Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 10 3 2005 ABC JAAP DE HOOP SCHEFFER Secretario general de la OTAN Europa se rompería si se construyera como antagonista de EE. UU. Volver a Madrid le ha hecho rememorar el triste recuerdo del atentado del 11- M. Desde entonces afirma que España ha recuperado poco a poco su posición en la Alianza, después de los desacuerdos iniciales, y que la OTAN ha seguido extendiendo su papel en la lucha antiterrorista TEXTO: ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL Jaap De Hoop Scheffer BRUSELAS. Es una de las pocas veces en las que el Secretario general de la OTAN dice que no viene a un país para pedirle más aportaciones militares, como ha sido la constante en los dos últimos años. España ha hecho posible la extensión de la ISAF hacia el Oeste de Afganistán, es muy activa en Kosovo, donde la situación sigue siendo muy frágil y colabora también en la financiación de la misión de entrenamiento de los oficiales iraquíes ¿Qué es lo que ha hecho la OTAN para luchar contra el terrorismo? -Lo que hacemos en Afganistán es impedir que este país vuelva a caer en un agujero negro como estaba en los tiempos de los talibanes, exportando terrorismo. En el Mediterráneo tenemos la operación Active Endeavor y en el campo político, en estrecho contacto con la Unión Europea, estamos haciendo todo lo que podemos. Todos nos hemos dado cuenta de que ésto no se puede hacer sin contar con la ayuda de otros países y otras organizaciones internacionales. Y esta conmemoración en Madrid es un buen ejemplo para la sensibilidad internacional. -En su visita a la OTAN y la Unión Europea George W. Bush dijo que teníamos la obligación de extender la democracia porque es la manera de derrotar al terrorismo. ¿cómo definiría la situación actual en Oriente Próximo? -La OTAN no es la encargada de difundir la democracia, ni se dedica a imponerla, y yo creo además que la democracia no se puede imponer. Hay que estimularla y en lo que respecta a la OTAN me gustaría evitar el malentendido de que estamos imponiendo nada. Pero si me pregunta por la situación en el Gran Oriente Medio, en la región en su conjunto, creo que definitivamente las cosas se están moviendo y para mejor. Hay que mencionar el inmenso coraje de los iraquíes, que fueron a votar a pesar de las amenazas terroristas. Cualquiera que sea su opinión sobre lo que fue la guerra, si mira ahora hacia Irak todo el mundo se da cuenta que este país debe tener su oportunidad, igual que ha pasado hace unas semanas en Palestina. Y aunque nos salgamos un poco de la región, si añade también a Georgia y Ucrania, verá que ha aparecido una generación que trata de influir en la realidad. Y si uno vio por televisión lo que pasaba en Ucrania o en Irak, creo que sólo puede tener efectos positivos. ¿Cree que le ha perjudicado a Es- paña su decisión de retirarse de Irak? -He estado en el Gobierno de mi país durante mucho tiempo y nadie me ha de explicar como funcionan las cosas en una democracia como España. Las decisiones que tomó- -las dos- -son legítimas. Sólo puedo decir que España forma parte activa de la OTAN y el hecho de que ahora también participe en la misión de la OTAN en Irak junto a todos los demás aliados es una excelente señal. No niego que hubo diferencias de opinión, pero hay que darse cuenta de que Irak necesita cambiar y aprovechar sus oportunidades después de las elecciones. Con esta misión de entrenamiento se busca que el Gobierno iraquí pueda asumir su responsabilidad lo antes posible, para no depender de las fuerzas externas. ¿Cuanto tiempo puede durar esta misión de entrenamiento y organización de las nuevas fuerzas armadas iraquíes? -Es imposible saberlo. Depende de muchos factores. Lo único que se es que la prioridad de la agenda en lo que se refiere a Irak es entrenamiento, entrenamiento y entrenamiento y estoy seguro de que en cuanto tome posesión, el nuevo Gobierno iraquí tendrá las mismas prioridades en este campo y desde luego, nosotros estamos dedicados plenamente a esa misión de formación y donación de armamento y material a los iraquíes. -Teniendo en cuenta lo que ha pasado en los últimos dos años, ¿es compatible con las actuales estructuras de la OTAN el desarrollo de una defensa europea autónoma? -A la OTAN le interesa una UE fuerte y a ambas mantener un diálogo permanente. No se puede olvidar que 19 de los miembros de la OTAN son también miembros de la UE. La vertiente transatlántica de la OTAN ha sido y va a seguir siendo el foro primario para las cuestiones de seguridad y dado que Estados Unidos no es miembro de la UE, la Alianza sigue siendo el foro principal para la discusión de la política de seguridad. Dicho esto, no veo ninguna contradicción con el hecho de que haya un diálogo entre la UE y la OTAN y entre Estados Unidos y la Unión Europea. Lo más importante es la complementariedad. Si Europa- -y estoy convencido que no es el caso- -quisiera construirse en cierto sentido como un elemento antagonista de Estados Unidos, el resultado sería que Europa se rompería. España en el Hindu- Kush De Hoop Scheffer no es de los que temen que la emergencia de China y del área del Pacífico pueda acabar por hacer que EE. UU. se desentienda de Europa y en cualquier caso cree que es la OTAN la que empieza a mirar hacia Oriente, puesto que tiene en Afganistán su principal misión. Estados Unidos es una superpotencia global y naturalmente está observando el desarrollo de la situación en Oriente Lejano. Pero como dijo Bush en Bruselas, la OTAN es el mecanismo de las relaciones transatlánticas y mientras la Alianza no sea solamente un suministrador de tropas, sino una organización política, estos desafíos no hacen sino reforzarnos. No veo cómo Moratinos podría convencer de otro modo a las Cortes en España de por qué España se implica seria en Afganistán. La respuesta es que está defendiendo sus valores en el HinduKush, algo que era impensable hace cinco años, pero que está pasando ahora mismo RAMÓN PÉREZ- MAURA ¡BUSH SE HA RENDIDO! D esde la gira europea del presidente Bush de hace dos semanas hay un mensaje que se repite sin cesar: La Administración norteamericana se ha dado cuenta de que lo hizo mal y está cambiando. Han venido a buscar nuestro apoyo porque necesitan a los europeos. Se ha reunido con Schröder y Chirac porque requiere su ayuda O sea, el que no se consuela es porque no quiere. Tanto el discurso sobre el Estado de la Unión del pasado 2 de febrero como el de Bruselas del 21 del mismo mes dejaron clara una cosa: la política de promoción de la democracia en Oriente Medio, surgida de las ruinas del 11- S sigue siendo la espina dorsal desde la que la Administración Bush va articula su política exterior y, en especial, su política en el Gran Oriente Medio. Es decir, nada ha cambiado allí. Más bien parece que lo que ha cambiado es que Chirac y Schröder se han dado cuenta de que Bush seguirá ahí cuatro años más; que Afganistán nunca había estado tan estable y con un régimen tan aceptable desde la caída de la Monarquía de Zahir Sha en 1973; que en Irak se han cometido errores, pero que en su marcha hacia la democracia promovida por Estados Unidos son millones los iraquíes que están dispuestos a jugarse la vida por sufragar; que la muerte de Arafat le ha dado una oportunidad a un Estado palestino más democrático y que a Siria se le han llenado los jardines del Orontes de gente que pide a gritos libertad para el Líbano. Por insistir en el ejemplo iraquí, Estados Unidos podría haber instalado en Bagdad un émulo del paquistaní Musharraf, un general que hubiera disfrutado de la dictadura baasista de Sadam y ahora cambiase sus lealtades, se sentara sobre uno de los retretes de oro del tirano tikriti y con el empleo de la mano dura necesaria la península mesopotámica hubiera seguido siendo la balsa de sangre que la caracterizaba durante las décadas precedentes. Pero esa política, la propia de la Guerra Fría, no es justificable hoy. Y hubiera enviado la señal errónea a los gadafis, assads y mubaraks de la región. Sin duda Bush y Rice están haciendo gestos que son bien recibidos en Europa. Pero para gestos, los que hacía Colin Powell, tan querido en las cancillerías de nuestro continente, y no por eso se consideraba que Estados Unidos estuviera escuchando a nadie. Y nadie escuchaba a Powell. Aquí va a haber muchos que sostengan que George Bush se ha rendido. Mejor será que se analice un poco más la cuestión y se vea quien está moviendo ficha de verdad.