Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 3 2005 Espectáculos 59 Tengo muy claro que mi repertorio es el belcanto rossiniano afirma Flórez El tenor ofrece hoy un recital de arias en el Palau de la Música de Barcelona debutará el próximo mes de abril en el papel de Nemorino de L elisir d amore de Donizetti, en el Festival Alfredo Kraus de Las Palmas PABLO MELÉNDEZ- HADDAD BARCELONA. El ciclo Lírica de Barcelona ha traído hasta la capital catalana a las mejores voces jóvenes de España e Hispanoamérica, y Juan Diego Flórez no podía ser una excepción. Convaleciente de una gripe que le obligó a cancelar una ópera en Lisboa, a punto estuvo de aplazar el recital que ofrece hoy en el Palau de la Música Catalana, en el que ofrecerá un programa dedicado a arias operísticas. Al tenor peruano la palabra divo le suena muy ajena, pero reconoce que la vida le ha cambiado en estos dos últimos años. Ahora siempre se crea una gran expectativa ante mis actuaciones y todo lo que haga se transforma en importante. Esto me obliga a vivir con una responsabilidad continua, lo que se traduce en una enorme presión Con la agenda repleta de proyectos este año no tendré vacaciones, pero sí el próximo entre sus citas se encuentra la ya habitual con el Festival Alfredo Kraus de Las Palmas. Comencé allí hace cinco temporadas cantando una Italiana in Algeri y en estos años hemos estrechado mucho esa relación. En abril cantaré L elisir d amore Las Palmas le ha servido de trampolín para los teatros y festivales españoles Hay teatros que programan con mucha antelación, como Bilbao, y b Juan Diego Flórez CLÁSICA Liceo de Cámara Felix Mendelssohn: Cuarteto núm. 2 Jörg Widmann: Ensayo sobre la fuga Aribert Reimann: ...oder soll es Tod bedeuten? Int. Juliane Banse, soprano. Cuarteto Artemis. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. calor muy especial. He quedado incluso a cenar con grupos de fans, algo que no me sucede ni en Italia Pero antes de llegar a la ópera, sus primeros contactos con la música fueron con el folclore. Mi salto fue inesperado, pero gradual: en mi casa nunca se escuchó ópera, pero nos gustaba la música popular. En el conservatorio comenzó a gustarme la ópera y la música clásica y me fui a Filadelfia a perfeccionarme; allí pensaba quedarme unos seis años, pero a los tres conocí a Ernesto Palacio y me dio muy buenos consejos. Marilyn Horne me dijo que ya estaba a punto para comenzar una carrera y me fui a Italia, aunque para entrar en un taller o en un teatro. Desde entonces no he parado... LA HISTORIA AL ESPEJO ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE No más Verdi En cuanto al repertorio verdiano, Flórez asegura que aparte del Duca no cantaré nada más de Verdi en toda mi carrera, aunque ya hice un Falstaff Las óperas verdianas no se ajustan a mi vocalidad, ni siquiera Traviata Tengo claro que mi repertorio es el belcanto rossiniano, aunque también he querido explorar en Bellini y Donizetti, porque creo que es bueno combinarlos Aunque en su próximo disco firma algunos arreglos. no tiene ambiciones de compositor. Es un disco de canciones latinoamericanas que está dedicado a mi mundo y a mi tierra. Yo crecí con esta música Sobre la intención de amplir su repertorio, adelanta que por ahora sólo tiene el Duca en Lima y el Nemorino de L elisir en Las Palmas, aunque siempre estoy sondeando en el repertorio rossiniano... Juan Diego Flórez GONZALO CRUZ otros con mucha menos, como el Real. En general, el nivel profesional es muy alto y el trato al artista es fantástico, sobre todo en Madrid: diría que es la mejor que he experimentado en mi carrera dice. Al público español le dedica una mención, porque me irradia un POPULAR SACRA Ciclo Ellas crean Conciertos de Amal Murkus y Houria Aïchi. Lugar: Círculo de Bellas Artes, Madrid. DOS MUJERES Y UN DESTINO MANUEL DE LA FUENTE E llas crean y ellas creen. Dos mujeres y dos artistas excepcionales se han asomado por el interesante ciclo que en sus primeras jornadas se ha desarrollado en el Círculo de Bellas Artes. Dos mujeres nacidas a orillas del Mediterráneo, que en su diversidad y en su variopinta cultura sigue mostrándose siempre como el más nostrum de los mares. Amal Murkus es palestina, cristiana, comunista y de nacionalidad israelí, un póquer de realidades que han hecho que sobre su música se ciernan los pájaros negros del silencio. Desde la emoción, la energía y la simpatía le canta a esas pequeñas cosas que aún cobran más importancia en tierra de mártires y martirizados, víctimas y verdugos: cómo piedra a piedra se levanta la casa familiar, una nana. O bien entona a capella una pieza de origen andalusí, o recuerda a los pequeños de los campos de refugiados, o hace historia recordando una canción tradicional árabe que se cantaba durante los tiempos de la ocupación turca. Entre pieza y pieza sueña con esa paz que quizá llegue algún día o se deja entusiasmar como el público por los prodigios de su violinista, que parece surgido de una página de Las mil y una noches Su nombre, Amal, significa esperanza, y eso es en gran medida su repertorio, canciones que ojalá algún día sean para después de una guerra. De la región argelina de Aures, zona de cultura bereber no kabileña, es originaria una de las artistas que hoy por hoy más pueden impresionar sobre un escenario, Houria Aïchi, mujer entregada desde los siete años a la canción popular, desde el momento en el que empezó a acompañar a su abuela, una azriate cantora popular que recorría los pueblos montañosos de su tierra. Houria ya pasó por aquí hace unos años en el ciclo emociona! madrid. Entonces, su recital se basó en el repertorio tradicional. Pero el martes ofreció un concierto aún más original y arriesgado si cabe, que se basó en el cancionero sacro de las tierras argelinas. Acompañada por un trío masculino (cuerdas, percusiones y voces) Aïchi convirtió el recital es una experiencia purificadora, religiosa y mística, en nombre siempre de un Islam de tolerancia, paz y respeto. Las canciones de la tradición sufí se convirtieron así en el hilo conductor de la velada, canciones que, como toda la música vinculada a los procesos místicos, se basan (con cierto parecido a nuestros cantos gregorianos) en la repetición. Versos y sobre todo estribillos cantados con voces arcanas por los tres hombres mientras la artista ofrece una suerte de improvisación salmódica que acerca a músicas y público a un paroxismo de hermosura, placer, serenidad y emoción pocas veces visto y escuchado en un recinto. Amal Murkus y Houria Haïchi, dos mujeres y un destino: hacer de la música popular una experiencia integradora, comunal, emocionante, emocionada, tan curativa como liberadora. e nota que el Cuarteto Artemis es un conjunto joven. No sólo por la edad de sus miembros, sino por la frescura de sus planteamientos musicales. Es cosa de nuestros días lo de programar a partir de un propósito, buscar relaciones entre las obras y mirar el ombligo de las partituras hasta encontrar asociaciones muchas veces imposibles. Explicar la música y hacerla accesible contribuye a comprenderla. Ahora bien: las ideas no suenan y, en último término, es el escenario el que impone sus reglas. Afortunadamente, los miembros del Artemis forman un gran grupo sustentado en una muy notable solidez musical, capaces de versiones de peso siempre ofrecidas con sonido fresco, personal y de calidad. Han vuelto al Liceo de Cámara con un programa de apariencia dispar, pero que fue capaz, primero, de persuadir por su refinamiento interpretativo, y convencer, luego, por la abundancia de sus claves y encuentros. Pivotaba sobre el quinto cuarteto de cuerda del alemán Jörg Widmann (Munich, 1973) encargo de la WDR, junto a la BBC y el Liceo de Cámara. Ensayo sobre la fuga indaga en la belleza de la materia, en este caso del procedimiento imitativo al que desintegra, desfigura y distorsiona en un retrato en el que se superponen las perspectivas. Importa la trama que se forja, enriquecida con múltiples efectos, ya sea latigazos al aire de los arcos o soplidos. Pero aún más la voluntad de ponerla al servicio de una expresión. Algunos textos bíblicos en latín procedentes del Eclasiastés y diversos ecos, ya de Beethoven, ya barrocos, acaban por dibujar algo emotivo que supera la mera formalidad hasta hacer grande el lema de partida: Lejana la razón de las cosas y profunda, muy profunda; ¿quién la encontrará? Beethoven y la andadura imitativa. Fondo del segundo cuarteto de Mendelssohn escuchado al principio en una versión plagada de detalles. Del mismo modo que algunos lieder del propio Mendelssohn son el fin de ...oder soll es Tod bedeuten? donde el veterano Aribert Reimann hace ejercicio de instrumentador y comentarista al engarzarlos en una ristra posible. Afortunadamente, Julian Banse puso a ésta, como a la obra de Widmann, su voz cálida, amable y sazonada. Muy afín al espíritu del Artemis. S