Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 3 2005 Internacional 27 Golpe en Moldavia a los MÁS OLAS EN esfuerzos rusos por controlar EL MAR NEGRO el espacio ex soviético Los comunistas, si vencen en las elecciones, intensificarán el acercamiento a la UE pie de urna, el partido de Vladímir Voronin podría haber obtenido un holgado triunfo en las elecciones legislativas celebradas ayer R. M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. La moción aprobada esta semana en la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) aconsejando al presidente Vladímir Putin que adopte sanciones contra Moldavia- -país de 4,5 millones de habitantes con una renta que es la menor de todo el Continente europeo- -por imponer un bloqueo a la población rusófona que vive en Transdniéster, más que intimidar lo que ha hecho es reforzar el convencimiento de los moldavos de que deben mirar más hacia la UE y perfeccionar su sistema democrático. Eso es lo que propugna el actual presidente del país, el comunista Vladímir Voronin, cuyo partido, según b A juzgar por los sondeos a JESÚS LÓPEZ- MEDEL. Vocal de la Comisión de Exteriores del Congreso los sondeos a pie de urna, habría obtenido el 42 por ciento de los votos, seguido por el Movimiento Democrático, con un 28 por ciento, y por los democratacristianos, con un 14 por ciento. en los comicios celebrados ayer. Separatismo en el Transdniéster Voronin, de origen ruso, ganó también las elecciones de 2001 pero lo hizo bajo la bandera del acercamiento a Moscú. El dirigente comunista confiaba en que el Kremlin dejara de apoyar a los separatistas de Transdniéster, una estrecha franja de terreno situada en la parte este de Moldavia, junto a la frontera con Ucrania. Pero la propuesta de Rusia, país que mantiene en el Transdniéster un contingente de unos de 1.800 soldados, para resolver el contencioso no fue del agrado de Voronin. Moscú pretendía que la provincia rusófona formase una federación con el resto de Moldavia y que el Ejército ruso pudiera permanecer allí otros 20 años. a descomposición de la antigua URSS en 1991 dio lugar a la creación de 15 Estados que han seguido diverso destino. Mientras que unos están insertos ya en la Unión Europea, el devenir de otros ha sido más complejo. Algunos de ellos accedieron entonces a su independencia respecto Moscú, pero no realizaron un proceso de evolución que les alejase de las viejas prácticas totalitarias de los dirigentes sovieticos. Entre estos, Moldavia en la que en las elecciones de hace cuatro años el todavía llamado Partido Comunista alcanzó el 70 de los escaños. Sin embargo, ahora que se celebran nuevos comicios, puede constatarse que algo se está moviendo en el país porque algo se está moviendo en esta zona del planeta. Frente a la regresión democrática en Bielorrusia tras las elecciones y el referéndum patriótico del pasado octubre, otros Estados se dirigen en dirección contraria. Primero fue Georgia con la firmeza democrática de Sakashvili y después Ucrania que liderada por Yushenko protagonizó una histórica revolución cívica y pacífica que hizo que tuvieran que repetirse unas elecciones manipuladas, para lo cual fue esencial la misión de los L observadores internacionales. Se producen ahora las elecciones moldavas, con un alto nivel de pobreza, una economía en la que un 30 de los recursos provienen de las remesas que envían los emigrantes (un millón de una población total de cinco) y una clase política bastante corrupta. No obstante también es pragmática y sabe que los vientos demandan otras alianzas. Así, siendo fronteriza con Ucrania y Rumania, los cambios en estos dos países ha hecho que el presidente moldavo Vorovin gire radicalmente pues tras estar en una línea claramente prorusa, ahora se acerca hacia la Unión Europea. Probablemente más que convicciones, esto sea debido a razones oportunistas. En todo caso, parece cada vez más claro el debilitamiento de la influencia de la Rusia de Putin sobre los países del Mar Negro. Moldavia tiene todavía un déficit democrático y una fragilidad asentada sobre unas reglas que han de evolucionar, máxime cuando dentro de dos años se convierta en vecino de la UE al incorporarse integramente Rumania. Un paso importante para su futuro lo tiene ahora si las elecciones se producen con una mínima transparencia.