Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 3 2005 Deportes LIGA DE CAMPEONES VUELTA DE OCTAVOS DE FINAL 101 Florentino no tenía dudas. Figo y Zidane tenían que jugar en su Real Madrid. El primer año fichó al portugués y mandó el primer mensaje al francés. Al verano siguiente cerró la operación con el jugador del Juventus después de una negociación que ABC desvela hoy PERFIL ALESSANDRO DEL PIERO Jugador del Juventus Zizou, de la servilleta al teléfono TEXTO E. ORTEGO Después de una temporada irregular en la que Capello no confiaba en él, ha recuperado la forma y la titularidad TURÍN. Zidane aterrizó ayer en la ciudad que le permitió conquistar el planeta- fútbol. No sintió las mismas emociones que hace dos años, cuando llegó también como protagonista estelar de la expedición del Madrid- entonces, cuando entré en Delle Alpi me temblaban las piernas pero sí comprobó el cariño que aún le guarda esta gente, que le vio ganar todo menos la Champions Zizou se hizo querer en Turín, pero cuando Florentino Pérez, en agosto de 2000, le mandó aquella servilleta doblada en Montecarlo, en la gala de la UEFA, preguntándole si quería jugar en el Madrid, comenzó a hacer las maletas. Todavía jugó aquella temporada 2000- 01 con los bianconeri Pero la inestimable alianza de su mujer, Verónica, que estaba deseando abandonar una ciudad que le parecía triste y oscura (y más después de cinco años) comenzó a preparar su marcha. Florentino había guardado la servilleta y el sí del francés. Confirmó con su representante que mantenía su postura y comenzó a cercar al Juventus. Contactos telefónicos con Moggi, director general, y con Giraudo, director administrativo, hasta que un día se plantó en Lugano (Suiza) y se sentó en una mesa dispuesto a fichar al jugador que consideraba el mejor del mundo. Tres contra uno. En un lado de la mesa, Bettega- Moggi- Giraudo. El bueno, el feo y el malo. El presiente del Madrid, al otro lado. Solo. Giraudo toma la palabra y pide 20.000 millones de pesetas. Florentino ofrece 8.000. Miradas perdonavidas Giraudo que se levanta y hace ademán de irse. Moggi que mira a Florentino y le hace una seña de mus, aunque sea napolitano. Él, que tiene fama de ser el capo del fútbol italiano, era su mejor aliado. Moggi sabía que si Zidane se quería ir, se iría. Se sientan otra vez. El Juventus baja a 17 y el Madrid sube a 11. Nada que hacer. Golpes en la mesa, alguna voz que otra... y el presiente blanco que regresa a Madrid. Al día siguiente recibe una llamada. Es Moggi. Vuelven Pinturicchio el que tuvo, retuvo E. O. Zidane, con Helguera detrás, ayer en Delle Alpi a negociar por teléfono. Se acercan las posturas y se cierra en 13.000 millones. Yo hubiera llegado a 14.000. Ya puestos, lo que tenía claro es que Zidane iba a jugar en el Bernabéu y hoy, cuatro años después, es uno de los orgullos que tengo Florentino estaba satisfecho y los juventinos, enloquecidos. El contrato se paga en tres AFP años y cuatro plazos. El jugador se planta en Madrid sin hablar de su ficha. Florentino le pregunta cuánto ganaba y Zizou le dice que 850 millones netos. No pide una peseta más. El club le iguala lo que ganaba entonces Figo y que actualmente ya cobran Raúl, Beckham y Ronaldo: 1.000 millones limpios, seis millones de euros. El resto de la jornada Arsenal- Bayern Múnich (1- 3) Wenger podrá contar con Reyes, que no jugó en Alemania por sanción, así como con Edu y Pires, que se recuperaron de sus lesiones. Son baja Cygan y Campbell, por tarjetas. El Bayern, sin Makaay, se aferra a su historial: nunca perdió en Inglaterra o en Escocia en Copa de Europa ni en Liga de Campeones. Es duda Lizarazu, por un problema muscular. Magath medita colocar cinco centrocampistas y un único hombre en punta, Pizarro. Nos espera un infierno dice Kahn. B. Leverkusen- Liverpool (1- 3) El Leverkusen sufre las ausencias del defensa brasileño Juan y los amonestados Ponte- -director de juego- -y el delantero Freier. Eso no preocupa a Augenthaler, su entrenador, que ayer renovó hasta 2006 y confía en el buen hacer de Berbatov. El Liverpool de Benítez tendrá las bajas de Kewell, lesionado, y de Morientes y Pellegrino, (disputaron el torneo con el Madrid y el Valencia) Son alta Gerrard, Hamann y Dudek. Los alemanes temen la contra inglesa, con Baros como epicentro. Mónaco- PSV Eindhoven (1- 0) El conjunto monegasco se agarra a la magia del estadio Louis II, donde no pierde en copa europea desde septiembre de 2000. Precisamente, la última vez que no venció fue el año pasado, ante el PSV, que empató. Deschamps situará a Chevanton en ataque, junto a Saviola, para acabar la mala racha goleadora. Desde finales de enero el Mónaco sólo ha ganado un partido de Copa y no ha marcado en Liga. Hiddink alineará en el PSV a Cocu y De Jong, aunque arrastren problemas físicos. Tres goles en los dos últimos partidos. Dos de ellos de penalti y el otro, con un taconazo como el de Madjer en aquella final de la Copa de Europa que el Oporto de Futre le ganó al Bayern en el Prater. Del Piero saca la cabeza. Incluso sonríe. Un gesto que últimamente nadie le había visto dibujado en el rostro. Después de un suplicio de temporada, en la que ha mantenido la titularidad gracias a la lesión de Trezeguet- -pero fue 13 veces sustituido y postergado a la suplencia en cuanto el francés volvió- el capitán ha recuperado su lugar y es primera página de los periódicos no sólo por su mejoría física y de juego, sino por la reacción que tuvo el pasado sábado, en el Olímpico de Roma, cuando Cufré, un argentino de armas tomar, le dio un manotazo en la cara y él respondió con el pulgar hacia arriba y una sonrisa. Sólo le faltó poner la otra mejilla. Y la resurrección de Pinturicchio -apodo que le puso Gianni Agnelli y que corresponde al apellido de un pintor del Renacimiento italiano- -coincide con la llegada del Real Madrid. En el Bernabéu pasó inadvertido, pero desde entonces ha marcado esos tres goles en dos partidos y su prestación para el equipo ha sido considerable. Hasta el punto de que Capello lo ha reconocido públicamente y ha señalado que, como él decía, lo único que necesitaba el jugador era tiempo A sus 30 años, con cinco Ligas y una Copa de Europa como títulos mayores, Del Piero- -llegó al Juventus en el 93- -muestra una de las mejores tarjetas de visita del calcio Hoy disputará su partido 70 en Champions (más dos de la previa de este año) en la que ha marcado 34 goles (1) de sus 170 totales en las doce temporadas en el equipo. Está a sólo nueve del máximo goleador de la historia del club, Boniperti, y a ocho de su ahora presidente, Bettega. A ellos hay que sumar los 24 con la selección en 67 partidos, séptimo realizador. Y un dato final que debe preocupar directamente a Casillas: siempre ha marcado al Madrid en Delle Alpi. Dos de dos.