SAMUEL: regular. ROBERTO CARLOS: bien. BECKHAM: notable. GRAVESEN: bien. ZIDANE: notable. FIGO: bien. RAÚL: notable. RONALDO: notable. SUPLENTE: bien. SUPLENTE: regular. SUPLENTE: bien. Helguera intenta evitar el remate de Del Piero, con Samuel a la expectativa LO MEJOR LO PEOR AFP Los destellos de calidad de Ibrahimovic, que participó en todas la jugadas de ataque y jugaron con el freno de mano echado hasta que se movió el marcador. Tuvo Ronaldo su gran oportunidad nada más volver del descanso. Su galopada merecía el premio del gol, pero Buffon desvió lo suficiente para que el balón fuera escupido por el poste. Despertó el Juventus. Capello sacó a Trezeguet y quitó a Del Piero, lo que no gusto a la tifosería porque en estos momentos tampoco veía muy lúcidos a los suyos. Le salió bien porque el francés cazó uno de esos balones que la defensa del Real Madrid deja sueltos en su área en casi todos los encuentros y empató la eliminatoria. La falta de ambición y empuje del Real Madrid, que apenas inquietó la portería de Buffon El respeto ya no tenía razón de ser. El tacticismo que presidió el duelo hasta entonces, tampoco. Así que Luxemburgo también movió pieza. Guti por un Zidane que ya no tenía aire en los pulmones ni fuerza en las piernas. Guti se pegó a Gravesen y Figo se fue a la banda derecha. Parecía bien tirada la jugada. El Madrid avanzó metros, ganó espacios y pareció ser un poco más perpendicular en su juego. Entonces fue cuando Buffon sacó esa mano prodigiosa en la falta que lanzó Roberto Carlos y con alternativas en las dos áreas y el partido mucho más abierto se llegó a la prórroga, no antes de que Solari entrara por un Beckham que físicamente tampoco estaba para más. Miedo a perder El miedo a perder se volvió a apoderar de los dos equipos, aunque el Juventus parecía más decidido a arriesgar. Llegó entonces la acción entre Tacchinardi y Ronaldo que les costó la roja y todo parecía indicar que ambos equipos se conformaban con jugarse la suerte en la tanda de penaltis, cuando Zalayeta cazó otro balón suelo para rematar con toda su alma y superar a Casillas. Enloqueció Capello. Una vez más había salido ganador. Sin mucho, pero sí con lo suficiente para derrotar a otro equipo que tiene menos. Y es que el Madrid fue víctima de su estado de forma. No está para muchos trotes. Le faltó agresividad, fútbol y decisión. Todo, producto de su falta de confianza. Jugadores otrora vitales están fuera de forma y los que deberían tomar el relevo no dan para más. Demasiado respeto Gravesen volvió a ser el mejor en esa primera parte, cuando al equipo le faltó profundidad para buscar ese gol que tanto necesitaba. Un remate de Ronaldo al final y poco más. Tampoco Casillas sufrió demasiado después de sacar dos en los primeros minutos. No tenía nada que ver el partido con el que todavía jugueteaba en nuestras retinas de veinticuatro horas antes en Stamford Bridge. Del vértigo de Londres se pasaba a la pausa de Turín. Juventus y Real Madrid se respetaban demasiado