Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Venga norabuena a presidir la CE española un obispo que conoce el drama y la división trágica que sufre la sociedad vasca UN TAL BLÁZQUEZ O sé si está previsto en el Reglamento divino que el Espíritu Santo, inspirador de los cardenales del Cónclave cuando se reúnen para elegir Papa, inspire también a los obispos españoles cuando van a elegir presidente de la Conferencia Episcopal. De cualquier modo, soplados o no por el Espíritu, las decisiones de una asamblea de obispos son tan imprevisibles como la inspiración del Espíritu Santo, y tan inescrutables como los designios de la Divina Providencia. Cuando monseñor Ricardo Blázquez fue designado obispo de Bilbao, el prelado seglar Xabier Arzallus recibió la noticia con la afirmación irreverente, propia de un maketo blasfemo como diría Sabino Arana, de que habían nombrado obispo a un tal Blázquez Menos mal que no echó mano de los viejos fueros en aquel pasaje donde se resistían a los mandatos de la Santa Sede y conminaban a los fieles de esta manera: Si entra obispo en Vizcaya, mátesele No sé, porque estas son cosas casi de confesonario, si el tal Arzallus se habrá reconciliado con el tal Blázquez o si se habrá arrepentido de la falta de respeto, del desdén a un pastor de almas, y de aquellas almas de su tierra, no de unas almas cualesquiera, o si habrá mediado monseñor Setién en la concordia y amistad entre ambas jerarquías episcopales; la eclesiástica y la política. Conciliación ha debido de haberla, porque las personalidades del nacionalismo vasco, que no abren la boca sin mirar hacia el tal Arzallus han acogido con alegría y esperanza la elección del obispo de Bilbao parapresidir la Conferencia Episcopal española. ¿He escrito española Sí, sí, pues eso: española. Ha expresado monseñor Blázquez al conocer su elección una natural esperanza, que yo deseo fervientemente que se cumpla. Igual que se disolvieron hasta desaparecer los recelosy lasdesconfianzas nacidas de su designación como obispo de Bilbo ¡alinearse, ar! desaparecerán las que nazcan en razón de su presidencia, si es que surgieran Porque ni los católicos a machamartillo, ni los más papistas que el Papa, ni los más acreditados meapilas, ni los más fervorosos sacristanes de procesión, novena y adoración nocturna pueden negar o desconocer la influencia e intervención de la iglesia vasca en la predicación de la nefasta doctrina nacionalista de Sabino Arana, ni pueden olvidar la discriminación episcopal que sembró monseñor Setién, obispo de Donostia, en el territorio vasco entre víctimas y verdugos, entre los asesinados inocentes y los verdugos etarras. Venga norabuena a presidir la Conferencia Episcopal Española un obispo que conoce y ha vivido de cerca el drama que sufre la sociedad vasca y su trágica división: a un lado los que gozan de indulto de los terroristas y a otro los que tienen que salir a la calle escoltados, los que viven con una pistola apoyada en la nuca y los que se aprovechan de esas pistolas para sus negociaciones políticas. Por otra parte, siempre es hermoso, justo y saludable que quien fue tratado con desdén por Xabier Arzallus, ese mixto de padre Azúcar y doctrinario nazi, y que recibió el remoquete desdeñoso de un tal Blázquez presida hoy a los obispos españoles. Porque además, nihil sine episcopo que rezan las sotanas. N EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Hay que volver urgentemente a los duelos. No sólo de maridos burlados, sino de famosos y de políticos. El mareo de la perdiz que se traen Maragall y Mas con la demanda se acabaría ahora mismo si nombrasen padrinos con chisteras, eligiesen armas QUE SE BATAN MARAGALL Y MAS P OR bastante menos del 3 por ciento de lo que Maragall dijo de Convergencia, don Antonio María Felipe de Orleáns, duque de Montpensier, le descerrajó un tiro a don Enrique de Borbón, duque de Sevilla, dejándolo muerto en el campo del honor. Me lo ha recordado la biografía de un profesor riojano nacido en 1958: A los 23 años acude por primera vez en su vida al campo del honor, retado a muerte por un marido inglés celoso; la segunda tuvo efecto en la ciudad belga de Brugge, donde un flamenco había insultado a la mujer española en su presencia Hay que volver urgentemente a los duelos. No sólo de maridos burlados, sino de famosos y de políticos. El mareo de la perdiz que se traen Maragall y Mas con la demanda se acabaría ahora mismo si nombrasen padrinos con chisteras, alquilasen la berlina del cochero del Conde de Montecristo, buscaran a un médico de levita, eligiesen armas, se acercaran a un horizonte funeral de cipreses del amanecer, y ora a pistola, ora a sable... ¿Más sable quiere usted todavía, con los sablazos que les están pegando a los constructores? Sí, más sablazos. Y más pistoletazos. Que ora a sable, ora a pistola, se batieran en duelo Maragall y ese Artur Mas que tiene nombre de productor de Franz Johan y de la perrita Marilín de Herta Frankel. Bastaría un duelo a primera sangre, sin aumentar la tasa de mortalidad catalana. Hay que restaurar el duelo de honor para asegurar la fluidez de la administración de Justicia. Los tribunales van tan lentos por la cantidad de duelos equivocados de campo del honor. Los estrados son como alrededores de cementerios románticos con sus duelos de papel, y, claro, se colapsan como La Palmera cuando juega el Betis. El Gobierno debería promover la vuelta a los duelos. En el campo del honor hay que hacer la reforma agraria para que no se judicialice todo: la vida política, la prensa del corazón, la TV basura. A los profesionales del plató televisivo del escándalo no se les cae de la boca la frase preferida: -Pues lo que has dicho se lo voy a llevar a mis abogados y te van a meter una querella que se va a mear la perra... Con los duelos no ocurriría. El maromo retaría a florete al ganapán, y el duelo, además, podría retransmitirse en directo desde el propio plató de la basura, con lo que la cuota de pantalla llegaría a los 8.000 del Himalaya. Y en la política podrían establecerse salas de armas tanto en el Congreso como en el Senado y en los parlamentos autonómicos, para que sus señorías fuesen adiestrados en el arte de la esgrima para duelistas. Es que los estamos viendo tomar lecciones de Pérez Reverte, a falta de Maestro Afrodisio. Vistan de blanco a ZP, con un calzón que deje ver sus canillas con medias, pónganle un florete en la mano. ¿A que está para batirse en duelo con Rajoy? Rajoy hasta tiene cara de espadachín, como escapado del reparto de la película de Alatriste. A florete, a espada, o a navaja albaceteña, hay que desjudicializar la política y la TV basura por la vía del duelo. A pistola o a revólver. O a pellizcos. Llevemos hasta el final este paripé nacional del honor que estamos viviendo. Aunque todos prometen el cargo y casi nadie lo jura, te sacan a la primera de cambio su conciencia y honor. ¿Qué honor? Seremos todo lo modernos y tolerantes que digan, pero hay un Sunami Calderón de la Barca que nos arrolla con las demandas de honor. Honor de mentirijillas en duelos de papel. Si de verdad lo estimaran tanto, en el campo del honor tenían que dar número para los duelos, como en el ambulatorio o en la charcutería del Carrefour. Nada, como el que se besen de las bodas: ¡que se batan, que se batan Maragall y Mas! En el campo del honor del Carmelo, por supuesto. Si es que no se ha hundido también.