Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 3 2005 99 Cataluña es España, guste o no afirma Carmelo Paniagua, nuevo presidente de la Federación de Patinaje El Illes Balears continuará hasta 2010 gracias al patrocinio de las Cajas de Ahorro de Francia MILÁN MANCHESTER UNITED 1 0 Milán (4- 3- 1- 2) Dida; Cafú, Stam, Alessandro Nesta, Paolo Maldini; Clerence Seedorf, Pirlo, Gattuso (Costacurta, m. 88) Rui Costa (Dhorasoo, m. 85) Kaká y Hernán Crespo (Amborsini, m. 78) Manchester United (4- 4- 2) Howard; Brown (Smith m. 85) Rio Ferdinand, Silvestre, Heinze; Cristiano Ronaldo, Roy Keane, Scholes, Giggs (Fortune, m. 57) Rooney y Van Nistelrooy. Árbitro Herbert Fandel (Alemania) Amonestó a Fortune. Goles 1- 0, m. 61: Hernán Crespo. Incidencias 79.103 espectadores llenaron el estadio de San Siro Adiós al Manchester El Milán venció en Manchester por un gol hace dos semanas y anoche aseguró su clasificación para los cuartos de final al repetir similar resultado en San Siro. Hernán Crespo, a la hora de juego, sentenció la eliminatoria con un bonito gol y dejó fuera a uno de los grandes de Europa venido a menos, un Manchester que no dio sensación de poder con el líder del Scudetto. Lo intentó con la garra y la potencia de Giggs, Scholes y especialmente de Cristiano Ronaldo y Van Nistelrooy, pero no pudo con el sistema destructivo local. Los rojinegros controlaron el duelo manteniendo el balón y durmiendo el partido. Collina gesticula ante la protesta de Ronaldinho y Valdés por la falta cometida sobre el portero azulgrana en el último gol REUTERS MARCAJE A COLLINA Impecable en sus decisiones, autoritario en la dirección, el árbitro demostró que es mediático no por su calvicie y su mirada, sino por atinar casi siempre. Falló, eso sí, en el cuarto gol OLYMPIQUE LYON WERDER BREMEN 7 2 El ojo que casi todo lo ve TEXTO J. CARLOS CARABIAS Los jueces de línea de Pierluigi Collina no admiten una protesta, así sea Frank Lampard el que se llena la boca de improperios. El hombre del banderín contesta, se pone gallito y hace callar al ídolo de Stamford Bridge delante de sus parroquianos. Collina ha creado escuela. Había pinchado en hueso el inefable Mourinho con su ardiente deseo de calentar el duelo. Collina ha superado a su personaje. Está por encima del bien y del mal en el fútbol. Un ser superior, a la vera de Florentino Pérez. Ni una duda en ese gesto duro, de superviviente, al lanzar la moneda al aire y decretar la elección de Terry para sacar de centro frente a Puyol. Ni una duda en el penalti que pasó invisible para todos los aficionados, incluidos los televidentes, pero no para el ojo de Collina. Ferreira metió el antebrazo entre el susto perpetuo del estadio y la cabeza de Eto o. Ni una duda. Ese es Collina, el imperturbable. Makelele siente un gusto natural por la tibia ajena. Es la sustancia de su fútbol. El árbitro se escabulló sin polémica ante los dos primeros derrotes del francés, una plantilla a Xavi y un pisotón a Iniesta. A la tercera, Makelele suplicó con las palmas juntas y prietas, en la típica expresión plañidera del futbolista, y Collina intercedió con magisterio. Explicó con sereno aspaviento, has tocado el balón, pero te has llevado el pie y tal y tal. Ante la insistencia del centrocampista, la respuesta fue un váyase usted por donde ha venido. Y por ahí continuó la serenata del árbitro. Un martillo pilón para el gremio de los futbolistas, tan encarados y soberbios frente a una figura denostada que Collina no suscribe. Él es árbitro, sí, pero es muy bueno. Le sacó una amarilla incontestable a Gio por un zarpazo voluntario, y otra a Xavi por fingir piscinero ante una patada inexistente del rival, y la inevitable a Ferreira por el manotazo del penalti. Frente a tal catarata de sensateces, los jugadores dimitieron. Se habían acabado las protestas porque de nada servían. En un partido de categoría mundial, el árbitro había asentado su autoridad por encima de la emoción del resultado. Con Stamford Bridge erizado, la electricidad fluyendo por cada poro del encuentro, Eto o emprendió la galopada, pisó el área y recibió la embestida de Carvalho. Se quedó solo en la reivindicación. El portugués le sacó limpio el balón. Se relamía cualquier aficionado por el gran espectáculo y la jerarquía de ese árbitro cuando, minuto 75, el fútbol aplicó su ley de azar. Collina no vio el agarrón de Carvalho a Valdés en el gol de Terry. Difícil, pero a prueba de su lupa privilegiada. Lo indicó el linier, dudó una vez el árbitro y en la incertidumbre surgió el fallo. Borrón y cuenta nueva para el mejor. Olympique Lyon (4- 2- 3- 1) Gregory Coupet; Diatta, Cris (Clement, m. 63) Essien, Abidal; Diarra, Berthod; Govou (Frau, m. 74) Juninho, Malouda; y Wiltord (Nilmar, m. 68) W. Bremen (4- 3- 1- 2) Reinke; Stalteri (Davala, m. 76) Ismael, Pasanen, Magnin; Baumann, Ernst, Váldez; Micoud; Klose (Borowski, m. 46) y Klasnic (Fahrenhorst, m. 69) Árbitro Valentin Ivanov (Rusia) Tarjeta a Berthod, Malouda, Váldez y Klasnic. Goles 1- 0, m. 8: Wiltord; 2- 0, m. 17: Essien; 3- 0, m. 30: Essien; 3- 1, m. 32: Micoud. 4- 1, m. 55: Wiltord; 4- 2, m. 57: Ismael, de penalti; 5- 2, m. 60: Malouda; 6- 2, m. 64: Wiltord; 7- 2, m. 80: Berthod, de penalti. El Lyon, imparable Parece el tapado El Olympique de Lyon se ha convertido en el equipo goleador del torneo. Después de su 0- 3 en Bremen, anoche goleó a los alemanes en una fiesta para 40.000 seguidores que celebraron un resultado histórico. No habían finalizado de disfrutar de un gol cuando ya tenían que cantar el siguiente. Wiltord marcó tres tantos para los locales y Essien otros dos. Fue una humillación del cuadro francés ante un enemigo que no fue tal y que saltó al campo con una relajación que pagó de la forma más cara.