Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MARTES 8 3 2005 ABC Cultura y espectáculos La Policía noruega caza en pocas horas a los autores del séptimo robo de obras de Munch Se dio así inmediata respuesta a las críticas por la falta de seguridad en museos y colecciones ayer conmovida por un nuevo golpe contra el acervo de su pintor y respiró al atardecer, al ser recuperadas las tres piezas sustraídas en un hotel CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Edvard Munch, precursor del expresionismo, sufría el domingo un nuevo robo en su propia tierra: en esta ocasión fueron arrancadas de las paredes de un hotel de Moss (al sur de Oslo) la acuarela Blakjolen Vestido azul de 1915, y dos litografías, Sjelvportrett Autorretrato y otra con la imagen del dramaturgo Strindberg. Pero en cuestión de horas la Policía cazaba a los delincuentes y acallaba las críticas vertidas por la falta de seguridad y la repetición de los robos de encargo A última hora de la tarde de ayer y tras una acción dramática de la Policía y una persecución en coche por las calles de la capital, llevada a cabo por agentes del cuerpo de Oslo según comunicó la radio noruega, se logró detener a unos individuos, sospechosos del robo. Los cuadros también se recuperaron. No se reveló la identidad de los delincuentes ni el estado físico de las obras. La voz de alarma la dio un vecino de la capital, que observó a unos hombres entrar en un domicilio con cuadros debajo del brazo. Varias personas están implicadas en el golpe, que parece ser un trabajo muy bien planeado comunicó el inspector Iver Stensrud. Se ha alabado la rápida acción policial y Noruega dio un suspiro de alivio gracias a esta recuperación. b Noruega amaneció go ocurrió de forma casi idéntica al perpetrado en el Museo Munch de Oslo el pasado 22 de agosto, cuando fueron arrancadas dos obras maestras: El grito y Madonna De modo sigiloso, con una táctica preconcebida, frialdad y disciplina de auténticos profesionales, los individuos accedieron al comedor del restaurante por la terraza renacentista del castillo- hotel. Una vez allí desengancharon con una llave inglesa u otra herramienta parecida los cordones de acero que protegían las piezas y huyeron. Un coche les Un modus operandi ya conocido La Policía noruega buscaba desesperadamente a dos jóvenes de unos veinte años como sospechosos del nuevo robo, calificado como surrealista de obras de Munch. La fechoría se cometió en el hotel de cinco estrellas Refnes Gods, de Moss, al sur de Oslo, cuyo restaurante atesora siete obras originales del artista, incluidas las robadas. ¿Cómo es posible que una y otra vez se roben impunemente obras de Munch? se preguntaba ayer, indignada, la opinión pública. Las coincidencias entre esos delitos apoyan la teoría de que existe una conexión. El robo del domin- El director del hotel muestra un catálogo con dos de las obras robadas el domingo: Autorretrato y Vestido azul que se muestra ampliada. Debajo, un agente de la Policía busca pruebas en las afueras del establecimiento. (Fotos EPA) esperaba. La única testigo, recepcionista y vigilante de noche del hotel, describía así a los ladrones: De pelo oscuro, vestían de negro, iban tocados con un gorro negro y tenían una estatura media de entre 1,78 y 1,80 En el camino se les cayó uno de los cuadros y perdieron parte del cristal y del marco declaró el investigador Pedersen. La Policía de Moss, que recibió la llamada de alarma a las 23,08 horas, llegó al hotel a los pocos minutos. El hotel estaba al completo y los delincuentes esperaron a que los huéspedes se retiraran. El dueño, que dice que había otras obras más valiosas, señaló que la alarma antirrobo no estaba conectada para no molestar a los clientes Si se demuestra la conexión del robo del domingo con otros de obras de Munch, no se descarta que la resolución de este caso permita aclarar los pendientes.