Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 MARTES 8 3 2005 ABC Economía Boeing destituye a su presidente por mantener relaciones con una ejecutiva de la compañía Stonecipher había accedido al cargo por el despido de Condit tras un escándalo de sobornos b Harry Stonecipher fue obligado Una trayectoria de éxito Harry Stonecipher tiene un currículum envidiable como directivo de éxito. Comenzó su actividad profesional como técnico de laboratorio de una filial de General Electric y llegó a ser el máximo directivo de la división aeronáutica de GE entre 1984 y 1987. Ese año fichó por Sundstrand, líder en el mercado de tecnología aeroespacial, y fue nombrado presidente en 1991. En 1994 fue nombrado presidente ejecutivo de McDonnell Douglas y desde ese puesto negoció la fusión con Boeing. Tras la operación, se conviritó en 1997 director ejecutivo del grupo fusionado y miembro de su consejo de administración. Jubilado en junio de 2002, Stonecipher fue rescatado por Boeing tras el escándalo de sobornos que precipitó la caída de su predecesor, Phil Condit. En los quince meses que ha durado su nuevo mandato como presidente y consejero delegado, logró que el Gobierno restituyera a Boeing como contratista de defensa y puso en marcha una agresiva política comercial que había comenzado a dar sus frutos con la recuperación de sus ventas Harry Stonecipher junto a la maqueta de uno de los modelos de Boeing nes cisterna para el Pentágono, una operación que fue finalmente abortada por el Congreso: su precio era superior a la adquisición directa de los KC- 767. Stonecipher fue incapaz de rescatar el negocio de 23.000 millones de dólaAP por el consejo de Boeing a dimitir tras conocerse que mantenía una relación con una ejecutiva de la compañía aeronáutica ALFONSO ARMADA NUEVA YORK El código moral del gigante aeronáutico Boeing prohíbe el adulterio dentro de la empresa. La dirección de la firma obligó ayer a su presidente, Harry Stonecipher, a presentar la dimisión quince meses después de que sustituyera en el cargo a Phil Condit, también destituido, aunque en su caso el escándalo fue de tráfico de influencias entre el jefe de finanzas de la compañía y una de las responsables de compras del Pentágono. Stonecipher está casado y tiene 68 años. La identidad de su partenaire no ha sido difundida. Las acciones de una empresa inmersa en una cruda batalla comercial con la europea Airbus, que de momento parece llevar las de ganar en el mercado de las grandes aeronaves de pasajeros, bajaron ayer como consecuencia de un escándalo que no pone fin a las turbulencias que llevaron a la caída del predecesor de Stonecipher en diciembre de 2003. Michael Sears, jefe de finanzas de Boeing, y Darleen Druyun, vicejefa de adquisiciones de la Fuerza Aérea, fueron entonces condenados a penas de cárcel por actividades destinadas a obtener contratos ventajosos en el Pentágono. La compensación para Druyun incluía un alto cargo en Boeing. Las maniobras en la oscuridad de Sears y Druyun pretendían el alquiler a largo plazo y posterior compra de cien avio- El código ético de la multinacional prohíbe el adulterio en el seno de la empresa res que hubieran supuesto los aviones cisternas. Convertido en uno de los principales accionistas de Boeing después de que la firma se fusionara en 1997 con McDonnell Douglas, de la que Stonecipher procedía, ayer se anunció también que el defenestrado presidente renunciaría a su escaño en la junta directiva. Famoso por su franqueza, que heredó de su padre (minero del carbón en Tennessee) Stonecipher había ayudado a limpiar el buen nombre de Boeing y elevado su reputación en Washing- ton. Durante su breve mandato, el valor de las acciones de la empresa aeronáutica se incrementaron en un 52 como consecuencia del aumento de las ventas propiciado por la agresiva estrategia comercial desplegada por la multinacional desde la llegada de Stonecipher. El presidente de la junta directiva, Lew Platt, dijo que tras una investigación interna se llegó a la conclusión de que Stonecipher había violado el código de conducta por el que deben regirse los empleados de la compañía. Des- La japonesa Sony elige, por primera vez en su historia, a un extranjero como consejero delegado AGENCIAS TOKIO. La multinacional Sony dio ayer la sorpresa de proponer a un no japonés para dirigir los destinos de la compañía. Si la junta de accionistas de la sociedad ratifica en el próximo mes de junio el nombramiento, el galés con pasaporte estadounidense Howard Stringer se convertirá en el consejero delegado de la multinacional, en sustitución de Nobuyuki Idei, quien ha estado una década al frente de la multinacional. Stringer era hasta ahora vicepresi- dente de la compañía japonesa y responsable de su filial estadounidense. La recuperación de márgenes en la actividad de electrónica del grupo es el principal reto de Howard Stringer, quien es periodista y fue presidente de CBS News y posteriormente de su matriz, CBS Broadcast, antes de incorporarse a la multinacional japonesa, para la que supervisó la adquisición de Metro Goldwyn Mayer. Por otra parte, Kunitake Ando renunciará a la presidencia del grupo para ser sustituido por Ryoji Chubachi. Howard Stringer junto a Nobuyuki Idei, (izquierda) y Ryoji Chubachi (derecha) AP