Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 7 3 2005 ABC Medio Ambiente El Everest se medirá de nuevo, por la sospecha de que el cambio climático lo haya menguado b La emisión de gases de efecto invernadero ha provocado también la pérdida de masa glaciar en el Kilimanjaro, los Andes, los Alpes y los casquetes polares PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. ¿Se está derritiendo el Everest? Eso es lo que teme un grupo de científicos chinos, que tiene previsto volver a medir la montaña más alta del mundo, al sospechar que puede haber menguado más de un metro debido al calentamiento global del planeta. Desde el próximo 20 de marzo y hasta el 20 de junio, esta expedición de la Academia China de las Ciencias y de la Oficina Estatal de Topografía utilizará los más avanzados radares y sistemas de posicionamiento global (GPS) para determinar con exactitud las dimensiones del monte Qomolangma (diosa madre del mundo) como se conoce aquí a este pico que se alza justo en la frontera entre el reino de Nepal y el Tíbet. Desde que fuera descubierto a mediados del siglo XIX por sir George Everest, el topógrafo británico al que debe su nombre, la altura del mítico monte ha sido un motivo frecuente de controversia. Fijada tradicionalmente en 8.848 metros, un nuevo estudio efectuado con un satélite GPS por científicos norteamericanos reveló en 1999 que la cima medía dos metros más, lo que fue aceptado por la prestigiosa National Geographic Society. Edmund Hillary, primero en alcanzar la cima del Everest, en 1953 AP Surgen nuevos ríos y lagos Ahora, y tras las expediciones dirigidas por geólogos chinos en 1959, 1966 y 1975, este nuevo análisis pretende averiguar si el pico Sagarmatha, como los nepalíes denominan al Everest en honor a la diosa del cielo, ha disminuido 1,3 metros al derretirse sus glaciares por los gases de efecto invernadero que despiden, entre otros muchos, las chimeneas de las fábricas y los tubos de escape de los coches. Así lo puso de manifiesto un reciente estudio que, realizado en China, alertaba sobre la abundante pérdida de nieve en la cordillera del Himalaya. De hecho, una de las consecuencias más visibles de este peligroso fenómeno, provocado por el aumento de las temperaturas que entraña la excesiva liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, ha sido el nacimiento al oeste del país de un caudaloso río que se alimenta del agua que fluye desde las otrora heladas montañas y la aparición de medio centenar de lagos que antes no existían. Pero esta grave situación no afecta sólo al Everest, cuyo deshielo se ve compensado en parte por el constante movimiento de las placas tectónicas en la corteza terrestre que, literalmen- te, empujan al Himalaya hacia arriba y hacen crecer un centímetro al año al monte más alto del planeta. Coincidiendo con la entrada en vigor el pasado día 16 del Protocolo de Kioto, firmado por 141 países para controlar el cambio climático mediante la reducción de gases contaminantes, la comunidad científica internacional ha reabierto el debate sobre la pérdida de masa glaciar no sólo en esta parte de Asia, sino en todo el mundo. Un calentamiento global Desde los Andes suramericanos hasta los Alpes europeos, pasando por el Kilimanjaro africano, las cumbres nevadas del planeta se están derritiendo junto a los casquetes polares debido al progresivo aumento de las temperaturas, estimado entre 0,3 y 0,8 grados centígrados durante los últimos años. No en vano, es muy probable que la pasada década de los 90 fuera una de las más calurosas de la Historia de la Humanidad, lo que avalaría el hecho de que 1998 fuese el año con los termómetros más elevados desde 1861. Tan severas alteraciones han motivado el calentamiento del Océano Pacífico y han generado fenómenos de la Naturaleza como El Niño un ciclo meteorológico adverso especialmente virulento e intenso pero que, sin embargo, reduce la frecuencia de las precipitaciones en todo el mundo y, por lo tanto, la formación de la nieve. Como consecuencia, los glaciares son gradualmente menos blancos, por lo que afloran a la superficie las rocas que los Con sus 8.850 metros, el Everest es el monte más alto del mundo AP