Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 3 2005 La Tercera EL QUIJOTE REGRESA A ETXARRI- ARANATZ S IEMPRE será inoportuna la libertad quijotesca. Porque nadie como don Quijote ha sido capaz de convertir la libertad en una vocación. La libertad es un asunto que traspasa la razón. Va más allá de la inteligencia común, del razonamiento negociador que interpreta a conveniencia lo real, para hacerse sensibilidad. Cervantes no piensa la libertad si no es como encarnación. La libertad es carnal o no es. Quien siente su piel como libertad ya no puede vivir sin ella. Unamuno, Ortega y Zambrano han visualizado, cada uno a su manera, esa esperanza rescatada de la fatalidad libertad de don Quijote, que es siempre intempestiva e inactual. Inoportuna, en cualquier caso, como la actuación de Dios y la Naturaleza. La idea de libertad ilustrada como soberanía de un individuo para actuar sólo y exclusivamente en función de su voluntad e inteligencia, o la concepción liberal de la libertad negativa contemporánea, concebida como un estar libre de coacciones para pensar, expresar y actuar, son remedos de la libertad quijotesca. Para Cervantes la libertad no es sólo la soberanía del individuo para decidir su vida, sino la determinación permanente de la voluntad para ser libres. El hombre no puede concebirse si no es como libre. El Quijote no pasa por el mundo sosegadamente. El Quijote irrumpe, entra violentamente, en el mundo por un sentimiento de libertad digno de Dios y la Naturaleza. Don Quijote, pues, no puede concebir a nadie como no sea en libertad. Basta un hombre preso, un hombre de por fuerza y no por su voluntad para que don Quijote intervenga. Su inoportunidad es proverbial. Más aún, la libertad no es mera liberación, sino liberación de la liberación. Don Quijote devuelve la libertad a muchos personajes y casi ninguno, o mejor nadie, le paga por la acción. El bien se hace porque sí... Si contáramos de antemano con su agradecimiento, como dijera Unamuno, la hazaña carecería de valor. Hay un capítulo extraordinario en el Quijote, quizá la reflexión más aguda que nunca se haya hecho sobre la muerte civil en el pensamiento de lengua española, que vale por toda la pseudocultura sobre la libertad idealista desplegada en los dos últimos siglos por el neokantismo socialdemócrata. Los tristes herederos de esta tradición, que ha conducido a la perversidad de equiparar culturas y civilizaciones como si se tratara de clasificar piedras, no perciben, menos aún sienten, que la libertad quijotesca es algo más que un don de la razón. No es, dice el Ingenioso Hidalgo, un tesoro terrenal Es, sencillamente, un asunto divino: La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos Quien tenga fe en esa libertad podrá ponerse el mundo por montera. Podrá con todo. Excepto los idealistas esos seres que están acostumbrados a despojar impunemente a la realidad de su valor, nadie con sensibilidad, con la piel de la libertad, podrá sustraerse de esa experiencia de la libertad al leer el capítulo XXII de la primera parte de El Quijote. Aparte de ser el capítulo más extraordinariamente competitivo de la literatura en lengua española de todos los tiempos, escritura consciente de sí misma, que se enfrenta y, paradójicamente, libera a su adversario literario más cercano, a quien Cervantes disfraza con el nombre de Gines de Pasamonte; la narración de la aventura de la liberación de los doce delincuentes recoge las páginas más sublimes de la literatura española para rescatar a los hom- bres de la muerte civil por el don de la libertad. Más que un elogio de un don, es la libertad hecha sensibilidad. Sin ese sentimiento, reitero, hecho vocación, nadie puede comprender la vida, menos los bienes que en ella cabe ejercer. En verdad, cuando don Quijote irrumpe en la vida de los españoles, nadie puede sustraerse al misterio de su vida, mezcla de castigo y perdón. Nadie noble y bien nacido, nadie que se considere un ciudadano, puede renunciar a comprender el fundamento de la civilización quijotesca: el perdón. He ahí el verdadero fin de toda justicia. Imposible de entender sin reconocer que la libertad terrena es un don divino. Cuestión compleja de sentir y, por supuesto, ver para quien no le asiste la fe. A veces, por fortuna, hay acontecimientos, conversaciones y libros que nos permiten asistir al nacimiento y desarrollo de esa divina libertad. Suerte la mía, suerte de hallar un libro, que me ha permitido volver a ver esa fe quijotesca, libertad hecha sensibilidad, al leer un ensayo sobre las víctimas del terrorismo de ETA. Nadie noble y bien nacido puede renunciar a comprender el fundamento de la civilización quijotesca: el perdón Gracias a este libro he conseguido ver la inactualidad, lo inorportuno e intempestivo, de la libertad española, de la libertad. Gracias a los testimonios que aparecen en este libro, testimonios de fe en esa libertad quijotesca, libertad de origen divino para los humanos, hago mía la famosa sentencia de Zambrano acerca de que la calidad de una cultura depende de la calidad de sus dioses. Gracias a este libro la idea de un Dios, sí, que nos hace libres no sólo debe respetarse sino que, como nos enseñara la propia Zambrano, tiene que ser considerada como la idea más racional de la filosofía. Quizá sea, hoy, uno de los pocos libros europeos donde la libertad aparece unida, como en la tradición de la democracia americana, a principios religiosos. Tocqueville se sor- prendería si pudiera leer este documento. La defensa de la libertad, asidero último de la dignidad humana, acaba traspasando los límites morales de la política para instalarse en la experiencia religiosa. Es un libro de libros sobre la dignidad. Javier Marrodán, en Regreso a Etxarri- Aranatz, pone su talento al servicio de quienes saben lo que llevan adentro las palabras vida y muerte, perdón y castigo, piedad y democracia y, sobre todo, libertad. La honradez e inteligencia de Marrodán a la hora de situar los textos la escritura como terapia y curación de las víctimas en la obra son merecedoras de un premio a la deontología profesional. Magistral obra periodística. El relato de los hechos es tan sencillo como veraz. Magnífica obra literaria. El texto nutre permanentemente de vida a lo real. Maravillosa secuencia de genuinas citas de los protagonistas. Las víctimas jamás están ocultas tras el autor. Una obra imprescindible para comprender la lucha por el reconocimiento de las víctimas del terrorismo de ETA. Los profesores de Ética y también de Religión deberían recomendarlo a sus alumnos. Los responsables de Educación de las Comunidades Autónomas harían bien poniéndolo de lectura obligatoria en los Institutos de Bachillerato. Y, por supuesto, el Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo debería leerlo con urgencia para aprender a llenar de contenido su cargo. El autor ha conseguido universalizar, trascender, la historia de la tragedia de la familia Ulayar, que se abrió en 1979 con el crimen del padre, Jesús Ulayar Liciaga, y tuvo su apoteosis ciudadana el día 24 de enero de 2004, cuando dos mil personas lograron reunirse en Etxarri- Aranatz para homenajear a Jesús Ulayar y para arropar a su familia con la compañía y el cariño que no habían tenido en los 25 años anteriores. El regreso a Etxarri- Aranatz, la historia trágica de la familia Ulayar, es un espejo para mirarnos todos los españoles. Quizá pudiéramos descubrir en él qué es un ciudadano maduro, un ser humano, capaz de construir con otros bienes en común. El regreso a Etxarri- Aranatz es, pues, el tránsito de la historia trágica de la familia Ulayar a la historia reciente de la democracia española. Más aún, el libro es una guía imprescindible para que los españoles se hagan demócratas. Su lección de ciudadanía, de saber vivir en democracia, vale más que mil tratados sobre ética y política. A partir de los testimonios de dolor y soledad, de la lucha por la recuperación de la memoria, la dignidad y la justicia del padre asesinado, Marrodán construye una narración justa, a veces deslumbrante, sobre la situación actual de las víctimas de ETA en España. Caída, dolor y recuperación civil a través de la fe en la libertad quijotesca son las principales secuencias por las que transitan los protagonistas, los Ulayar y Mundiñano, los Navarro, los García Garrancho y Román Casasola, los Pagazaurtundua, los Uranga, los Martínez, los Aguilar, los Alcalde, los Sáez de Tejada, los Iriberri, los Berriozar, los Reyes Zubeldia, los Caballero, los Arteta, los Arbeloa, los Sanz Biurrun, los militares, los sindicalistas, los profesores, las miles y miles de víctimas que, con su defensa quijotesca de la libertad, nos dan la oportunidad de hacernos ciudadanos. Libres, o sea españoles, el único modo en que don Quijote soportaría vernos. AGAPITO MAESTRE