Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 3 2005 Cultura 63 POPULAR Ciclo Ellas crean Concierto de Savina Yannatu. Lugar: Círculo de Bellas Artes, Madrid UNA VOZ CON SUSTANCIA IGNACIO ABAD Imagen del cráneo de Tutankamon, tomada por escáner a la momia del faraón el pasado 5 de enero EFE El joven faraón descansará, al fin, en paz, según declaró el jefe del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawass, tras mostrar los resultados de las investigaciones realizadas a la momia que acabarán para siempre con la polémica entre egiptólogos sobre su muerte Tutankamon no fue asesinado TEXTO: EFE EL CAIRO. El misterio sobre el asesinato o no de Tutankamon ha sido definitivamente aclarado. El faraón no fue asesinado. Después de estos estudios radiológicos no habrá ningún motivo para hacer otros exámenes a la momia, por lo que ahora reposará en su tumba, tal como él pretendía subrayó Hawass. Sin embargo, esos análisis no han podido detectar de qué murió. Los estudios efectuados por un equipo de nueve expertos egipcios, dos italianos y un suizo a las radiografías que fueron tomadas al cuerpo el 5 de enero no constatan que el faraón falleciera por un golpe en la nuca, lo que se pensaba que había sido la causa del deceso. Según un comunicado divulgado ayer por el ministro egipcio de Cultura, Faruq Hosni, lo que se creía que era una fractura craneal es en realidad un fragmento óseo, sobre cuyo origen existen dos hipótesis. La primera apunta al desprendimiento de una de las vértebras durante el proceso de la momificación, y la segunda baraja la posibilidad de que el fragmento se desprendiera cuando el arqueólogo británico Howard Carter sacó la momia del sarcófago, tras descubrir la tumba del faraón en 1922. En contrapartida, los estudios detectaron una fractura en la parte inferior del fémur izquierdo que, en todo caso, tampoco fue la causa directa del deceso del monarca, al menos desde el punto de vista científico y médico dijo Ashraf Salim, uno de los expertos que han examinado los restos. Los estudios han detectado una fractura en la parte inferior del fémur izquierdo del faraón A juicio de los peritos, la fractura del fémur y la falta y rotura de algunas costillas fueron ocasionadas por el maltrato que sufrió la momia cuando Carter arrancó la máscara y las joyas de la misma. El fémur no presenta señales de derrame sanguíneo o de haberse soldado, y las fracturas del tórax de Tutankamon no las sufrió cuando estaba vivo se subraya en la nota. Los exámenes asimismo constataron que el monarca gozó en vida de buena salud, ya que el resto de los huesos no evidencian que sufriera enfermedades crónicas o desnutrición. Los estudios sobre la dentadura confirman que el soberano contó con buen cuidado médico Las radiografías probaron que el faraón falleció a los 19 años, un cálculo que se basa en que los huesos de sus extremidades no alcanzaron a soldarse totalmente, y las suturas de su cráneo aún no se habían cerrado. avina Yannatu es otro de los numerosos ejemplos que, en los últimos años, informan de la ingenuidad que supone aplicar los adjetivos de revelación a quien, como ella, lleva trabajando en la música mucho tiempo. Esta mujer es, posiblemente, la voz más sobresaliente de la moderna Grecia, un país que, preso de una convulsión política y social de singulares dimensiones, ha terminado por abanderar un ideario vital del que sus artistas toman, hace años, buena nota. Se aprecian en el repertorio de Savina rastros de todas las músicas que le han influido y a todas, de algún modo, ella proporciona una pincelada de colores propios, haciéndolas suyas sin dificultad. Todo esto ha podido comprobarse en el estreno, en pasados días, del festival Ellas Crean con el que el Gobierno de este país desea demostrar que la paridad no sólo es cuestión de declaraciones de principio vacías de contenido. En esencia, la que Savina realiza es una singladura a través de los cancioneros palestino, albanés, por supuesto griego, armenio también, levantino, sefardí, italiano y provenzal, por citar sólo unas pocas geografías al azar. La música como un atlas. Y, además, adornada de libertades. Música muy fresca que penetra en el corazón de la creación tradicional misma, proporcionándole un lustre de modernidad y mostrádonos sus rincones más genuinos; aquéllos que- -vengan de donde vengan estas canciones- -pueden conectar sin ambages con nuestra sensibilidad. Savina Yannatu es una artista de la estampa, con los atributos justos que precisa. Apenas otros que no concentren su potencial en un caudal vocal prodigioso, cuyo breviario parece extraído, unas veces, del temperamento sin barreras de Meredith Monk, y, otras, de las mejores cantoras tradicionales del Mediterráneo. Y el ropaje instrumental que elige para acompañarse es de primera calidad en los aciertos de un grupo que tiene en el bajista y en el percusionista a los músicos de mayor enjundia, aunque el resto también secunde con elegancia un rosario de piezas de origen fonográfico disperso. Ha sido una buena idea abrir este festival con ella. Sobre todo teniendo en cuenta que, mientras Ellas Crean desarrolle su programa, otros espacios dirigirán sus atenciones hacia el mundo de las mujeres, con más o menos ligeras intenciones de implicación. Este cartel, en cambio, tiene una veracidad que difícilmente puede ser igualada. S