Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional UN AÑO DESPUÉS DEL 11- M SUPLEMENTO ESPECIAL DE ABC JUEVES 10 3 2005 ABC Ciento noventa y dos velas, un recuerdo encendido ABC publica mañana Lo que perdimos un especial que conmemora el primer aniversario del atentado cuadernillo de cuarenta páginas, nuestro diario quiere rendir un emocionado y respetuoso homenaje a las víctimas de aquella cruel matanza ABC MADRID. La génesis del suplemento que ofrecemos mañana a nuestros lectores hay que buscarla en el día inmediatamente posterior a la comparecencia de las víctimas en el Congreso de los Diputados, el 15 de diciembre de 2004. El primer aniversario del mayor atentado de la historia de España se dibujaba ya en el horizonte. En aquellos estremecedores alegatos ante la comisión parlamentaria, donde también se hizo una llamada a la responsabilidad de los medios de comunicación, quedó marcado el hilo conductor de las historias que aparecen en este cuadernillo especial: el respeto a la memoria de los que se marcharon para siempre, a sus familiares y a los que quedaron con heridas físicas y psicológicas. Las terribles imágenes de aquel día se han quedado en el archivo. No así la emoción, el recuerdo y las voces de los que, de una forma u otra, sintieron los puñales del terror. b Con este Una historia sin principio ni fin El suplemento, en el que se ha implicado gran parte de la Redacción del periódico, se estructura en cuatro partes fundamentales: la investigación, los atentados, las víctimas y las secuelas. Incluye un resumen de los principales acontecimientos relacionados con el 11- M- -la comisión, la instrucción judicial- -y relatos vivos de ahora mismo, de estos tiempos marcados por una resaca de la que varias generaciones no podrán desembarazarse nunca. Los testimonios de las víctimas cobran un protagonismo esencial: no como un regreso a la pesadilla, sino como un viaje a la dignidad. Hemos visitado los escenarios de la tragedia para escrutar miradas y gestos, para descubrir sueños y anhelos, tan parecidos en su contenido e intensidad a los que tenían las personas que iban en aquellos trenes hace un año. También hay un hueco importante para los profesionales cuyas vocaciones fueron sometidas a la más dura prueba. El suplemento se ha enriquecido con la firma del escritor y académico Antonio Muñoz Molina, así como con las colaboraciones de reputados especialistas en el área de la seguridad y de la psiquiatría. Río de velas. El montaje ocupó buena parte del espacio del estudio fotográfico de ABC SIGEFREDO Historia de una portada MADRID. Los símbolos con vocación de perdurar suelen nacer de un acto espontáneo. El 11 de marzo de 2004 a alguien se le ocurrió encender una vela y depositarla en el vestíbulo de la estación de Atocha, aún tembloroso por los ecos de las explosiones; más tarde, otros pábilos ardieron hasta consumir decenas, centenares de cilindros de cera. Un sembrado de velas rojas, blancas, amarillas, salpicado de mensajes de cariño para los que se fueron. Cuando meses después hubo que retirar aquel decorado y sustituirlo por los espacios de palabras unas máquinas con alma de silicio que recogen los textos de los ciudadanos, muchas voces se alzaron, pues el símbolo había cobrado vida propia más allá de quienes lo alentaron. Las velas protagonizan la cubierta (portada y contraportada) del suplemento. Ciento noventa y dos, una por cada víctima del 11- M. La realización de la fotografía, a cargo de Gonzalo Cruz, resultó una tarea artesanal que se prolongó durante más de una jornada. Las velas se distribuyeron cuidadosamente sobre una tela negra y se buscó el ángulo preciso para que todas pudieran verse. De entre el centenar de imágenes se eligió una en la que hay cera derretida: metáfora del paso del tiempo, que, sin embargo, no ha traído consigo el olvido.