Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional MIÉRCOLES 9 3 2005 ABC Accidente mortal en la A- 1 VIA GO SE DRID MA 1 La Acebeda Horcajo de la Sierra Madarcos Piñuecar Hacia las dos y media de la madrugada se instala un control antiterrorista de la Guardia Civil en el kilómetro 74 de la A- 1 2 Media hora más tarde, los agentes deciden retirar el control y trasladarlo a otro punto de la autovía 3 Cuando están recogiendo el material, ven pasar un coche sospechoso y dos de los vehículos lo siguen Braojos Gascones Lugar del accidente Embalse de Riosequillo M- 604 A- 1 Buitrago del Lozoya A Embalse de El Villar Manjirón Dirección Madrid B Lozoyuela Embalse de El Atazar El Berrueco Buitrago del Lozoya A- 1 4 Un camión que circula en dirección a Madrid arrolla a los vehículos y los arrastra hasta 100 metros 5 Uno de los agentes, que no es atropellado, llama a los compañeros que salieron tras el vehículo sospechoso y avisa del accidente F. RUBIO- E. SEGURA Cinco guardias civiles mueren arrollados por un camionero que se quedó dormido al volante El conductor, rumano y que sólo tenía carné de su país, embistió a los agentes en un control en Madrid del Instituto Armado resultaron heridos en el suceso; uno de ellos, el alférez al mando, estaba anoche en situación de muerte cerebral CARLOS HIDALGO MADRID. Cinco guardias civiles de la Comandancia de Madrid adscritos a los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) murieron al filo de las tres de la madrugada de ayer en un control de seguridad desplegado en la A- I (autovía de Burgos) al ser arrollados por un camión cuyo conductor, según las primeras investigaciones, se quedó dormido al volante. Además, otros dos agentes del Instituto Armado resultaron heridos y a uno de ellos, el alférez al mando, se le había diagnosticado anoche muerte cerebral. En total, en el servicio participaban once guardias. El camionero, un ciudadano rumano, sólo disponía de carné de conducir de su país, según fuentes de la Guardia Civil consultadas por ABC. Los hechos ocurrieron en el kilómetro 74 de la A- I, en el término municipal de Buitrago de Lozoya (Madrid) al norte de la capital. Eran alrededor de las dos y media de la madrugada cuando los agentes llegaron a ese punto kilométrico para cumplir un servicio de control de carreteras diseñado con motivo de la Cumbre Internacional sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad, que comenzó ayer en el recinto ferial. La disposición de los guardias, que se trasladaron en cinco todoterreno Teb Otros dos miembros rrano y un vehículo celular de Tráfico, era la habitual de un control estándar como lo calificó posteriormente la Delegación del Gobierno en Madrid. En este tipo de operaciones, el celular se sitúa en el centro de la calzada para supervisar el paso de los vehículos; detrás, los todoterreno se colocan en forma de flecha- -uno justo detrás del celular y los otros cuatro, dispuestos en parejas, a ambos lados de la calzada, en la mediana y junto al arcén- Es lo que en el argot policial se denomina un 1- 2- 2 según informaron fuentes del Instituto Armado. A punto de marcharse La duración de este tipo de controles suele ser de una media hora, puesto que los agentes cambian en varias ocasiones de localización para repetirlos. Así iba a ocurrir ayer y de hecho, sobre las tres de la madrugada, los guardias civiles decidieron recoger el material y marcharse de allí. Cuando todo estaba casi dispuesto, un detalle llamó la atención de los agentes. Un BMW que circulaba por la autovía hizo una maniobra sospechosa y los guardias pensaron que podía tratarse de un vehículo utilizado para cometer alunizajes es decir, robos en comercios cuyos escaparates revientan utilizando turismos de gama alta. De milagro, puesto que, cuando habían emprendido la búsqueda del BMW, se produjo el siniestro. Todo ocurrió muy rápido. Algunos de los agentes se encontraban ya dentro de sus vehículos, mientras que el resto se disponía a subir a ellos. Ya los habían retirado de la zona central de la calzada y estaban estacionados con las luces azules- -los llamados prioritarios -aún en funcionamiento. En ese momento, un camión de gran tonelaje DAF llegó hasta el lugar- -una recta con ligera pendiente de subida precedida por una curva poco pronunciada- a unos 80 kilómetros por hora y sin control. El vehículo pesado, cargado con vigas de hierro, realizó un recorrido en oblicuo, de dentro a fuera de los tres carriles en sentido a Madrid. De esta forma alcanzó de lado al primero de los todoterrenos de la Guardia Civil y fue La asociación Asigc dice que el vehículo no tenía tarjeta de transporte ni el conductor permiso para conducir en España La Comandancia de Madrid ha pedido a Trabajo todos los datos sobre la situación laboral de quien causó el accidente La búsqueda El sargento que formaba parte del dispositivo decidió seguir al coche en el celular, acompañado de otros dos agentes a bordo de uno de los cuatro todoterrenos. Así fue cómo salvaron la vida. arrollando uno a uno los cuatro que estaban aparcados. La muerte de cinco de los agentes fue prácticamente instantánea. Otros dos sufrieron heridas de gravedad, especialmente el alférez al mando de la operación. Sólo uno de los guardias que se encontraba allí resultó ileso. Los vehículos policiales terminaron completamente destrozados; alguno de ellos fue desplazado por el camión hasta casi 100 metros de distancia. Fue el agente que no resultó herido quien a través de la emisora alertó de lo ocurrido a los compañeros que buscaban al BMW. Desde el primer momento advirtió de que había muertos. Al lugar acudieron tres UVI del Summa- 112 y dos dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid. Hubo, incluso, que sacar de los amasijos de hierro a uno de los cadáveres. Posteriormente se trasladaron los cuerpos al tanatorio de Colmenar Viejo, puesto que era el más cercano que contaba con equipo para poder realizar autopsias. Los dos heridos, el alférez José Luis Periáñez- -de 45 años, natural de Cáceres y que prestaba servicio en el puesto de Miraflores de la Sierra- -y Luis Ramos- -nacido en 1982 en Quart de Poblet (Valencia) y perteneciente al cuartel de Lozoyuela- fueron trasladados a los hospitales madrileños de La Paz y Ramón y Cajal, respectivamente. Al cierre de esta edición, el primero de ellos se encontraba en situación de muerte cerebral, mientras que el otro evolucionaba favorablemente. Los investigadores aseguran que aunque la carretera no estaba ilumina-