Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 3 2005 33 Aguirre firma un pacto por la calidad educativa que supondrá 40.000 nuevas plazas y 160 centros Urbanismo pide a Fomento el desbloqueo de la operación Chamartín, donde proyecta una ciudad financiera Las víctimas reclamarán las indemnizaciones al Estado Las familias de las seis personas asesinadas por Alfredo Galán y de las tres que estuvieron a punto de morir en la cadena de homicidios reclamarán al Estado el pago de las indemnizaciones, a pesar de que la sentencia no le ha considerado responsable civil subsidiario. Marcos García Montes, abogado de Eduardo Salas, recurrirá por la vía contencioso- administrativa por considerar que Galán introdujo en España el arma ilegal homicida y 200 balas por valija militar. En similares términos se manifestó el abogado que representa a Teresa Sánchez, la dueña del bar Rojas. Félix Pancorbo dijo que el Estado debe ser responsable subsidiario, además, por no detener al condenado después de que, presuntamente, lanzara una piedra al coche de una mujer y lo robara durante su estancia en Galicia, donde estuvo ayudando en la retirada del chapapote. Quince días después comenzó su espiral sangrienta. Escenarios para una espiral de violencia sin sentido Alameda de Osuna. El primer naipe La primera línea de esta macabra relación fue escrita la madrugada del 5 de febrero de 2003 en un paraje a esas horas solitario del tranquilo, madrileño barrio de la Alameda de Osuna. El cadáver de Juan Carlos Martín Espacio, de 28 años, trabajador de una empresa dedicada a la limpieza del interior de los aviones del aeropuerto, yacía tendido en medio de un gran charco de sangre. Alfredo Galán arroja a sus pies un as de copas. Bajo el cadáver de Juan Carlos Martín apareció el as de copas TELEMADRID Alcalá de Henares. Doble crimen 5 de febrero de 2003. Doble crimen en el bar Rojas de Alcalá. La única superviviente, dueña del bar, perdió a su hijo. Su relato es estremecedor: sonó: ¡Pum! El bar retumbó. Nos quedamos blancas. Me giré hacia el mostrador... ya no vi a mi hijo. Él se volvió hacia nosotras, apuntándonos. Disparó. Me tiré al suelo. Gateé hasta el almacén. Los tiros no cesaban. Uno me alcanzó en la espalda y la bala me salió por el pecho Los agentes sacan un cuerpo sin vida del bar Rojas DE SAN BERNARDO Tres Cantos. Tiroteo contra una pareja El dos de copas. Ése fue el naipe que encontró la Guardia Civil junto a la cabeza del ecuatoriano Eduardo Salas, de 27 años, herido de un disparo en el rostro sin mediar palabra. Galán le disparó a bocajarro cuando estaba despidiéndose de una amiga, Anahid C. R, de 28 años, también ecuatoriana, tras una noche de copas en Tres Cantos (Madrid) El arma del asesino se encasquilló y no pudo terminar su siniestra tarea. No tiene ninguna patología psiquiátrica ni se ha arrepentido da de Galán recurrirá la sentencia, ya que, a su juicio, sólo cabe imputar a su defendido tenencia ilícita de armas Las defensas, por su parte, calificaron el veredicto de justo y acorde con las pruebas al condenarle a la pena máxima, 25 años, a los que se le descontarán los cerca de dos que lleva en prisión. No obstante, criticaron que no se reconozca la responsabilidad civil subsidiaria del Estado. Víctimas y familiares estamos frustrados por ello, aunque ya nada puede dejarnos satisfechos, merecemos una indemnización por los actos de ese asesino peligroso de corazón frío indicaron la esposa del portero y la madre de Mikel. Una pareja ecuatoriana fue tiroteada en Tres Cantos JAVIER PRIETO Arganda del Rey. Muerte en el descampado El último crimen se produce once días más tarde, el martes 18 de marzo en Arganda del Rey, y las víctimas mortales son un matrimonio de rumanos, Gheorge y Doina Magda. Galán escogió al azar un solitario paraje y, aprovechando la oscuridad, disparó contra ambos, que regresaban a su casa desde la estación de tren de la localidad. Tenían dos hijos pequeños. La mujer tardó varios días en morir. La Policía inspecciona el paraje donde murieron los dos rumanos J. PRIETO