Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 3 2005 Nacional 25 Las cinco víctimas mortales Marcelino Calaco: nacido el 19- 12- 50. Natural de Alconchel (Badajoz) estaba casado y tenía cuatro hijos. Destinado en Buitrago desde 1975, llevaba en la Benemérita desde 1973. Le quedaban tres meses para jubilarse. Francisco Javier Cavia: nació el 10- 8- 72 en Valladolid. Llevaba en el Cuerpo desde 2000. Destinado en Miraflores de la Sierra, tenía un bebé de seis meses. Javier López: nacido el 12- 12- 81, llevaba trabajando en Rascafría desde agosto pasado, aunque ingresó en el Instituto Armado en 2002. Natural de Madrid, su familia procede de El Viso de los Pedroches (Córdoba) Se casó hace 6 meses. Juan Antonio Hermoso: nació el 24- 2- 73 en Málaga y llevaba en el Cuerpo tres años. Destinado en Rascafría. Ricardo Villar: nació el 9- 2- 74 en Palencia. Alumno en prácticas, estaba destinado en Lozoyuela desde 2004. da, las luces de los vehículos policiales resultaban más que suficientes para que un conductor en condiciones normales se percatara de su presencia. Además, la visibilidad era buena. El camión quedó destrozado, aunque su conductor no sufrió heridas de consideración. Según la Guardia Civil, no había huellas de frenado en la calzada, es decir el camionero no realizó ninguna maniobra evasiva para evitar el choque por lo que es probable que ni siquiera fuera consciente de que se había salido de su carril. Estado en el que quedó uno de los todoterreno de la Guardia Civil arrollados por el camión EPA Cruz de Plata tras el peor accidente de la Benemérita El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, asistió en la tarde de ayer al funeral celebrado en la basílica de Colmenar Viejo por las víctimas del peor accidente que, según señalaban varios mandos, ha sufrido la Benemérita. Sólo en atentados se han producido más muertes. Los cinco fallecidos recibirán la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil. Al funeral asistieron también el ministro del Interior, José Antonio Alonso; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche; el director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, y el coronel jefe de la Comandancia de Madrid, José Navarro. Todos esperaron a las puertas de la Basílica, junto al arzobispo castrense, Francisco Pérez González, la llegada de los féretros con los restos mortales de los agentes, cubiertos con la bandera de España. A hombros de compañeros, los ataúdes, que fueron recibidos con los acordes del himno nacional interpretado por la banda de música del Instituto Armado, fueron llevados al pie del altar mientras se escuchaba La muerte no es el final La emoción provocó que algunos familiares tuvieran que ser asistidos por la Cruz Roja. Al término del funeral, los restos mortales fueron sacados también a hombros del interior de la Basílica, entre los aplausos de los presentes que se redoblaron en la calle mientras se cantaba el himno de la Guardia Civil. Los féretros fueron introducidos en los furgones fúnebres, que portaban numerosas coronas de flores, para ser trasladados hasta el lugar elegido por los familiares para enterrar a los agentes. Continuaba dando cabezadas En su primera declaración ante los agentes de Tráfico del Subsector Norte el conductor, que dio negativo en la prueba de alcoholemia, admitió que se había quedado dormido al volante. Se trata del rumano T. I. nacido en 1972 y residente en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Fuentes consultadas por ABC afirmaron que el detenido, cuando era trasladado a la sede de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, en Tres Cantos, continuaba dando cabezadas El conductor procedía de Bilbao, donde había cargado las vigas, y se dirigía a Toledo, en concreto a la sede de la empresa para la que trabaja, llamada La Chavala Se trata de un negocio muy conocido en la ciudad dedicado al transporte de material de construcción, cuyo propietario regenta además una ferretería. Según fuentes de esta empresa, el rumano tiene contrato legal un extremo no confirmado aún por la Benemérita. La Asociación Independiente de la Guardia Civil denunció en un comunicado que el ciudadano rumano no tenía permiso español de conducir, sino sólo el expedido por su país de origen. Según estas fuentes, el vehículo carecía de tarjeta de transporte. La reforma del Reglamento de Conductores que entró en vigor el pasado octubre recoge un apartado referido a los conductores profesionales extranjeros. Establece que a aquellos procedentes de países no pertenecientes a la UE con los que no se haya firmado acuerdos se les permitirá canjear sus permisos de conducir por los españoles. Para lograrlo es necesario que los titulares su- El camión, que salió de Bilbao, no dejó huella de frenada en la calzada y desplazó 100 metros a los todoterreno peren una prueba teórica, acrediten haber estado contratados por una empresa de España durante seis meses y carezcan de antecedentes por infracciones graves o muy graves. Según la Guardia Civil, todo apunta a que el camionero no había realizado estos trámites. La investigación tendrá que determinar, asimismo, si el conductor había descansado el tiempo suficiente- -el recorrido entre la capital vizcaína y el lugar donde se produjo el accidente se cubre en unas tres horas y media- -por lo que la información del tacógrafo del vehículo, que certifica la velocidad, el descanso, y una posible manipulación, resulta clave para aclarar estos aspectos. Conforme pasaban las horas, fueron llegando a Colmenar Viejo los familiares y amigos de los fallecidos. Las escenas de dolor se iban sucediendo a las puertas del tanatorio, así como las muestras de solidaridad de sus compañeros y mandos. Condolencias de los Príncipes A Colmenar se acercaron representantes del Gobierno de la Nación y del de Madrid, responsables de los diferentes Cuerpos policiales y de la Guardia Civil. Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias trasladaron al ministro del Interior, José Antonio Alonso, su pésame por la muerte de los cinco guardias civiles. Don Felipe y Doña Letizia transmitieron sus condolencias a Alonso a su llegada a la inauguración de la Cumbre Internacional sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad.