Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 9 3 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Con la elección de monseñor Blázquez, la Conferencia Episcopal le cambia el paso a sus relaciones con el Gobierno TERRORISMO Y OPTIMISMO ANTROPOLÓGICO Se nota que la definición de terrorismo es obra de expertos, pero ¿qué importa? Una de las leyes sobre la experiencia dice que, cuanto mayor sea la distancia desde la que se han desplazado los expertos, más les creerán cosas: untítulo de fascista paUÉ es terrorisra toda la familia y un númemo? Al español ro para la cola de Peces- Barempieza a pasarba, que es el encargado de rele con el terrorismo lo que a partir la vaselina del optisan Agustín con el tiempo: si mismo antropológico que se lo preguntan, no lo sabe. nos ha de traer la tregua con Por eso llega a Madrid el pala Eta (con la Resistencia, en dre de Kojo Annan, que trae IGNACIO RUIZ lenguaje progresista) ¿Vale consigouna definiciónde teQUINTANO la pena? rrorismo provista de todos los adelantos que le han elaON toda la claridad del rotundo borado para este viaje sus expertos vocalismo castellano- -los cinonusianos. Terrorismo es... Eso, co timbres de tímpano que decía Ne ¿qué es terrorismo? brija- no. Los catalanes, que son feLa definición extraída del maletín nicios pasados por la escuela escocedelpadre de KojoAnnan tampoco exsa del sentido común- -el seny arplica mucho: no revisa aquellos posgumentos redondeados por la fe- tulados terroristas de la escuela de fueron los primeros en darse cuenta Francfort (Marx cruzado con Freud) del magro negocio que hay en dejarque siempre han fascinado a la intese matar para queluego a los familialectualidad de la vida es un asco res los llamen fascistas y los manden empeñada, para distraerse, en concon Peces- Barba a merendar chocomocionar por el terror a esta socielate con soconusco. Entonces enviadad aletargada en la comodidad burron a Perpiñán a Pérez, el hijo del guesa. Se nota que la definición es guardia, a ajustar con Josu Ternera obra de expertos, pero ¿qué impor (Pep Vedella, en vaso de agua clara) ta? Unade las leyes sobre la experienque los etarras maten en Madrid, pecia dice que, cuanto mayor sea la disro no en Barcelona. tancia desde la que se han desplaza- Mirat el mapa, tú! -dicen do los expertos, más les creerán. que dijo a Ternera, con lógica luliaY todo sigue igual. Ahora mismo, na de estanquero cambrilense, Péen Madrid, si uno tuviera la desgrarez, el hijo del guardia. cia de que le descerrajase un tiro en Y así lo hicieron. El pueblo catala nuca la Resistencia (la Eta, en lenlán, agradecido, derramó su vino y guaje reaccionario) a los ojos de la sus votos sobre su clase política, cuEspaña oficial uno sólo dejaría dos yo avi Maragall, se pasa la vida diciendo unas cosas tan raras que da que pensar a una prensa sedienta. Sed por cierto, fue constante palabra en la obra y en la vida del avi de este avi (No es verdad, como creen algunos, que el avi se produzca espontáneamente entre los catalanes. Fernández Flórez sostenía que ellos lo logran a la manera, aunque por procedimientos distintos, que las hormigas y las abejas logran sus reinas. STA especie de felicidad desvergonzada, de sonrisa que, de antemano, todos llevan en el bolsillo, como lasgafas, para sacarla cuando habla el avi sólo es el avance de lo que Bermúdez, el inquilino accidental de La Moncloa, llama Optimismo Antropológico para arreglar el terrorismo del Norte, o para arreglar el terrorismo del Sur, Alianza de Civilizaciones olvidando la mala pata que en España traen esos enunciados hiperbólicos, empezando por la Invencible y la Gloriosa. ¿Antropología? Gellner la definió deliciosamente como el estudio de primosretrasados: los antropólogos, había dicho Russell, seleccionan e interpretan los hechos de acuerdo con susprejuicios, mientrasque el salvaje es un individuo servicial que hace lo que sea necesario para sustentar las teorías de los antropólogos. Un antropólogo puede ser un alegre pesimista o un optimista melancólico. Ahora, ¿qué clase de hombre puede soñar con una estatua a Pachi López frente al Kursaal con la leyenda Al Fundador de la Verdadera Patria Vasca UN OBISPO DE REFRESCO UIZÁS resulte más sorprendente el hecho de que al arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, le haya faltado un voto para conseguir su reelección como presidente de la Conferencia Episcopal Española que la imprevista victoria del obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez: un tal Blázquez en la despectiva expresión de los nacionalistas vascos cuando, en 1995, el Papa Juan Pablo II le nombró titular de la diócesis vasca. Rouco, gallego fino, se presentaba a su tercer mandato y todo parecía indicar que, al igual que en su día consiguió el no olvidado cardenal Enrique Tarancón, seguiría orientando el rumbo de la Conferencia y de sus integrantes; pero los 76 electores de la Conferencia han preferido un obispo de refresco. Aunque su Reino no sea de este mundo, cualquiera de los gestos de la Iglesia y de su jerarquía tienden a tener valor de aviso y advertencia. Tan respetable y trascendental institución, administradora del sentimiento moral mayoritario en nuestro entorno, está siempre marcada por la experiencia, e incluso en lo meramente temporal sabe expresarse sin palabras. En sus pasos y gestos puede verse, si se sabe mirar, una lección de adaptación a la vida y a las circunstancias. Y ello sin abrir las puertas de lo sobrenatural ni acercarse al dogma. Hasta en los casos más rutinarios y sencillos suele brillar la prudente sabiduría de los obispos. Cunden mucho dos mil años de Historia. Ahora, con la elección de monseñor Blázquez, la Conferencia Episcopal les cambia el paso, parece que con oportunidad, a sus relaciones con el Gobierno y, al tiempo, emite un nuevo y sereno mensaje de aceptación mutua de las diferencias como biográficamente demuestra este abulense de nacimiento y teólogo de vocación. Rouco, que ha cumplido en su doble mandato, estaba ahora en la vía muerta de las difíciles relaciones de la Iglesia con un Gobierno que, a falta de ideologías, ha encontrado en la militancia laicista su mejor definición, y la Conferencia, lejos de enrocarse en su razonable postura, sin olvidarla, cambia de interlocutores para entrar en una nueva situación. El relevo, desde luego, cursará con efectos. La Conferencia Episcopal tiene poder e influencia, además de en lo que resulta obvio, en lo que es todavía la primera organización educativa nacional, y sus medios informativos, con la COPE a la cabeza, no son una máquina inerte, sino que configuran, con notable apasionamiento, una de las fuentes más críticas en el seguimiento de la vida política nacional. Rouco ha sido un buen presidente y Blázquez tiene por delante una compleja tarea dificultada por las fiebres nacionalistas que nos afligen; pero bueno será para todos que las relaciones entre la Iglesia y el Estado cursen con menor crispación que en estos últimos meses, los de Zapatero. El cristianismo, entiéndase como fe o como cultura, es una pieza insustituible de nuestro patrimonio común y no suele ser provechoso para nadie jugar con el vacío de las ideas. Q ¿Q E C REVISTA DE PRENSA mo un veneno silencioso se ha ido inoculando en la sociedad española La paradoja, no obstante, es que la población nativa sigue considerándose poco racista: ¿dónde se descubre la mentira? Por ejemplo, en los estadios de fútbol, donde las masas sacan lo peor de sí continúa Ruiz. Los insultos racistas menudean en los campos de fútbol con mayor ahínco desde que el seleccionador nacional, Luis Aragonés, para motivar a un jugador, le dijo: Eres mejor que el negro de mierda en alusión a un futbolista de color compañero de equipo. Una de las deportistas perjudicadas es la futbolista mexicana Maribel Domínguez, que ha sentido el aguijonazo racista desde que juega al fútbol en España. Me han dicho y gritado de todo, desde mono a piojosa Pero esto no es algo nuevo, estima La Crónica, ya que hace años otra estrella del deporte mexicano, Hugo Sánchez, también soportó más de una vez que desde las gradas le insultasen llamándolo indio El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pareció abrir los ojos y anunció medidas urgentes para cortar los brotes xenófobos en el deporte. Pero el plan de choque anunciado por el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha decepcionado. Al seleccionador Aragonés se le impuso una multa de sólo 3.000 euros y al club Deportivo de La Coruña 600 por los insultos de parte del público al brasileño Roberto Carlos, cantidades irrisorias ambas. Para La Crónica, sin embargo, los brotes racistas en España van mucho más allá de los campos de fútbol. Para demostrarlo, el corresponsal hace un repaso de episodios tales como los incendios provocados en locales chinos de un polígono industrial de Elche, el asesinato de una trabajadora dominicana a manos de un grupo neonazi o la caza del moro en El Ejido hace cinco años tras el asesinato de una joven a manos de un inmigrante árabe. MANUEL M. CASCANTE Brotes de racismo en España Un extenso reportaje del diario mexicano La Crónica, firmado por Fran Ruiz, su corresponsal en Madrid, hace un exhaustivo repaso de lo que considera el racismo imperante en España, con especial atención a su reflejo en los campos de fútbol, pero con alusiones a otros episodios de mayor gravedad penal. Hace 15 años los españoles decían con orgullo que vivían en el país menos racista de Europa. Pero se olvidaban de un detalle importante: en España no había entonces inmigrantes ni otra raza que no fuera la blanca asegura La Crónica. Pasado este tiempo, el país se ha llenado de extranjeros y con ellos apareció el racismo, que co-