Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad MIÉRCOLES 9 3 2005 ABC Tecnología Siete pecados capitales amenazan con hacer del e- mail algo inútil Un estudio revela los efectos nocivos del mal uso del correo electrónico no se cierran, malentendidos, discusiones innecesarias, pérdida de tiempo... son sólo algunas de las consecuencias de no utilizar bien esta herramienta b Negocios que sin ningún tipo de aviso especial adicional, como una llamada telefónica. Palabrería. Es la tendencia a extenderse más de lo necesario. A los usuarios de correo electrónico les molesta también recibir varias páginas de texto que requieren una búsqueda de la información importante Para todos. Mandar el mismo correo a todo el mundo, incluso a las personas a las que no incumbe. Más de la cuarta parte de los encuestados se muestran frustrados por recibir mensajes que no les interesan, un problema al que se enfrentan el 30 de los directivos de alto nivel. Pecados a la española El 23 de los trabajadores españoles tienen que buscar a menudo los mensajes clave entre los recibidos. El 21 se sienten frustrados si están copiados sin necesidad en un correo. El 43 piensan que usar mal el correo es sinónimo de ser descuidado y chapucero, aunque el 37 creen que el remitente ha actuado bajo presión. El 13 se sienten culpables por no responder a un e- mail El 8 creen que enviar un correo descuidado es una falta de respeto. El 20 de los españoles temen volver a la oficina y encontrarse con montañas de correos electrónicos en su buzón. El 18 de ellos no pueden responder a todos los correos que reciben. El 49 sienten la necesidad de ver el correo tan pronto llega. El 59 creen que muchas decisiones importantes se retrasan a causa de no responder a los mensajes. España o Reino Unido temen, literalmente, volver a la oficina después de alguna ausencia a causa de la montaña de correo que saben que les espera. JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Una buena parte de nuestra comunicación con los demás depende, hoy, del e- mail A estas alturas, que el correo electrónico se haya convertido en una de las aplicaciones más usadas de todos los tiempos no es ya una novedad. Cerca de cincuenta mil millones de e- mail (cincuenta mil millones, sí, no es una errata) cruzan cada día las redes telemáticas mundiales. Suposición. Consiste en creer que todo Si comparamos eso con los escasos el mundo ha leído un correo urgente, veinticinco millones de cartas y paquepor el mero hecho de haberlo enviado. tes postales que se reciben en España A un 27 de los encuestados les molescada día, nos daremos cuenta de la ta que el correo importante se envíe enormidad de la cifra. De los correos electrónicos, hoy, dependen numerosas relaciones personael primer e- mail que reciben de él les, el cierre (o no) de importantes ne (correcto o no, cuidado o desordenado, gocios, las comunicaciones corporatietc. He aquí un resumen de lo que los vas, los cotilleos de miles de empresas expertos han llamado los siete pecay los ritmos de trabajo de muchos midos capitales del correo electrónico. les más de compañías del mundo. Lo que hasta ahora no había sido esPasarlo por alto. Es la tendencia a tudiado con detalle eran los vicios no responder. Uno de cada que todos, sin excepción, vamos acudiez encuestados se queja de mulando día a día, a medida que recibirecibir tantos correos que mos (y enviamos) nuevos correos elecno tiene tiempo material trónicos. Unos vicios que pueden resulpara contestarlos todos. tar francamente caros. Correos que no Más de una quinta parte se contestan, o que se contestan mal. de los encuestados reFrases farragosas que ocultan el mensidentes en saje central, o tan escuetas que ni siquiera permiten adivinarlo. Mensajes descuidados, que dan una mala imagen de quien los envía. O copiados hasta la saciedad, incluso a personas que nada tienen que ver con el contenido. Toda una serie de pecados que salen a relucir en un estudio encargado por la empresa PalmOne y reaeos) lizado por la consultora Dystros corr onder nue sp namic Markets sobre una ia a no re uien) a tendenc eo de alg muestra de 750 trabajadomundo ha R ALTO (L r recibido un corr e todo el RLO PO res procedentes de cinco oner qu no habe 1- PASA up ir IÓN (Fing mbre de s países europeos (Reino Uni) ala costu 2- NEGAC necesario IÓN (La mente) IC do, Francia, Alemania, Esmás de lo do, incluso 3- SUPOSn correo urg tenderse ex mun paña e Italia) empleados leido u ndencia a a todo el o correo RÍA (La te por empresas de más de 500 PALABRE S (Mandar el mism mbe) 4o grafía, no incu TODO trabajadores y que usan el cotica y ort 5- PARA ersonas a las que ala gramá so m rreo electrónico en el trabajo a las p cados de nguaje confu Z (Los pe le de forma habitual. orrecto) -DEJADE ntos inconexos y 6 r el tono c Los resultados son sorprenargume o emplea O (N DE TACT dentes. Seis de cada diez en 7- FALTA cuestados, por ejemplo, coinciden en decir que sus negocios se retrasan por culpa de correos electrónicos no respondidos. Cuatro de cada diez, por su parte, se forman una primera impresión de alguien (buena o mala) según sea Negación. O lo que es lo mismo, fingir no haber recibido un correo de alguien. Cuanto menos respondemos, más culpables nos sentimos. Uno de cada diez encuestados confiesa que se siente culpable en el trabajo por no haber respondido el correo. En el Reino Unido hasta un 11 de los encuestados han recurrido a fingir no haber recibido un correo cuando se les ha pedido contestación. Y un correo no contestado puede ser un negocio no cerrado, además de un claro síntoma de mala educación. Dejadez. Escribir mal, con argumentos inconexos y lenguaje confuso. El 81 de los encuestados tienen una opinión negativa de aquellos que envían mensajes mal escritos y con errores ortográficos y gramaticales. Falta de tacto. Consiste en no emplear el tono correcto. Enviar mensajes cortos y bruscos sin atender a los modales necesarios puede dañar una relación de forma no intencionada. Uno de cada diez encuestados, y hasta un 23 en Alemania, ha confesado que ha tenido enfrentamientos con algún compañero o con terceros porque malinterpretaron lo que se decía en un correo electrónico. No hay, pues, excusa. Calcule, por ejemplo, cuántos e- mail envía y recibe usted mismo a lo largo del día. Y repase la lista de pecados. Seguro que incurre en más de uno. Soluciónelo. No es tarde. Su negocio y sus relaciones lo agradecerán. Seis de cada diez encuestados creen que sus negocios se están retrasando por culpa de correos no respondidos No emplear el tono correcto en un mensaje puede suponer ganarse una mala imagen muy difícil de corregir