Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 3 2005 25 EE. UU. obtiene de Italia el compromiso de no pagar más rescates por sus secuestrados en Irak Mueren al menos 30 niños en Filipinas tras comer yuca, un tubérculo que contiene cianuro potásico El nuevo líder absoluto de la resistencia R. M. M. Moscú. Tras la muerte del único representante del ala moderada dentro de la guerrilla chechena no cabía la menor duda de que serían los duros los que tomasen el timón. El comunicado distribuido ayer por la cúpula separatista constituye una buena muestra de los vientos que soplan ahora. Según la página web de los insurgentes, el nuevo comandante en jefe de la guerrilla y presidente del Comité de Defensa de Ichkeria (Chechenia) será el saudí Abdul Halim. El nombramiento, no obstante, lo firma Shamil Basáyev, el hombre fuerte de la guerrilla y principal destinatario de la ayuda de Osama bin Laden. Y es que nadie podía hacer sombra a Basáyev. Su historial es irrepetible. Para darse a conocer, secuestró un avión de pasajeros en 1991 en protesta por la negativa de Moscú a conceder la independencia a Chechenia. El aparato, desviado a Turquía, regresó finalmente a Grozni, en donde Basáyev fue recibido como un héroe. Su bautismo de fuego lo recibió en 1992 en Abjasia, república separatista perteneciente a Georgia. Allí fue enviado por el GRU (inteligencia militar rusa) para luchar contra las tropas georgianas. Más tarde, pasó en Pakistán una temporada adiestrándose en un campamento de mudyahidines afganos. Regresó a Chechenia en 1994, meses antes de que Rusia enviase por primera vez sus tropas para acabar con la secesión. En líder indigenista Evo Morales (segundo por la derecha) tras el pacto logrado ayer con otros dirigentes sindicales EFE El Congreso de Bolivia rechaza la renuncia de Carlos Mesa y atiza la crisis Indígenas y sindicatos forman un frente común y anuncian bloqueos Mesa continúa en la cuerda floja; el pacto endeble suscrito con otras fuerzas políticas no ha logrado frenar el rechazo a su política energética CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. Carlos Mesa logró salir medianamente airoso de su apuesta a todo o nada. El Congreso boliviano le rechazó la renuncia pero indígenas y sindicatos formaron un frente común para profundizar los bloqueos de carreteras hasta que se apruebe la ley de Reforma de Hidrocarburos, verdadero caballo de batalla en Bolivia. El presidente continúa en la cuerda floja. El pacto, endeble, que suscribió la madrugada de ayer con todas las fuerzas políticas menos con el poderoso MAS (Movimiento al Socialismo) del dirigente indígena Evo Morales, y parte del MIR (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria) de Jaime Paz Zamora, apenas le sirve para mantenerse, de momento, en la Presidencia, de donde nunca quiso salir pese al desafío de su dimisión. El acuerdo establece cuatro puntos que, por cierto, distan mucho de los que propuso para continuar en el cargo y que, en resumen, se reducían a que el Congreso garantizase que no hubiera más bloqueos y a retomar y modificar la mencionada ley de Hidrocarburos. Ésta afecta directamente a Repsol- Ypf. Lo que quieren Evo b El presidente En su comunicado, los guerrilleros excluyen negociar y toda posibilidad de que termine la guerra tante grupo guerrillero fue cercado por tropas rusas. No se descarta tampoco que la casa en la que se ocultaba el líder separatista fuera uno de los muchos escondites utilizados por la plana mayor de la guerrilla. Viviendas con zulos semejantes estarían desperdigadas por toda la geografía chechena e incluso por las vecinas repúblicas de Ingushetia y Daguestán. Y es que hace tiempo que las montañas del sur de la república dejaron de ser un lugar seguro para ocultarse. Hasta los campos de refugiados son empleados por los insurgentes chechenos para escabullirse del acoso ruso. Morales y los indígenas es que todas las compañías entreguen al Estado el 50 por ciento de sus beneficios. Sin embargo, Mesa tuvo que resignarse a un compromiso de aprobar a la mayor brevedad posible una ley que respete el mandato del referéndum del 18 de julio de 2004 que es lo mismo que no decir nada, porque deja a la libre interpretación los términos, de por sí ambiguos, de esa consulta popular. En cuanto a los bloqueos, atizados por el MAS, los legisladores sólo aceptaron exhortar a la suspensión de los mismos. El presidente convocó para hoy una manifestación popular como repudio a los cortes de carreteras. Similar este acuerdo a otros firmados durante la gestión de Gonzalo Sánchez de Lozada, a Carlos Mesa no le despeja el camino a la gobernabilidad. Por el contrario, su discurso encendido contra Evo Morales, el líder de la oposición, con el que hasta enero prácticamente formaba una alianza, ha desatado lo impensable meses atrás: la unión de adversarios históricos para combatir al verdadero enemigo la política enérgética de Carlos Mesa y las multinacionales. El reencuentro de dirigentes en palabras de Morales, sentó en la misma mesa a Felipe Quispe (Movimiento Pachakutti) a la Central Obrera Boliviana (COB) dirigida por el minero Jaime Solares, al Movimiento vecinal 17 del Alto, con Roberto Cruz al frente, a los Sin Tierra (MSTB) de Bolivia, con Vladimir Machicao de portavoz, y a distintos gremios de traba- jadores. El mérito de esta unión se puede atribuir directamente a Mesa, que, desde ayer, tiene que afrontrar nuevos bloqueos, el primero en Santa Cruz, aislada como consecuencia de las movilizaciones del sector del transporte. En este escenario, admitió Evo Morales, no hay otra alternativa que pulir nuestras diferencias y hacer una agenda para el pueblo El líder cocalero anunció: Vamos a profundizar los bloqueos porque Carlos Mesa bloqueó la aprobación de la ley de Hidrocarburos y van a seguir hasta que la ley se apruebe el Estado Mayor del Pueblo se reunirá la próxima semana para combatir Estamos preparados para la represión, para el estado de sitio pero que quede claro, las movilizaciones no eran ni en pro ni en contra del presidente sino de la ley de Hidrocarburos, para recuperar el 50 por ciento de las regalías El Cuartel General del Estado Mayor del Pueblo queda establecido en el Chapare (zona cocalera) y en el Alto (afueras de La Paz) informó Felipe Quispe, irreconciliable con Morales hasta ayer. Hemos estado separados pero es tiempo de unirnos todos los indígenas Preparados ante una posible intervención de las fuerzas de seguridad con la intención de disolver los bloqueos, Jaime Solares, presidente Ejecutivo de la COB, hizo un llamamiento a las Fuerzas Armadas para que se unan al pueblo, y si hay provocación, el Gobierno y las multinacionales serán responsables del baño de sangre