Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 7 3 2005 ABC JORGE TRIAS SAGNIER Aznar cambió los parámetros de la posición española en el tablero internacional, advirtió del peligro terrorista y el país alcanzó cumbres de bienestar insospechadas HACE EXACTAMENTE UN AÑO Conmemorarlo sólo con emotividad sería un error que no merecen aquellas vidas destruidas en un cruce de vagones humeantes y teléfonos móviles que llaman a alguien que ya no está miles de ciudadanos no teN los titulares del 7 nían su voto decidido miende marzo de 2004 una tras una red de terroristas encuesta decía que islamistas buscaban detoRajoy era el mejor líder del nadores, sacaban Goma- 2 PP y Bono el mejor líder del de una mina asturiana, paPSOE, y se daba por hecho gaban esos servicios con lo que Ronaldo sería baja ante que da el tráfico de hachís y el Bayern. Eso era un doVALENTÍ PUIG coordinaban todos sus momingo, siete días antes de vimientos por teléfono móvotar en las elecciones genevil, dispuestos a inmolarse cualrales. En campaña, Rajoy estaba diquier día como bombas- suicida. ciendo en el País Vasco que la úniAquel 7 de marzo, las cosas estaban ca libertad venía de la España consasí, después de las manifestaciones titucional, había manifestaciones contra la guerra de Irak o el Prestia favor del voto en blanco a Batage Aznar se había retirado volunsuna. Se suponía que el PP iba a ser tariamente de la primera fila polítiel partido más votado y que tendría ca. Paralelamente, Washington leopción a formar gobierno. Pasqual vantaba el embargo a Libia y ameMaragall llevaba pocos meses en nazaba a Siria con sanciones. su despacho de la Generalitat calafateando un Gobierno tripartito ESDE el 11- S, todo el mundo lique había vivido su primera detobre conocía la amenaza de Bin nación interna al entrevistarse Laden y que cualquier día sus recon ETA el líder de ERC y conseller des, tupidas hasta el vértigo, orgaen cap. nizadas hasta lo inimaginable, disEse era el vivir político de los espondrían de armamento de despañoles a una semana de las electrucción masiva. En Madrid, un fíciones, con cierta desconfianza ansico, un médico, un economista y te los sondeos, vagos vaticinios de varios albañiles, en concomitancia abstención en el voto y conjeturas con delincuentes comunes, prepasobre el efecto de una presencia esraban la venganza del Islam radipañola en Irak que no se había reflecal contra la vieja herida del Al- Anjado en las elecciones municipales. dalus. Lo venía proclamando Bin Para algunos analistas, Zapatero Laden en sus grabaciones estelase estrenaba; para otros, esa sería res para la televisión Al- Jazira. su última oportunidad. Cientos de Quedaban unos días para que los ciudadanos españoles decidieran finalmente el sentido de su voto, tal vez a última hora, en el curso de una jornada de reflexión que tanto por ley como por costumbre había sido desde la transición democrática día de pausa, de reposo y de descanso después de las agitaciones de la campaña electoral. QUEL domingo 7 casi se podía contar por horas el trecho que faltaba hasta acercarse a las urnas. Ésa era la España del Gran Hermano y de las becas Erasmus, del after hours y Comunión y Liberación del unitarismo y de la secesión, de las mezquitas y de Los Morancos, de la siesta y del horario europeo, toda esa conjunción heterogénea que al final se destila en forma de convivencia sabia y tolerante. Esos días los trenes circulaban con regularidad, las pancartas electorales iban trizándose poco a poco. El Chino y sus amigos cargaban sus mochilas con explosivos. Ahora todo aquello es Historia y saber trágico. Conmemorarlo sólo con emotividad sería un error que no merecen aquellas vidas destruidas en un cruce de vagones humeantes y teléfonos móviles que llaman a alguien que ya no está. Lo que fue de un domingo a otro reclama sobre todo conciencia de la fragilidad de las sociedades abiertas, conciencia de todo lo que es necesario para que las gentes estén y se sientan seguras, sentido de la responsabilidad a toda costa ante la potencia del terror global. vpuig abc. es UNA TEORÍA SOBRE EL 11- M ACE unos días, hablando con una de las personas con más responsabilidad en la magistratura, me contaba su teoría sobre el terrorismo en España y dejaba abierta la causa del porqué de la virulencia, ahora, del terrorismo islámico en nuestro suelo. Pero eso, como él no podía decírmelo debido a su información privilegiada, se lo conté yo, limitándose mi interlocutor a un expresivo silencio. Durante treinta años el terrorismo nacionalista vasco se alimentó en España de una única fuente de aprovisionamiento: Francia. Nuestro querido y admirado vecino actuó como Afganistán con Bin Laden y el terrorismo islámico. Ahí, allende los Pirineos, estaban sus cuarteles, ahí eran protegidos los terroristas por su policía y servicios secretos, ahí los del sur se paseaban como Pedro por su casa. Y sólo de vez en cuando, cuando tenían que organizar más ruido para su entrenamiento, se iban a Argelia o a algún país de América del Sur. A nadie de la comunidad internacional le importaba un bledo lo que ocurría en España y, bala a bala, bomba a bomba, fueron cayendo, una tras otra, casi mil personas, ¡mil personas! con la complacencia y colaboración silenciosa del Estado francés. Y eso sólo comenzó a acabarse cuando, inteligentemente, Felipe González puso sobre la mesa de Mitterrand pingües contratos- -como el del AVE- -a cambio de colaboración para desmantelar el terrorismo. Terrorismo que había llegado a su apogeo en la siniestra etapa de la presidencia de Giscard, tan siniestra que incluso el ministro del Interior de entonces, Martín Villa, contempló la posibilidad de atacar las bases terroristas etarras en territorio francés, ¡que estaban perfectamente localizadas! España, mientras tanto, fue progresando económicamente, pero siempre bajo la tutela de Francia. Hasta que llegó al poder la criada respondona, que se había hartado de hacer una política de vasallaje, de enterrar a los muertos a escondidas y de ocultar a las víctimas como si estuviesen apestadas. José María Aznar cambió los parámetros de la posición española en el tablero internacional, advirtió premonitoriamente del peligro terrorista y, encima, el país alcanzó cumbres de bienestar insospechadas; tan altas, que si no es por la fatalidad del 11 de marzo y del resultado electoral del 14, hoy España estaría en el G- 8. ¿Pero fue una fatalidad lo del 11 de marzo? Creo que no. Todo estaba bastante bien calculado. El horrible atentado lo organizaron indirectamente desde los servicios secretos de Marruecos, que, como todo el mundo sabe, son una especie de epígono de los franceses. Y España, otra vez, ha vuelto a ser el país lacayo, el Rey de Marruecos vendrá aquí a darnos su más sentido pésame, las víctimas han sido cuarteadas y divididas, y el nacionalismo rampante vuelve a enseñar sus garras amenazantes. ¿Y quién fue el responsable de todo lo que ocurrió? pues el señor Aznar, que nos metió- ¡asesino! -en la guerra de Irak contra el Islam. Y, mientras tanto, el diario El País al tiempo que diariamente lanza sus invectivas directas o subliminales contra la Iglesia Católica, dedica tres páginas de su domingo a mostrarnos la cara más amable de la religión islámica. Pero ¿por quién doblan las campanas? H E A D REVISTA DE PRENSA gía con un interés nada disimulado la edición electrónica del rotativo israelí Haaretz, Madrid y París habrían ofrecido a Hamás la posibilidad de retirar su nombre, señalado con el dedo acusador de Occidente, de la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, en la que el Movimiento de Resistencia Islámica fue incluido hace más de dos años. Según la información difundida ayer a través de las páginas de Ashraq al- Awsat, con fuentes muy cercanas entre las diversas organizaciones políticas y armadas palestinas, Moratinos habría aprovechado un reciente viaje realizado a Siria y al Líbano a mediados de febrero para reunirse en secreto con dirigentes de Hamás y plantearles una oferta que contaría con el respaldo de otros países europeos. El jefe de la diplomacia española, como antiguo enviado especial durante siete años de la Unión Europea para el proceso de paz en Oriente Próximo, había labrado en ese tiempo contactos muy útiles con diversos dirigentes de distintos grupos radicales palestinos. Contactos que, con motivo de dicha estrategia, diseñada junto con la diplomacia francesa, habría rescatado de su agenda en los últimos meses a la vista de las nuevas oportunidades que se presentan en la región para intentar poner fin al endémico conflicto entre palestinos e israelíes. Los esfuerzos de París y Madrid en este sentido, recogidos por el rotativo árabe editado en Londres, contrastan a su vez con la ofensiva diplomática lanzada por el Gobierno de Ariel Sharón para que la UE incluya, lo antes posible, en su lista de organizaciones terroristas a la guerrilla libanesa chií de Hizbolá. Pese a los repetidos viajes del ministro israelí de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, a Bruselas, París, Londres y a otras capitales europeas, dicha ofensiva aún no habría obtenido recompensa. JUAN CIERCO Moratinos negocia con Hamás España y Francia, Miguel Ángel Moratinos y Michel Barnier, quieren aprovechar que desde hace unos meses soplan nuevos vientos en Oriente Próximo para poner su granito de arena y convencer a Hamás, una de las mayores amenazas no sólo para Israel sino también para el Gobierno de Mahmud Abbas, y por ende para la anhelada y todavía improbable paz en la región, de que abandone definitivamente las armas, renuncien a la violencia, suspenda los atentados suicidas, ponga fin a los cohetes Qassam y privilegie las vías política y diplomática. A cambio de ello, según publicaba ayer el diario árabe editado en Londres, Ashraq al- Awsat, y reco-