Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 3 2005 11 Ibarretxe responde a Zapatero que es tan noble defender la unidad de España como la independencia Mas rectifica su llamamiento de pacto a ERC tras reunirse con Pujol y Duran Carod rechaza la oferta y pide a CiU que decida quién manda b Pujol instó a la ejecutiva de la federación a superar debates políticos estériles y buscar soluciones para el Carmelo, como reclama el grupo municipal de CiU M. J. CAÑIZARES I. ANGUERA BARCELONA. Más propuestas sociales y menos debate político. Ésa es la petición que el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, hizo ayer en la ejecutiva de Convergència i Unió (CiU) la primera que se celebra tras la decisión de la federación de querellarse contra Pasqual Maragall, quien acusó al gobierno de CiU de cobrar comisiones del 3 en la contratación de obra pública. La querella, cuya solvencia cuestionan los propios nacionalistas- -Artur Mas insiste en su deseo de poder retirarla si Maragall rectifica- ha contribuido a enrarecer el ambiente político, donde los partidos mueven ficha sobre posibles pactos de futuro. El llamamiento a ERC de Mas no ha gustado ni a Jordi Pujol ni al secretario general de la federación, Josep Duran Lleida, tal como se puso de manifiesto no sólo en el cónclave nacionalista, sino también en la Permanente celebrada horas antes entre los tres dirigentes. Mas se vio obligado a dar explicaciones y, pese a reconocer que había planteado un cambio de escenario político, precisó que no era su intención proponer un pacto, ya que existen varias mayorías posibles, lo cual incluye al PSC. A juicio de Mas, no es el momento de alianzas, elecciones anticipadas o mociones de censura, medida esta última que el dirigente nacionalista presentaría si finalmente no se aprueba el Estatuto. Fuentes de la federación aseguraron que Pujol fue más explícito al asegurar en la ejecutiva que hay que abandonar debates políticos estériles sobre posibles pactos, para poner EFE Duran, Mas y Trias Y. CARDO Maragall elogia las políticas de la mujer, pero no pide perdón El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, intentó ayer acallar, por lo menos, las criticas en el seno de su propio Gobierno con un comunicado remitido a última hora en el que defendía la solemnidad e importancia del acto organizado por el Instituto Catalán de la mujer el domingo y elogiaba las políticas de género del Instituto. Pero no se disculpó por la comparación de su ejecutivo con una mujer maltratada realizada en dicho acto, que ha merecido el rechazo unánime tanto de los partidos, socios y opositores, como de las asociaciones de mujeres. Sectores de ERC pugnan por romper el tripartito en julio si no se cumple el calendario del nuevo Estatuto el acento en iniciativas sociales que, a fin de cuentas, es lo que esperan los vecinos del Carmelo. Pujol puso orden en el debate interno de la federación y arropar así al grupo municipal de CiU, con Xavier Trias a la cabeza. Pujol, Duran y Trias reclamaron ese giro social, lo cual se traducirá, a corto plazo, en la presentación en el Senado de una proposición no de ley que prevé ayudas para los afectados. Y en respuesta a ese guiño de Artur Mas, el presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, dejó bien claro que la formación independentista no está dispuesta a protagonizar un cambio de pareja a media legislatu- ra para dar a CiU la presidencia de la Generalitat, pero esta postura no contradice a las voces- -cada vez más numerosas en la Ejecutiva republicana- -que abogan por un adelanto electoral si no se avanza en los objetivos que llevaron a Esquerra a pactar con los socialistas: la mejora de la financiación y del autogobierno catalán. Los máximos dirigentes de ERC se dan de tiempo hasta final de año para la aprobación del Estatuto, aunque ayer Carod recordara el compromiso de Miravet, por el que todos los líderes catalanes pactaron aprobarlo antes de verano. Miembros de la Ejecutiva recordaron en la reunión de ayer que ya se ha consumido una tercera parte de la legislatura y que no se ha completado ninguno de los proyectos clave, en los que incluyen la Ley electoral catalana y la reforma de la organización territorial, además del Estatuto y la financiación. No podemos agotar los cuatro años de legislatura para no tener nada que presentar a nuestros electores apuntan los republicanos y algunos de sus líderes abogaban ayer por romper el gobierno tripartito en julio, si tal como parece no se ha aprobado el Estatuto, aunque tanto Carod como Joan Puigcercós piden tiempo hasta fin de año mientras intentan calmar el crispado debate político. Carod- Rovira respondió a la oferta de Mas y pidió que primero se pongan de acuerdo sobre quién manda en la federación nacionalista. Cuando lo sepan prosiguió Carod, CiU debe entender que las ofertas de pacto no se hacen presentando querellas contra dirigentes del partido al que se le pide pactar el Gobierno concluyó en referencia a la demanda nacionalista contra el secretario de Organización de ERC, Xavier Vendrell. El presidente de ERC señaló además que su formación sigue convencida de la apuesta por el gobierno de izquierdas.