Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 MARTES 8 3 2005 ABC Deportes RONALDO Delantero del Real Madrid y de la selección brasileña DEBATE NACIONAL Hay mil cosas más importantes y trascendentales en España que si Ronaldo lleva un mes sin marcar un gol, es una exageración hacer de ello noticia de primera página DISCIPLINA Que un jugador llegue tarde a un entrenamiento es normal y mi retraso se ha vendido como si me tuvieran que matar o sacrificar. Parecía el absurdo de los absurdos lencia no hubo ocasiones perdidas, sino paradas de Cañizares. ¿Qué le hará perder la sonrisa en un campo de fútbol? -Fallar goles. Eso me pone de muy mala leche, aunque no lo parezca. -La verdad es que no se le nota... -Es que no tengo que demostrar nada a nadie. Sólo a mí mismo. Son sentimientos míos y no tengo que propagarlos. Pueden creerme que cuando fallo y pierdo llego a casa de muy mal humor, pero sólo lo sufre mi mujer. -También puede ser que a usted se le exige el máximo cuando su equipo no está bien. -Yo siempre quiero estar bien. No me importa que se centre todo en mí. Quiero ser importante para el equipo. Estoy acostumbrado a la presión, no me importa que se me exija, no me agobio- ¿Y usted desde dentro y sin que se entere nadie, puede explicar qué le pasa al equipo que no acaba de arrancar? Y estamos en marzo. -Yo lo veo bien si miro los resultados. -Pero al Real Madrid hay que exigirle más que resultados. -Creo que jugamos grandes partidos ante Juventus, Betis o Valencia. Fallar esos goles me pone de muy mala leche, aunque no lo parezca Es feliz por naturaleza. Su sonrisa le delata y su forma de reaccionar ante los momentos delicados, como los que acaba de pasar, lo confirma. Reconoce que ha podido sufrir las dos peores semanas de su vida profesional, pero asegura que no sabría vivir sin jugar al fútbol TEXTO ENRIQUE ORTEGO JULIÁN ÁVILA FOTOS: IGNACIO GIL MADRID. Gorro calado hasta las cejas. Sudadera con capucha y vaquero caído. Camina cansino en busca de la entrevista y sus entrevistadores. Tiene prisa. Los futbolistas siempre tienen prisa, pero como Ronaldo te lo dice con la sonrisa en la boca no suena a disculpa. Argumenta una causa tan justa como que tiene que ir a buscar a su hijo al colegio. Hoy me toca a mí Tiene ante sí un sofá de esos en los que te hundes y no te levantas y un escabel. Elige lo segundo, lo más cómodo, aunque parezca que durante toda la charla está de visita. ¿Se da cuenta de que el fútbol está cada vez más loco, de que usted ha pasado de villano a héroe en cuestión de días? -No, no creo. Pienso que sigue tan apasionante como siempre. ¿Entonces digamos que lo que está loco- loco es todo lo que le rodea, el entorno que diría Cruyff? -El entorno siempre ha sido un poco loco. Digámoslo así. Creo que se están mezclando las cosas. En el fútbol nunca hubo esto de la prensa rosa. Incluso medios deportivos y otros medios importantes se han dedicado hacer el papel de la prensa del corazón en los últimos días. Sobre todo conmigo. Esto ocurrió desde que llegó David (Beckham) al Real Madrid. ¿Y quiénes están más tocados los periodistas, los aficionados o los jugadores? -Un poco todos, porque nosotros lo que queremos es hablar de fútbol. No queremos contar nuestra vida privada. A nadie le gusta contar su vida privada. Luego los medios sufren cuando el mismo vehículo se dedica a hacer reportajes en plan corazón. Pagan las consecuencias porque el jugador se niega a hablar con ese medio. ¿Y los aficionados? -Los aficionados creo que se divierten con todo esto. Aparte del fútbol, quieren saber sobre la vida privada de los jugadores, les hace ilusión. ¿Han sido estos últimos quince días los más movidos de su vida? -Quizá, sí, porque coincidió todo, mi boda, la falta de goles... -Y con los retrasos, la multa. -También. Dos retrasos. No es una cosa absurda, pero se sacó de contexto, como si fuese el absurdo de los absurdos. Que un jugador llegue con retraso a un entrenamiento es normal y se vendió como si me tuviesen que matar o sacrificar. Le puede pasar a cualquiera. ¿Qué se hace con el dinero de las multas? No lo sé, no lo sé. ¿Pero antes no le había ocurrido? -Había llegado tarde alguna vez. Lo normal. ¿Y cómo se lleva todo lo que se ha montado sobre su persona en las dos últimas semanas, prácticamente desde la boda? -Sigo mi vida, estoy a mis cosas. Y la verdad es que me importan poco las reacciones sobre mi persona. Claro que me hace mucha más ilusión que la gente me aplauda y me molesta un poco que la gente pite. Pero así es el fútbol. Cuando juegas bien te aplauden y cuando lo haces mal te pitan. -Pero ante el Betis, el Bernabéu no le pitó porque jugase mal, sino por otras razones. -Quiero creer que no fue así. Que lo hicieron porque fallé varios goles. -Lo cree, pero no lo piensa. (Risas, insinúa con la mirada que es un asunto que no le gusta) -Hay que verlo. Será necesario hacer una encuesta entre los seguidores. ¿Se da cuenta que se creó un debate nacional porque llevaba un mes sin meter un gol? -Estoy seguro que hay mil cosas en la vida de este país mucho mucho más importantes que si yo no marco un gol en un mes. Es una exageración hacer un debate nacional por este motivo. -Todos han opinado sobre usted, ¿pero usted cómo se ve? ¿Futbolísticamente? Bien. Desde que he vuelto a jugar sin molestias, muy bien. Muy contento porque puedo hacer todos los movimientos que quiero y me gustan. Incluso tirar con la pierna izquierda. Es verdad que cuando estaba con molestias en el dedo no me encontraba cómodo. Desde el partido contra el Betis el dedo ya está bien. ¿Y cómo se explica que ahora falle ocasiones que antes casi nunca fallaba? -Intento no comerme el coco. No le doy muchas vueltas, no hay explicaciones lógicas. Hay que seguir entrenándose e intentar mejorar en esas situaciones que fallas. Por ejemplo, en Va- ESTADO DE ÁNIMO Han sido los quince peores días de mi vida, pero todo lo que ha pasado no me afecta. Pero yo sigo mi vida, me importan poco las reacciones sobre mí JUVENTUS Lo que tenemos que hacer es marcar un gol, creo que nos bastará y lo que no tenemos que hacer es meternos atrás, que nos encierren. De todas formas lo vamos a pasar mal